DF, Distrito Federal, Dominio Familiar, Destino Final

Mi excursión a América central tenía un fin concreto, asistir a la boda de mi prima consentida, Stéphanie. Por ella alargué (tremendo esfuerzo… jejeje) esta vuelta al mundo un mes y en lugar de volver desde Brasil con Charly tuve la suerte de poder visitar Cuba y México. Así pues la escala en el Distrito Federal (DF) el gigante corazón de México que da cobijo a más de 22 millones de habitantes, no era meramente turística sino que allí me encontré de nuevo con mi familia, esa que tengo la suerte y la desgracia de tener esparcida por el mundo. Por parte Mexicana llevaba 4 años y en el caso de mi tío y primo hasta 8 años sin verlos!

 

Rodrigo y yo estuvimos en el DF 9 días, acogidos con alegría en casa de mi primo Alejandro, compartiendo el piso con Ixmene (su novia) y Nanu su mascota. Estuvimos de maravilla y cuándo su apretada agenda de cirujano se lo permitía, Alejandro nos acompañaba de visita o a cenar a unas taquerías de las que el simple recuerdo me hace la boca agua… (Volcanes o tacos al pastor Rodri? Bueno la gastronomía en México es capítulo a parte a ver si Rodri se anima).

También me reencontré con mi hermana a la que había dejado, justo un año antes en China, al inicio de esta vuelta al mundo (se me encoge el corazón al escribir esto, principio y final, ashes to ashes…), con mi madre y mis tíos franceses a los que también llevaba una buena temporada sin ver.

Por primera (y espero que última) vez en mi vida me subí a un bus turístico ese que parece un descapotable gigante lleno de borregos con cámara, pués ese, ya que así acompañábamos a la familia. Me pareció carísimo y las explicaciones del audio insustanciales, la única ventaja fue poder ver una parte de la ciudad rápidamente y saber que queríamos volver a un par de barrios en otro momento. Rodri y yo lo dejamos en el centro ya que se nos da mejor el acercamiento peatonal.

El palacio de bellas artes

Rodri soñando con una estatua que os recordarà algo pero que este año no saldrà mucho por televisión…


Interior de la casa de los azulejos, hoy un acogedor restaurante

Una de las cosas que chocan en el centro de la megalópolis es su fragilidad, Tenochtitlán, construida sobre un lago, se hunde, y al rededor del Zócalo (el centro de la ciudad) las señales de este hundimiento son múltiples. En la catedral la cuesta casi se parece a un pequeño turmalet y fuera las casas torcidas abundan.


La catedral en el Zócalo, no se aprecia pero de cerca el hundimiento es bárbaro

Una de las calles del centro histórico

Hay cientos de colonias (barrios) en el DF y muchos interesantes, la Condesa con sus bares y restaurantes, la Zona Rosa, llena de tiendas y bares, algunos subiditos de tono, el Centro con muchos edificios históricos además de la pirámide emplazada en el centro del universo según los aztecas fundadores de la ciudad…

Cervecita en la Condesa celebrando el reencuentro con Marisol

Fuimos a pasar un día a Chochimilco, en unos canales que ya crearon los Aztecas al ir secando el lago, los barqueros empujan con destreza unas barcas coloridas llenas de locales y foráneos en una tarde de domingo. Durante el paseo se acercan otras barcas en las que circulan vendedores ambulantes, músicos o Mariachis que por un módico precio te venden unas chelas (cervezas), esquite (maíz hervido con chile y queso), o tocan alguna ranchera con la marimba o cantan alegres canciones mejicanas que todos coreamos a peligro de perder la voz una vez perdida la vergüenza!


Las coloridas barquitas en un domingo muy concurrido

Fuimos al fantástico, enorme y extenso museo de Etnología de la ciudad, a las imponentes pirámides de Teotihuacán, al Copacabana a comer tacos y a muchos sitios más… Por cierto subir a las pirámides cuesta lo suyo que a 3000 metros de altura encarar las empinadas escaleras no es moco de pavo y menos para mi tio de más de 70 años que subió como un jovenzuelo! Ole por él!


En el museo, Rodri y mi primo Sebastien con la impresionante pérgola al fondo, se sostiene con un solo pilar central

Si no me equivoco en la segunda pirámide más alta del mundo después de Keops

Ro en la kilométrica calzada de los muertos

Ro haciendo el Azteca o el Griego o más bien el orangután

Por fin llegó el fin de semana y con él nuestra excursión a Cuernavaca, en las afueras del DF y dónde el domingo se celebraría el bodorrio. Tarde noche de sábado de relax en un hotel 4 o 5 estrellas (lujazo de este año) intentos fallidos de no acabar con el exquisito bufé libre de la cena y sobretodo en el desayuno (reservándonos para la boda) y tunning de los mochileros tirados en galanes latinos.

La verdad es que con el traje que nos llevó mi madre de Barcelona el cambio de un año de ir con unos vaqueros, unos tailandeses o un bañador y 4 camisetas fue importante…

La boda, al aire libre y con un calor de aquí te espero, se desarrolló bajo lo previsto, a saber, novia guapísima, novio sonriente a lo moderno con barba de dos días, damas de honor guapísimas (sin deslucir a la novia), algunos de los invitados macho con guayabera una camisa genial y mucho más ligera que la camisa y la chaqueta de rigor, la mayoría de las invitadas hembra casadas o en vias de, dijeron que sí, besos, abrazos, felicitaciones, mariachis, aperitivo, boda civil en la que servidor hizo de testigo (eh, que solo había 11 testigos más!), comida, actuaciones, lágrimas, vals con el padre de la novia, café-puro-barra libre descontrol y bailes regionales.

La verdad es que fue un exitazo nos lo pasamos en grande y hasta acompañamos a los novios a su hotel que quedaba en cuenca por lo menos.

El domingo despertar bastante tempranero, aprovechamiento del bufé hasta la cuarta ronda de rellenado y seguidamente vida familiar cerca de la piscina.

Por la tarde vuelta a la urbe y a la cama prontito que el lunes era nuestro último día en DF de allí nos íbamos a Cancún pero eso ya es otra historia.

 

 

Os había hablado de mi familia?

En casa de Mac!

Ya llevamos un tiempo insistiendo, en el viaje uno de los mayores regalos que vamos atesorando es la gente que vamos cargando en la mochila junto con los paisajes o las imágenes imborrables, si además un personaje como Mac te ofrece su HOGAR (así con mayúsculas) entonces el cócktail es perfecto!

 

En Tulum conocimos Juliane, esta, nos dio su teléfono, llamé y con solo decir que éramos los amigos de Juliane Mac ya me estaba dando su dirección.
Salimos de Palenque y pasamos la noche en el bus, encontramos la casa y a Mac junto con Mike (su compañero) que iban y venían cargando arena así que nos saludamos, tiramos las mochilas en un lado y nos pusimos a ayudarles.
En el couchsurfing (aunque Mac no pertenece al grupo) de lo que se trata es de compartir, experiencias, cocina, música, o lo que sea… así que no dudamos en ponernos a cargar o a cocinar o a disfrutar de su casa!
Mac nos dijo que nos instaláramos, que su casa era nuestra casa y no sabéis que acogedora se nos hizo!
Os la muestro un poco:

 

 

El salon con la escalera que lleva a la Habitación de Mac
La cocina con otro salon detrás

Esa misma noche ejerció de buen anfitrión y nos llevó a una fiesta, un encuentro en casa de Marc y Rolando dos couchsurfers curtidos que acogían a 7 personas en su casa y que nunca suelen tener a menos de 3!
Cómo os podéis imaginar el ambiente era una maravilla, viajeros y locales cocinando sus especialidades, una guitarra, unos tambores, cervezas y algún que otro tequila amenizaron una noche que se alargó.

 

En la cocina de Marc y Rolando, conversando y probando el guacamole

 

Bien acompañado bailando en el patio. Mac, el de verde bailando la conga.

Ya estábamos integrados en San Cristóbal de las Casas, conocimos a foráneos afincados y a locales acogedores.
Visitamos la ciudad y alrededores como nos cuenta Rodrigo y cada noche regresábamos a casa con la sensación que estabamos en nuestro propio cuarto! Cocinamos, vimos películas de DVD, simplemente daba gusto llegar a casa!

En casa de Mac el segundo día se montó una timba de mucho cuidado, cada miércoles convoca a sus amigos y se ponen a jugar al Póker, se juegan 25 pesos por partida (poco más de un Euro) y solo puede ganar uno, que se lleva todo el bote, tienen fichas como en Las Vegas y hasta el James Bond de “Casino Royale” estaría nervioso en esa mesa! La verdad es que es muy divertido y obviamente el ambiente es de distensión total!

El Jueves, para que no parezca que lo único que hacemos es dedicarnos a comer, beber y a la ludopatía estuvimos en la presentación de la revista “Arroz”, una revista que nada tiene que envidiar al famoso “Time Out” recogiendo todos los eventos culturales que se celebran cada quincena en San Cristóbal, obra de Kate una Americana afincada en la capital de Chiapas. Hubo música en vivo, bohemios y artistas y sí también un poco de cerveza y de vino…

 

“Fractal” en vivo, tengo videos pero no hay manera de subirlo!

El Viernes, nos acompañó a un bonito pueblo llamado San Juan Chemula. Su buen hacer con la fotografía, así como su gran humor hace que pasear con el sea de lo más divertido. Y por la tarde…

Por la tarde teníamos que irnos pero de pronto, con la mochila ya cerrada y a punto de cargar a la espalda nos dijimos que “al carajo!” que nos quedábamos un día más… así que nos sentamos de nuevo y a charlar con Mac delante de su chimenea, un gustazo!

Si la despedida fueron grandes abrazos, que menos que estas grandes palabras para agradecerle su acogida.

Si alguna vez os cruzáis con su barba y su andar despreocupado en San Cristóbal no dudéis en saludarlo, seguro que os invita a jugar a Póker, a caminar un rato o a hablar de fotografía.

Lo dicho Mac, cuídate y te esperamos en Barcelona.

 

En el corazón de Chiapas

Después de Palenque, llego la hora de San Cristobal de las Casas.Personalmente, solo había oído hablar de tal ciudad en alguna canción y poco sabía de ella.

Lo primero en que me fijé fue en la ropa de la gente. Llegábamos en el bus, con playeras, bermudas, y camisetas cuando la gente vestía de largo y se abrigaba con zamarras e incluso gorro. Y es que SanCristo (como le llaman los oriundos) está situada a 2120 metros sobre el mar, y el frío aprieta.

Cambiados en la misma estación nos dirigimos a casa de Mac (leer post) donde empezó nuestra relación con esta bella ciudad.
Ni que decir cabe que gracias a Mac, su generosidad y su hospitalidad hizo de esta ciudad, la delicia del viajero. Aunque ya hemos escrito un post refiriéndonos a ello.

Empezaré por pintaros, con unas cuantas pinceladas de historia, y es que la cantidad de colores que dan vida a esta ciudad, me anima a usar tal expresión.

San Cristóbal de Las Casas fue una de las primeras ciudades construidas en la Norteamérica española. Es denominada Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo, aunque en realidad posee la cualidad de ciudad.Se le ha considerado por mucho tiempo Capital Cultural y conviven diferentes expresiones culturales tanto chiapanecas como mundiales. Esta ciudad cosmopolita no supera los 200.000 habitantes.
Como dato puramente político en importancia ocurrió que el 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional tomó las instalaciones del Palacio Municipal de San Cristóbal y por asalto tomó edificios públicos del gobierno federal y estatal. En este mismo año el municipio fue sede de las primeras conversaciones de paz del llamado movimiento neozapatista.

 

En SanCristo, es la ciudad perfecta para asistir a los mercadillos. Llenos de colorido, al igual que sus casas, los mercados están sobresaturados de telas chiapanencas, y de artesanías de todo tipo pero tienen un encanto especial para perderse entre ellos.

Igual sea de alimentación, como de textiles.

Mercado de frutas y colores.
Rojo infierno, ardor infinito.
Mujeres Chiapanencas, con su género.

Visitamos las Iglesias de Santo Domingo, donde a sus pies despertaba cada día el mencionado mercadillo, y la de San Cristóbal, donde pudimos divisar la panorámica de la ciudad.

…y es que es verdad,
Posado de Guillem con San cristobal al fondo.
Santo Domingo y sus “diablillos”. Los “enganches” de la gente a la luz, para no tener que pagar la factura mensual.

Era también agradable, simplemente callejear, una mañana de Sábado por su plaza mayor, donde los limpiabotas esperaban su clientela, leyendo el periódico que habían comprado en el quiosco, de al lado, del cual el dueño conversaba con la vendedora de flores y así, al tiempo perdido, pasaban el día.

Un limpiabotas en acción.

Recorrer las calles, sobretodo a última hora de la tarde, daba un color maravilloso para la fotografía. Sobretodo por el colorido de las casas y las sombras que en ellas se proyectaban

 

La iglesia en lo alto.
Cruzando la calle….de color.
Bonita plaza, con la banda municipal bajo el toldo.
Otra más de Santo Domingo, con el mercadillo a sus pies.

Aprovechando el papel estratégico que tuvo San Cristo en el conflicto Zapatista, así como la calma actual entre la guerrilla y el gobierno, decidimos ir a una comunidad Zapatista para ver e intentar entender de un poco más de cerca, en que consistía tanto el movimiento, como la lucha en sí.

 

Nos dirigimos a la comunidad en autobús, y al llegar, nos encontramos frente a una valla con “el guardián del universo” con el pasamontañas /cubrerostros puesto.

 

Un mural

 

Otro mural, Zapata incluido.

 

 

Pasados unos minutos, tensa espera, nos acompañó hasta el Comité de Bienvenida, donde otros 2, cubiertos por supuesto, apuntaban nuestros datos y nos interrogaban (con electrodos….jejej) sobre lo que veníamos a hacer allí. Pasado el trámite, nos llevaron a otro Comité de Explicación, donde otro compañero cubierto, nos contaba en que se basaba el movimiento. Y de allí al Comité de Junta Gobernante…….creo que hasta visitamos hasta el Comité de Evacuación cuando llegué por fin al baño.

 

Aunque no pudiéramos fotografiar a las personas, y aunque en los tiempos que corren, tanto control, un tanto absurdo e obsoleto (pues algunos no sabían ni escribir bien el nombre) resultó interesante ver como funciona una comunidad, que pese al consentimiento del “mal gobierno”, funciona de manera autosuficiente, proporcionando educación, sanidad y derechos al pueblo indígena.

 

Como comenta Guillem en el post de la casa de Mac, teníamos nuestras mochilas a punto, estábamos cargándolas a la espalda, estábamos abrazados a los allí presentes despidiédonos….cuando surgió una vocecilla que dijo.

-¡No os podeis ir hoy! Hoy se celebra el Equinocio……

Y claro, fue esa convincente razón la que nos convenció a quedarnos otro día más, con Mac, Mike y nuestro Ramón.

 

Hasta Siempre SanCristo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De derecha a izquierda: Willy, Mac, y un Servidor.

Palenque

 

Si seguís con atención la web ya sabréis que estamos en Méjico Lindo y Querido… Que esta debería ser la última etapa, del último integrante, de los que hace un año se empezaron a reir de Willyfog.

Dejamos Tulum a duras penas, mirandonos y diciendo… y si no nos vamos? Contemplando varias opciones de negocio para plantar la mochila un rato y dejar a un lado la crisis y el pánico al retorno. Ojo! Desde ideas de bombero hasta venta de terrenos (especulacióooooooooon!) pasando por negocios variados de hostelería (hoteles, restaurantes, un Lizarrán en Tulum?)…

De si volveremos allí o a otro lugar para poner en práctica estas ideas, el tiempo lo dirá, pero lo que sí es un hecho es que el bus que agarramos en Tulum nos dejó de buena mañana en Palenque.

Desayunamos:

 

Riquísimos y picantes Tacos!

Buscamos una habitación y comprobamos que los precios estaban bien baratos, dejamos los trastos y hacia las ruinas!
Como la mayoría de pequeños exploradores que sois sabréis, Méjico tiene infinidad de ruinas, en efecto lugares en los que antes de la llegada de los Españoles los Olmecas, los Mayas o los Aztecas vivían en harmonía (o no) adorando otros Dioses, doctos en Astrología, sabios en Matemáticas e increîbles arquitectos.

Todo lo que veréis a continuación pertenece al sitio arqueológico de Palenque y fue constuido por los Mayas alrededor del siglo VII y VIII, la verdad es que da que pensar, si no me equivoco el Románico pertenece al Siglo IX o X y antes de este está el Renacentismo o la arquitectura Pre Románica así que si comparamos, parce que su dominio del espacio nos deja en ridículo no?

 

El templo de las inscripciones, mausoleo del Rei Pakal
Una parte de los 15 km cuadrados que ocupa el sitio
Una de las empinadas pirámides a las que se puede subir
El templo de las inscripciones de nuevo

Como con las pirámides de la zona más conocida no teníamos bastante, Rodrigo y yo nos internamos un poco por la selva a ejercer de pequeños exploradores, al principio con cierto éxito:

In the Jungle…

Después seguimos con el camino, arriba, arriba, arriba, hasta que Rodrigo me dijo que si quería conocer otras ruinas que disfrutara solo de la gloria, él me esperaría informándose sobre la cultura Maya bajo un Nogal. Dicho y echo, me lancé a una ascensión infructuosa de la que volví sin descubrimiento digno que contar ni avistamiento de monos digno de mención pero con una buena sudada y satisfecho de mi perseverancia.

Seguimos el recorrido establecido y allí nos encontramos con la parte más interesante, a mi entender, del sitio. Algunas de las ruinas (muchas todavía por descubrir) están semicubiertas por la abundante vegetación que existe en el lugar. Para los que nos seguís desde el principio no diré que iguale al maravilloso templo de Tah Prohm del sitio de Angkor Wat en Camboya, pero se acerca bastante. En esa zona uno se llega a imaginar el sentimiento de los primeros exploradores que llegaron al lugar guiados por algún indígena o por su valor, y sino fijaros en los árboles:

Sentimiento de explorador llegando al sitio…
La selva se come la piedra pero parece que un parásito la ataca.

Por desgracia era lunes y el museo del sitio estaba cerrado, me quedé un poco con las ganas de tener un guía (creímos que con la Lonely tendríamos suficiente pero escuchando de aquí y de allà de otros grupos vi que hubiera sido interesante haberlo contratado, nos quedan muchas ruinas por ver).

Así pués nos volvimos al pueblo dónde cenamos y nos preparamos para otra gran etapa en esta vuelta al mundo… San Cristóbal de Las Casas pero Ojito… eso será en el próximo post:

Estaros atentos que pronto volvemos!

Tulum Tulum…

Después de nuestra semanita en Cuba, volamos a Cancún.

Decidimos al unísono, huir de la marabunta guiril, que retoza en sus playas, e nos dirigimos a un lugar tranquilo como es Playa del Carmen.
¿Tranquilo he dicho? Al llegar ya vimos claro que debíamos salir de allí. Era algo parecido a Lloret de Mar, eso si, en la riviera maya.
Nos bajamos del bus. No comimos nuestro primer taco (son muchos los que a partir de ese momento han caido) y volvimos a subirnos al bus para alcanzar TULUM.

 

Cosas del destino. Como sendos mocos en un clinex, se encontraron Sebas y Guillem en el autobús. Tras las propias miradas, respectivas preguntas, llegaron al vínculo. Compañeros de facultad en Toulousse.

Total, que Sebas, nos sirvió de llave en Tulum, y nos presentó esa misma noche a Guillaume, Ixmaná, Marion y demás comunidad Europea con la que compartiríamos parte de los días.

Describir Tulum, es fácil. Un feo pueblo de carretera, donde todo está en auge.  Restaurantes, bares, todo tipo de negocios.
Lo que lo hace mágico, es en parte su gente y en parte su entorno.

 

 Tulum es asi. Ciudad de Carretera

 

El primer día nos dedicamos a recorrer en bicicleta las playas de Tulum. La verdad es que la calidad de la arena y del agua, las hacen muy adictivas. Allí pasamos parte del día. Para acabar en las famosas ruinas de Tulum.

 

 
Eh Guillem, sacame ahora que meto la panza
 
 
 
Comiendo la banana al rico sol.
 
 
 
 
 
Kite Surfing en playa Maya…vaya vaya…aqu’i si hay playa.
 
 
 
 
 Ruinas de tulum…que vidorra llevaban los mayas.
 
 
 
A falta del Jueves….buena es la Lonely
 
 

Para nuestra opinión, demasiado perfecta la reconstrucción y jardín acompañante. Le daba impresión a uno de estar en Port Aventura. Aunque hay que reconocer que están situadas en un punto estratégico, con acantilados al mar, que las hacen muy bellas. No cuesta mucho imaginarse a los mayas tumbados en la playa a la bartola, dándole al pulque y adorando al diós del sol.

Al terminar las ruinas, fuimos a casa de Marion donde degustamos una sabrosa Barbacoa de Arrachera (corte mexicano).
Y nos dieron las diez, y las once,….. las doce y la una y las dos y las tres …y borrachos al anochecer nos encontró la lunaaaa.
Luego, Sebas, Guillem y Yo, visitamos la fiesta maya, donde bailar en la plaza del pueblo con alguna de las allí presentes, era jugarse el tipo, con el genero chicano allí presente, con lo que decidimos cerrar el GianCarlo. Típica Cantina Mexicana.

 

 
 Barbacoa Mexicana en casa de Marion
 

 Guillem seduciendo en plena fiesta maya.

 

(Hay que decir, después de este comentario, que pasamos el día en bici (3 tourmalets y 1 Coll D’Aspen), y visitamos todas las ruinas de TULUM, piedra a piedra….no vayan a pensar ustedes que solo la pasamos en peda, como dirían aquí).

-Hay que ir a los Cenotes !!! (repetía guillem con insistencia)
-Cenotes, que rima con Retina y que me suena a Gran Cena (pensaba yo).

Pero la verdad es que valió la pena. Una especie de lagunas-acuíferos donde darse una chapuzón y bucear valía mucho la pena.
La verdad es que estaban llenos de cavernas, donde mora algún que otro murciélago, pero que a mi parecer…acojonan bastante.

 

 
Rodri buceando en el Cenote….

 

 Mirar que agua, azul font-vella

 

Pasaron los días y llegó el Viernes.

Destino: Punta Allen.

Allí estábamos los 6.
Julliane, con su super caravana.
Guillaume & Ixmaná con su super perra Cristal, y su baby-caravana también
Sebas, Guillem y Yo, con nuestras respectivas cajas de víveres (cerveza, ron cubano que traíamos, vinos…ah….y 2 tomates !!!)

Cargamos las furgos. Despedimos Tulum y a Punta Allen.

 

 Guillaume, Sebas e Ixmana, aprovisionando a la super baby

 

Punta Allen se encuentra dentro de una Reserva Natural, donde los últimos 50 km no están asfaltados.
Al llegar allí, cenamos un rico pescadito, y empezó la noche.

 

 Asi acabo…..o bueno….eso testifican las fotos

 

Entre risas, tragos, y Cohibas Espléndidos, pasó la noche dejándonos bellas fotos. Luna casi llena, y un montón de momentos memorables. Al día despertamos, desayunamos y nos fuimos de excursión por la Laguna a bordo de una “lancha”, con Cristal, la perra incluida. Allí pudimos ver algún delfín, alguna tortuga y algún que otro guiri.

 

 
Guiris a discreccion….en busca de la sufrida fauna….
 
 

 

 

 

 

 
Venga Willy….de perfil….sih! nenah!!!
 
Guillaume, Cristal e Ixmana
 
 
 
Aqui despertamos en las caravanas. Bonito no?
 
 
 
Con vecinos insospechados… de sangre fria
 
 
..y de agua caliente.
 
 
Mas fauna.
 
 
 
 Playboy fauna.Tipica foto de: Rodri va, ahora, esta para el facebook.
 
 
 
 
Otra igual que la anterior. Va Rodri, cara interesante….
 
 
 
Bonito atardecer. En Punta Allen.

 

Volvimos a Tulum y pasamos la última noche, con pena de marchar al fin y al cabo.

 

 

Rodri, carinho…nos quedamos? 

 

Al dia siguiente aun tuvimos tiepo de visitar otras ruinas cercanas a Tulum.

 

 
Ruinas conquistadas
 

 

Y es que si algo tiene Tulum, es que te hace Tilín.
De ahí sus conocidas 3 mentiras:

1ª- Solo salgo a tomar una cerveza
2ª- Solo vengo a quedarme 2 semanas
3ª- Odio ver como te marchas.

Y la verdad, así ha sido. Nos llevamos un grato recuerdo de una ciudad tan peculiar.
Lo dicho, gracias a todos los que allí se quedaron y bienvenido todo el que algún día la pise.

 

 

 

 

Los 4 vividores. Hasta la proxima TULUM !!!