Tulum Tulum…

Después de nuestra semanita en Cuba, volamos a Cancún.

Decidimos al unísono, huir de la marabunta guiril, que retoza en sus playas, e nos dirigimos a un lugar tranquilo como es Playa del Carmen.
¿Tranquilo he dicho? Al llegar ya vimos claro que debíamos salir de allí. Era algo parecido a Lloret de Mar, eso si, en la riviera maya.
Nos bajamos del bus. No comimos nuestro primer taco (son muchos los que a partir de ese momento han caido) y volvimos a subirnos al bus para alcanzar TULUM.

 

Cosas del destino. Como sendos mocos en un clinex, se encontraron Sebas y Guillem en el autobús. Tras las propias miradas, respectivas preguntas, llegaron al vínculo. Compañeros de facultad en Toulousse.

Total, que Sebas, nos sirvió de llave en Tulum, y nos presentó esa misma noche a Guillaume, Ixmaná, Marion y demás comunidad Europea con la que compartiríamos parte de los días.

Describir Tulum, es fácil. Un feo pueblo de carretera, donde todo está en auge.  Restaurantes, bares, todo tipo de negocios.
Lo que lo hace mágico, es en parte su gente y en parte su entorno.

 

 Tulum es asi. Ciudad de Carretera

 

El primer día nos dedicamos a recorrer en bicicleta las playas de Tulum. La verdad es que la calidad de la arena y del agua, las hacen muy adictivas. Allí pasamos parte del día. Para acabar en las famosas ruinas de Tulum.

 

 
Eh Guillem, sacame ahora que meto la panza
 
 
 
Comiendo la banana al rico sol.
 
 
 
 
 
Kite Surfing en playa Maya…vaya vaya…aqu’i si hay playa.
 
 
 
 
 Ruinas de tulum…que vidorra llevaban los mayas.
 
 
 
A falta del Jueves….buena es la Lonely
 
 

Para nuestra opinión, demasiado perfecta la reconstrucción y jardín acompañante. Le daba impresión a uno de estar en Port Aventura. Aunque hay que reconocer que están situadas en un punto estratégico, con acantilados al mar, que las hacen muy bellas. No cuesta mucho imaginarse a los mayas tumbados en la playa a la bartola, dándole al pulque y adorando al diós del sol.

Al terminar las ruinas, fuimos a casa de Marion donde degustamos una sabrosa Barbacoa de Arrachera (corte mexicano).
Y nos dieron las diez, y las once,….. las doce y la una y las dos y las tres …y borrachos al anochecer nos encontró la lunaaaa.
Luego, Sebas, Guillem y Yo, visitamos la fiesta maya, donde bailar en la plaza del pueblo con alguna de las allí presentes, era jugarse el tipo, con el genero chicano allí presente, con lo que decidimos cerrar el GianCarlo. Típica Cantina Mexicana.

 

 
 Barbacoa Mexicana en casa de Marion
 

 Guillem seduciendo en plena fiesta maya.

 

(Hay que decir, después de este comentario, que pasamos el día en bici (3 tourmalets y 1 Coll D’Aspen), y visitamos todas las ruinas de TULUM, piedra a piedra….no vayan a pensar ustedes que solo la pasamos en peda, como dirían aquí).

-Hay que ir a los Cenotes !!! (repetía guillem con insistencia)
-Cenotes, que rima con Retina y que me suena a Gran Cena (pensaba yo).

Pero la verdad es que valió la pena. Una especie de lagunas-acuíferos donde darse una chapuzón y bucear valía mucho la pena.
La verdad es que estaban llenos de cavernas, donde mora algún que otro murciélago, pero que a mi parecer…acojonan bastante.

 

 
Rodri buceando en el Cenote….

 

 Mirar que agua, azul font-vella

 

Pasaron los días y llegó el Viernes.

Destino: Punta Allen.

Allí estábamos los 6.
Julliane, con su super caravana.
Guillaume & Ixmaná con su super perra Cristal, y su baby-caravana también
Sebas, Guillem y Yo, con nuestras respectivas cajas de víveres (cerveza, ron cubano que traíamos, vinos…ah….y 2 tomates !!!)

Cargamos las furgos. Despedimos Tulum y a Punta Allen.

 

 Guillaume, Sebas e Ixmana, aprovisionando a la super baby

 

Punta Allen se encuentra dentro de una Reserva Natural, donde los últimos 50 km no están asfaltados.
Al llegar allí, cenamos un rico pescadito, y empezó la noche.

 

 Asi acabo…..o bueno….eso testifican las fotos

 

Entre risas, tragos, y Cohibas Espléndidos, pasó la noche dejándonos bellas fotos. Luna casi llena, y un montón de momentos memorables. Al día despertamos, desayunamos y nos fuimos de excursión por la Laguna a bordo de una “lancha”, con Cristal, la perra incluida. Allí pudimos ver algún delfín, alguna tortuga y algún que otro guiri.

 

 
Guiris a discreccion….en busca de la sufrida fauna….
 
 

 

 

 

 

 
Venga Willy….de perfil….sih! nenah!!!
 
Guillaume, Cristal e Ixmana
 
 
 
Aqui despertamos en las caravanas. Bonito no?
 
 
 
Con vecinos insospechados… de sangre fria
 
 
..y de agua caliente.
 
 
Mas fauna.
 
 
 
 Playboy fauna.Tipica foto de: Rodri va, ahora, esta para el facebook.
 
 
 
 
Otra igual que la anterior. Va Rodri, cara interesante….
 
 
 
Bonito atardecer. En Punta Allen.

 

Volvimos a Tulum y pasamos la última noche, con pena de marchar al fin y al cabo.

 

 

Rodri, carinho…nos quedamos? 

 

Al dia siguiente aun tuvimos tiepo de visitar otras ruinas cercanas a Tulum.

 

 
Ruinas conquistadas
 

 

Y es que si algo tiene Tulum, es que te hace Tilín.
De ahí sus conocidas 3 mentiras:

1ª- Solo salgo a tomar una cerveza
2ª- Solo vengo a quedarme 2 semanas
3ª- Odio ver como te marchas.

Y la verdad, así ha sido. Nos llevamos un grato recuerdo de una ciudad tan peculiar.
Lo dicho, gracias a todos los que allí se quedaron y bienvenido todo el que algún día la pise.

 

 

 

 

Los 4 vividores. Hasta la proxima TULUM !!!