En pie

Muchas de las cosas que mas nos sorprenden en Asia son pequeños detalles, cosas simples, incomprensiones del día a día o curiosidades como el inevitable signo de la victoria que hace cualquier Asiático que apuntes con una cámara de fotos o como guardan fajos enormes de billetes tras un simple cristalito en Laos o Camboya…

 

 

Fajos de billetes protegidos como en Fort Nox

 

Ayer, después de visitar un interesantisimo museo, y aprovechando que estamos en Bangkok y que llevamos unos días descubriendo la ciudad, fuimos a pasearnos por unos helados, inmensos y super lujosos centros comerciales, yo limpie la cámara en un servicio técnico y por fin desaparecieron las manchas de mis retratos, compramos algunas cosas y caminamos, caminamos mucho.

Kim y yo nos dimos un lujo y aprovechamos para ver la ultima de Indiana Jones… ( como critico de cine reconocido solo puedo decir… VA HOME VAAA!…) Creía que al ser película de aventuras valía la pena verla en pantalla grande, con su «dolby surround» y todo eso y no en una triste «guesthouse» de copia pirata, pues allí nos fuimos y por el módico precio de 3 Euros nos introducimos en un lujoso cine, con filas a diferentes precios, con sofás reclinables ultra cómodos, con aire acondicionado alimentado con un condensador de fluzo por lo menos, con una ultima fila para mancos con sofás dobles… para no tener que bostezar y rodear luego con el brazo el cuello de la vecina sino rozar bien de buen principio… los bafles haciendo sangrar timpanos y los 20 minutos de publicidad de los éxitos venideros…
Pues bien, después de eso y antes que empezara la película resulta que el publico asistente se levanta como movido por un resorte y en la pantalla aparecen imagenes del rei y de su vida, del pueblo que lo adora y se escucha el himno nacional. Así pues, cabe levantarse, observar la dosis de limpiado de cerebro, no reírse y luego pensar de nuevo en que hemos venido a ver a Harrison…
Me imagino yendo al Verdi y antes de ver un documental de tintes anarquistas o un film de serie B ver la vida y milagros de Juanca y Sofi junto a sus churumbeles… me da la risa.

Salut y viatge!

 

3 Meses!!!

Para celebrarlo hoy hemos llegado a Siem Reap, ciudad que alberga los templos de Angkor. Este es sin duda uno de los lugares que teniamos mas ganas de visitar antes de empezar el viaje…y las seguimos teniendo!

 

En cambio, un pensamiento que me viene a menudo a la cabeza es el de si estoy valorando debidamente las cosas que estoy vivviendo durante esta vuelta al mundo. Me explico. Cuando en verano coges la mochila y afrontas la visita de un pais en 2 semanas o un mes, te vas teniendo muy presente la fecha de retorno, te vas sabiendo que solo dispones de esos pocos dias durante el ano y que debes aprovecharlos al maximo. No vas a tener vacaciones hasta el verano siguiente asi que mas vale que te lo pases no bien, sino en grande!!! Si mas no era tal y como yo lo vivia.

Ahora en cambio se respira otra filosofia. Si bien es cierto que tenemos un planning y que algun vuelo como el de Bali nos limita a nivel de fechas, tambien es verdad que a veces tomamos la decision de quedarnos mas tiempo en un sitio y sencillamente saltarnos otro. Puede que nos saltemos algun sitio que merezca mucho la pena pero el haber estado en muchos otros te hace relativizar. «Para el proximo viaje», piensas… Pensamiento muy recurrente por cierto…

Tambien lo he notado por las noches. En verano, en sitios de mochileros, como en los que estamos, en los que hay fiesta cada dia, de cada siete noches perdonas dos como mucho y porque el cuerpo te dice basta. Mientras, la semana pasada estuvimos 6 dias en Phnom Penh, una capital con bastante vidilla nocturn, y solo salimos un par de noches… Y eso que llevabamos perdidos por zonas rurales 10 dias sin acostarnos mas tarde de las 22h! Pero es que a la que te entra un poco la pereza es tan facil dejarlo para el dia siguiente ya que seguro que tambien encuentras plan.

Hasta ahora se puede pensar que nos lo tomamos mucho con la calma pero hay otra cosa que me esta sorprendiendo. El hecho es que de media nos estamos levantando a las 8h de la manana y en lo que llevamos de viaje me he levantado a las 6h o antes unas 8 veces o mas, lo que supera las veces que lo hago en un ano en Barcelona!

Cambio de tema. Despues de tres meses tambien hemos tenido mucho tiempo para acordarnos de lo que hemos dejado atras y nos vienen a la cabeza toda una serie de cosas que echamos de menos. A mi en particular me vienen los recuerdos bajo la forma de momentos o actividades de la vida que llevaba antes de partir. Asi a botepronto, echo de menos levantarme un sabado, ir al mercado, coprar una cola de rape y montar una comidita en el piso; los partidos del Barca en el O’Courel; las copas en el Bar Ramat; sentarme despues de comer en el salon junto a mi familia y tragarme la primera peli que den (asi me trague todo un ciclo de James Bond…); unas tapitas en la Barceloneta, un plan piadine + peli en Gracia; ir al Taktika Berri con mis padres (que bueno esta!); meterme con mi hermana, que me devuelva el punal mucho mas envenenado y acabar riendonos juntos; las confesiones, historias, proyectos y insensateces que desvelabamos haciendo birras hasta demasiado tarde los jueves por la noche en el Sotavent; ir al videoinstanty miraren casa un clasico del cine bien acompanado; los partiditos del futbol de los lune con Demacre (Aupa!!!); quedar en canaletes porque ahi se han empezado grandes noches, noches tontas,…Y asi llenando paginas….

Bueno supongo que muchos teniais ganas de leer algun atisbo de melancolia o anoranza, no solo historias de fiestas o cascadas o puestas de sol. Y es que esto tambien forma parte de nuestro viaje, y la verdad que son momentos preciosos en los que a traves de las palabras sentidas del otro logras transportarte hacia tu querida Barcelona y en los que ademas, en mi caso,  acabo por descubrir facetas o curiosidades que desconocia de este par de canallas, en cierta manera me acerco un poco mas a ellos.

Pero que nadie se confunda, por Barcelona nadie nos va a ver el pelo hasta marzo del ano que viene!!jejeje

Un abrazo enorme a todos!!!

Guias de viaje

Lonely Planet, Le Guide du Routard, Rough Guide o las guias verdes de Michelin… Supongo que después de estos nombres, ya sabréis de lo que voy a hablar. Si, algunos las odian, otros no pueden viajar sin ellas: las guias de viaje.

Con este post no pretendo explicar como son cada una de ellas o cual me gusta mas. Me gustaría hablar del concepto de viajar con una guia. Personalmente, a mi me gusta viajar con una guia. No para usar como la lista de cosas que hay que ver sino como una ayuda. Es decir, no para hacer al pie de la letra lo que hay escrito sino par tener una idea. Saber el precio aproximado de un trayecto, donde esta la zona con mas hostales o por donde se puede salir en una ciudad, son elementos muy útiles cuando llegas a un sitio desconocido.

Esta reflexión me vino a la cabeza cuando hable con alguien que detestaba las guias. Viajaba sin ellas y decía que desvirtuaban el viaje y que había que ir donde uno sentía y sino, siempre se podía preguntar a los locales o a otros mochileros. Me comentaba que mucha gente se pasaba el día con la nariz pegada en la guia y no se daba cuenta de lo que tenia delante de las narices.

Supongo que es como todo en la vida. Que ni negro ni blanco. Pero personalmente, a mi que nadie me quite mi guia que siempre me viene bien…

Y vosotros ? Que os parece ? Viajáis siempre con guias ?

Tocando un aspecto mas practico, algunos nos habéis preguntado como lo hemos hecho. Si las hemos comprado, si las llevamos desde casa… Al menos en el Sudeste asiático es MUY FÁCIL encontrar copias en buena calidad a precios muy competitivos. Puede que el señor Planet no le guste, pero a nosotros nos viene de perlas…

Sera que LAOS tiene ALSO… digo ALGO

Algo tendra Laos que me invento anagramas, algo tendra que me ha maravillado, algo tendra que no veo el momento de dejar el pais, que sera lo que me tiene enganchado?

Seran sus gentes sonrientes saludando, seran sus casas elevadas «sur pilotis», sera la gente que nos ha acompanado en este pais, sera Haiko, sera Lourdes, sera Mirko, sera Maria? Seran sus escandalosos paisajes observados desde un Tuk tuk, una bici, una moto, un Kayak, un bus o a pie, seran sus bosques, sus cascadas, sus arrozales o sera su Beerlao o su Lao lao, sus sopas de noodles de buena manana o sus restaurantes indios, sera que os aborrezco con tanto sera? Sera sino su Mekong, su Luang Pra Bang o tal vez Muang Noi, seran los Homestays o el Smile bar en Vang Vieng, sera Kim o sera Charlie… Algo sera que tiene SOLA, digo LOSA, digo LAOS!

Como ser un buen molon

Veo que se ha creado polémica y hay que echarle mas madera!! Ademas envidiosos como Kim necesitan mas información…

Como ser un buen molón.

  •  De molón no se hace
     De molon se nace.

 

  •  
    • Corolario: Se nace nino, nina o molon

 

  • Nada mas nacer un buen molon le guina el ojo a la enfermera

 

  • En la disco no sale a bailar
    y se luce,
    solo llega y luce

 

  • Un molon no se lleva la mantita del avion,
    Se lleva la azafata! (este es copiado)

 

  • Si a veces te parece que un molon no lo esta siendo… Deprimete, esto demuestra lo que te queda por recorrer…

 

  • Si a pesar de todo sigues empenyado en ser molon… iluso…
    siempre puedes intentar fijarte en algunos miembros de nuestra cofradia que han utilizado su don para saltar a la fama:

 Travolta de Tony Manero en Saturday Night Fever y Staying Alive: El Dios Molon!!!
 Tom Cruise en Top Gun: El Chulito Molon
 Kurt Cobain: El Rebelde Molon (y el gran bluf de la musica de los 90…)
 Clint Eastwood, un clasico: El duro Molon
 Peter Fonda en Easy Rider: Mi inspiracion, El Hippy motero Molon.

Y recordad, por mucho que lo intenteis, os quedareis en el camino.
 

Turismo ético

 

Hace unos días que estas dos palabras me rondan por la cabeza. Todo surgió tras la visita a un pueblo «artificial», montado por una ONG para conocer la cultura local, aqui en Luang Pra Bang. En el, los aldeanos hacían su vida en sus casas y como siempre, podías comprar miles piezas de artesanía. Todo cuidado y preparado para que los turistas que vienen de una cascada se paren. Hasta aquí, normal. El pueblo en si a mi no me impacto, pero hizo que empezara a preguntarme sobre la ética del turismo. Me di cuenta que no sabia nada sobre este tema.

Aquí podéis leer el Código Ético Mundial del Turismo. No he tenido tiempo de echarle un vistazo pero me alegra saber que mas gente ya ha hecho la reflexión y que se toman medidas o se dan ideas para lograr un turismo mas respetuoso.

Todos hemos sido turistas o si queréis usar otra palabra, viajeros. Mochileros, de crucero, en coche por nuestro país o con los padres, todos nos hemos movido por otra tierras. Pero realmente nos hemos preguntado donde va nuestro dinero, si se respeta a la gente local, que grado de respeto ambiental se va a seguir, que impactos (sociales, culturales o económicos) provoca nuestra visita ? Vamos, muchas preguntas que ni mucho menos pretendo responder ni ahora ni aquí. Dejo la reflexión en el blog.

Yo al menos, hasta hace unos días no se me había pasado por la cabeza todo esto. Y a vosotros ? Os consideráis turistas éticos ? Os habéis hecho ya estas preguntas antes ?

 

Amabilidades dispares

China es un pais de grandes contrastes, ciudades enormes, megalopolis en las que uno se siente perdido, rodeado de modernidad y pueblos perdidos en el monte que parecen salidos de una maquina del tiempo. Hay infinidad de ejemplos pero una de las contradicciones que mas me asombran es la diferencia que puede haber de trato hacia los turistas.

 

Hay situaciones en que la amabilidad extrema te hace sentir incomodo, en el internet 24 horas al que venimos, Charly y yo tomamos asiento al lado de un local, de pronto y sin mas razon que el hecho de ser extranjeros nos pide un par de coca colas a las que nos invita, a las tres de la madrugada cuando venimos a ver la Champions como buenos freakies que somos del Barca el chico que nos atiende no quiere recibir ni un centavo por conectarnos el televisor y buscar durante 15 o 20 minutos en Internet el programa de pirateo adecuado. En un tren, Diego nos contaba que por darle una galleta a una mujer que se sentaba junto a el, esta le estuvo cuidando todo el resto del viaje, comprandole comida en cada estacion, ofreciendole lectura y mas comodidades. En un taxi, la dificil comuniacion y el desconocimiento de la ciudad hizo que nos costara horrores encontrar una piscina, el taxist, hizo 5 llamadas y finalmente llego a buen puerto, no solo no nos pidio dinero por las llamadas sino que nos pidio bastate menos de lo que marcaba el taximetro y asi muchos ejemplos…

En el otro extremo estan los que no quieren entender, comunicar ni hacer ningun esfuerzo por ayudar, a menudo los que tienen un cargo son asi (el funcionario que nos atendio para la renovacion de los visados por ejemplo), algunos taxistas o en algunos restaurantes en los que la amabilidad brilla por su ausencia, no se preocupan porque puedas volver o no, son muy poco comerciantes a diferencia de lo que podria pasar en Marruecos o en India o en otros Paises en los que el asalto al turista (en el buen sentido de la palabra) para poder quedarse sus divisas es una constante…

 Curioso… curioso…

Barriendo autopistas

Nadie me lo ha confirmado pero creo que el hecho que este sea un pais comunista obliga a que todos sus habitantes tengan un trabajo. Esto no implica que el nivel de vida sea bueno pero una cosa que sorprende es la infima cantidad de pediguenos que hay en las calles, en tres semanas en China se me han acercado dos, en Barcelona en un solo dia vemos a muchos mas y en India serian multitud.

 

Lo que provoca este «aparente» pleno empleo es la aparicion de grandes cantidades de empleos (probablemente muy mal pagados) que en realidad son inutiles o aparentes, vemos a guardias en la entrada de edificios oficiales, plantados en sus garitas, firmes y la vista al frente qual guardias del palacio de Buckingham o de edificios residenciales apalancados en sus sillas, fumando tranquilamente un pitillo o echando una cabezadita, no preguntan nada al que entra o sale, vigilantes en las calles, en los hospitales, en las escuelas, apostados en su silla o su garita, vigilantes que no vigilan.

En varios restaurantes, por pequenos que sean a menudo hay 10 o 20 camareros, a veces 6 de ellos, perfectamente uniformados se acomodan en la puerta del local, haciendo un pasillo de honor y saludando amablemente a todo el que cruza el umbral del local, lo curioso es que estos no tratan de hacerte entrar si paseas enfrente a la hora de la cena, no te venden nada, simplemente estan ahi, esperando. En algunos supermercados, mas de lo mismo, una muchacha en la puerta suelta invariablemente: «buenos dias/tardes/noches, que tenga una buena compra!» a todo el que entra a abastecerse de alimentos, cigarrillos o desodorante. En ciertas peluquerias a horas determinadas, todos los peluqueros (que no suelen ser menos de 7 u 8) salen a cantar, con coreografia incluida.

Finalmente estan los barrenderos, un ejercito de hombres y mujeres armados con una escoba y un recogedor, peinan las calles y parques de la ciudad a la caza y captura de papeles, colillas o plasticos (hay a montones ya que muchos Chinos usan poco las papeleras) pero lo mas inaudito son los que a veces, en las afueras de los pueblos o ciudades te cruzas en las carreteras barriendo, incansablemente, una autopista!

Tren-sportándonos

En un viaje alrededor del mundo o en paises de dimensiones tan descomunales que ridiculizan la extensiçon peninsular, el tren o el bus dejan de ser una simple manera de trasladarse de un sitio a otro y pasan a formar parte del viaje en sí.

 

Mi relación de amor con el tren empezó hace ya algunos años… Es con diferencia mi transporte favorito y su traqueteo siempre me mece suavemente, sea el más antiguo y grafiteado de los trenes Europeos, sea el más moderno y flamante TGV, o uno de los malolientes y abarrotados pero a su vez sorprendentes y románticos trenes Indios o Chinos. es un metodo de transporte que me hace viajar más alla del simple trayecto.

En el largo recorrido que une Shanghai con Kunming (unos 3000km), de más de 35h de duración finiquité la poética «La Iliada» (reducida) de Homero, y clavé un buen mordisco a «La Pell Freda» de Albert Sanchez Pinol, un libro tan estremecedor como imposible de soltar. Dos noches y un día en que el tren devoraba kilómetros, por la ventanilla el paisaje desfilaba y junto a la vía un incansable trecho de cemento discurria paralelo, en el aparecían manchas de poblados grisáceos y fangosos separados por colinas laboriosamente serradas en forma de terrazas con plantaciones de arroz o de flores amarillas (la utilidad de las cuales aún hoy desconozco) en las que los bueyes y sus arados levantaban trabajosamente la tierra.
De vez en cuando alguna ciudad, de construcciones más grises y polvorientas, con altas chimeneas añadiendo más humo al cielo de un país permanentemente neblinoso (con las honrosas excepciones de Kunming y los pueblos que visitamos en las faldas Tibetanas) rompían el decorado, bulliciosas calles, cables entrelazados anárquicamente para de repente dejar paso a nuevas e infinitas extensiones.

El bus me enternece mucho menos y siempre intento evitar usarlo, el ultimo ejemplo podría ser el trayecto que hicimos el primero de Abril (día de los santos inocentes) de Shangri La (3300m de altura) a Kunming (1890m) de 12 horas.
Se trataba de un «Sleeper Bus» lo que significa que se trata de un bus divido por tres estrechas hileras de literas en dos alturas, lleno de locales que nos recordaron incansablemente las diferencias culturales ya comentadas en un post anterior.

El constante sobresalto de las irregulares carreteras y los imperfectos amortiguadores del aparato, el humo proveniente de nuestros vecinos, fumadores empedernidos, aún con la consecuente ráfaga de tos y raspado de garganta para esputar ruidosa y desagradablemente (siempre a nuestro Europeo y no por ello, sano juicio), el sorbido de fideos de otro vecino, el sonido de varios modernos MP3-telefono-ordenador-te-hago-la-cena-si-me-lo-pides-con-cariño que parecían almacenar en sus chips todos los Hits Nacionales (con clip incluido) que evidentemente compartían con todos los pasajeros, el Karaoke retransmitiendo en el video del moderno bus, el hecho de tener un pinrel maloliente a escasos 20 centímetros de nuestra cabeza… hicieron dificil conciliar el sueno…

Pero no me malentendais, el bus, como el tren tiene su magia como parte integrante del viaje y nos transporta a descubrir nuevos sitios, nuevas aventuras…

El escupitajo y otras costumbres

Como era de imaginar en China hay costumbres distintas a las nuestras, pero también lo son las normas de educación, lo que allí nos parece lo mas lógico aquí no se da por entendido, anécdotas hay miles aunque algunas me veo en la obligación de recordar que hace veinte años tampoco nos hubieran sorprendido lo mas mínimo. Aquí, encontrarte a alguien fumando en un ascensor, en absolutamente todos los bares y restaurantes, en el tren, en el taxi en cualquier lugar que os imagineis que no sea un avión es posible y eso desde que se impuso la ley del tabaco en toda Europa produce impresión aunque no hace tanto tambien se fumaba en los cines y autobuses en España, no lo olvidemos.

Vamos a por otra. Los niños aquí no llevan pañales, llevan unos pantalones rajados, por lo que van literalmente con el culo al aire. En cuanto les da «el apretón» pues nada, se agachan y donde les pille… Más de una vez he visto a un padre reaccionar para que el nino no defeque u orine en la alfombra del tren en estas 35 horas.

El respeto por los demás, tal y como lo entendemos nosotros, tampoco tiene mucho que ver. Hacia las 12 de la noche, en una parada del tren sube un hombre, una mujer y una nina pequeña. Aunque en el compartimento éramos 4 los que disfrutábamos de un sueño renovador ellos hablaban a voz en grito, sin ningún tipo de intención de bajar la voz, y por la mañana lo mismo los demás pasajeros.

Y por último esta el escupitajo que merece una mención especial. Por ser la segunda vez que visito este país tal vez me sorprenda menos pero no deja de parecerme increíble… Hombres y mujeres de todas las edades, en cualquier rincón y en cualquier momento, raspan ruidosamente, MUY intensa y ruidosamemente su cuello. A menudo empiezan por la nariz para recoger el polvo, la polución, los mocos que se acumulan en sus vías respiratorias y posteriormente escupen, en el lavamanos, en el cubo de basura, en el suelo, en el suelo del tren, en un pañuelo, escupen y repiten el proceso tantas veces como crean necesario.

Lo que nunca olvidaré fue mi primera vez en Pequin en que caminaba con mi hermana (Laia) y de frente se acercaba una joven China. Dándole suavemente con el codo le dije: «mira que chica mas guapa…» Al pasar por nuestro lado de pronto rggggggggggggggghhhhhhhhhhhhhhhrrrrrrrrrrrrrrrrhhhhhhhhhh sputua!!! En ese momento, todo el glamour y belleza se desvanecieron… Sobre costumbres y gustos no hay nada escrito.