Hacer el indio

BSO: Hacer el indio, de Jartita del Mundo.

Después de las Galápagos y ya de nuevo en el continente, el viaje continuaba por las duras carreteras y autobuses ecuatorianos. Tras pasar por una ciudad colonial llamada Cuenca, llegamos a un entrañable pueblo, Baños de Agua Santa, al pie de un volcán, rodeado de una naturaleza maravillosa, con cascadas por doquier, oportunidades varias para los deportes de aventura y no lejos del oriente del país, eminentemente selvático.

Cerca de Cuenca había muchas señoras que se dedicaban a entrelazar hilos que acababan siendo caros sombreros.
Cerca de las ruinas de Ingapirca el equipo al completo, incluyendo a la cara de piedra que nos vigila al fondo.

Y una vez allí, decidimos hacer el típico tour por la selva. Sinceramente, las expectativas que me había creado al respecto eran bien bajas, puesto que no me parecía que fuéramos a ir a la selva de verdad, sino simplemente al clásico paseo de gringos por una versión suavizada de uno de los ecosistemas más duros para la supervivencia humana. Y exactamente eso fue lo que hicimos: fuimos a hacer el indio, en todos los sentidos de la expresión.

El paseo empezaba con una reserva de monos que vivían en semilibertad, donde los había de todas clases, incluso había algunos humanos que se hacían llamar voluntarios cuyo cometido era similar al de los monos: pasar el día.

Pequeños monos que no paraban quietos ni un segundo.

Después, nos dirigimos a otra reserva, esta vez solamente de humanos, que también vivían en semilibertad, usando su tiempo en cultivar yuca y en esperar a los pocos turistas que les visitaban para intentar venderles artesanía variada. Aún así la visita fue más provechosa de lo que parecía y pudimos ver y preguntar un poco como vivía aquella gente e incluso pude demostrar mis excelentes dotes como cazador.

Tirando con la cerbatana, cacé un loro, aunque reconozco que era de madera.

Después, algo que nunca puede faltar en una ruta por la selva: paseo en canoa por cualquier afluente del Amazonas. El agua bajaba rápida y revuelta, así que, lejos de parecerse a un tranquilo paseo en góndola, la travesía resultó ser de lo más estimulante, puesto que la tambaleante canoa no parecía de gran estabilidad y el barquero -un héroe- nos hizo topar un par de veces con alguna roca que casi compromete la flotabilidad de la nave.

Cuando uno se mete en estas cosas lo hace bien: cara pintada para camuflarme y pluma en el lado derecho, como está mandado. Nótese como agarraba de fuerte mi señora madre la canoa.

Sanos y salvos y otra vez en tierra, iniciamos una peligrosa caminata en mitad de la jungla. Obviamente, nos cubrimos la cara con los milagrosos barros del lugar para mimetizarnos con el ambiente y ser casi invisibles ante los ojos de los muchos indígenas que nos acechaban, de los que pudimos finalmente huir.

Los Casero, perfectamente invisibles en la selva.
Unas cuantas hojas secas me servían de perfecto camuflaje. El guía, vestido de un desacertado color naranja causó baja en manos de unos indios antropófagos.

La meta de tan fatigosa travesía era una bonita cascada, donde, poniendo en riesgo nuestra integridad, tomamos un baño, rodeados de anacondas y pirañas.

Instante inmmediatamente anterior a cazar la anaconda que nos comimos para merendar.

Yo sé que a lo largo de este post, en vuestras cabezas va surgiendo una irremediable pregunta… ¿cómo es posible que estando en la selva no hayas…? Obviamente, también hice de Tarzán:

Y no una vez, sino dos. Y lo hubiera hecho tres, si hubiera habido oportunidad.

 

Merecíamos un descanso.

Y después de toda esta epopeya, volvimos al pueblo y las ganas de seguir haciendo el indio no disminuyeron, así que otra vez en el nombre de la Épica, decidí bajar por una cascada de casi cincuenta metros.

Vale, ya lo sé: lo de las anacondas es mentira, no huímos de ningunos indios antropófagos y el guía no sólo está vivo, sino que fue él el que nos llevó de vuelta a casa en su 4×4. Pero, dejadme meter un poco en el papel, por favor.

Y vale, ya lo sé también, que lo que hicimos no fue ir a la selva, sino dar un paseo para gringos, pero por un lado nos lo pasamos muy bien y fue un día la mar de agradable y divertido; y por otro lado yo os lo avisé, este post trataba solamente de hacer el indio.

***

Novedades en el blog: hemos creado otro picasa nuevo, ya que los otros estaban llenos. Podéis ver ya muchas fotos nuevas en la sección de enlaces o directamente pinchando aquí.

Más cosas: en el anterior post os proponía que me hicierais preguntas para un post que se llamará Tengo una pregunta para usted. Os animo a que lo continuéis haciendo.

Por último, el otro día, se celebró lo que dimos en llamar el Chat de la Épica, con un éxito rotundo. Podéis verlo aquí.

Siempre que hablamos de cosas del blog, al final, una foto:

Librado Casero, explicando a todo Ecuador su paso por el Viaje de la Épica.

13 opiniones en “Hacer el indio”

  1. Un comentari només pel gust de ser el primer…

    I ja que hi som aprofito per fer la meva pregunta:

    Nom: Guillem
    Edat: 30… recién cumpliditos
    Professió: Veterinari? Això era abans…. Comercial…

    Pregunta: Se que és molt difícil escollir, però quines serien les 3 coses/llocs/trobades/nits de borratxera o festa/situacions en les que t’has sentit més feliç/plè/realitzat/impressionat pel que veies/vivies/et feien viure durant el viatge?

    Salut i viatge!

  2. Como veis, amigos épicos, todo es relativo: lo que para Alejandro es apenas un aperitivo de la selva, para nosotros, su madre y yo, ya nos sirve para darnos una idea de la fauna, flora y demás particularidades de la «Madre Selva».

  3. Como veo que esto anda un poco muerto últimamente, tengo una pregunta para usted:

    Nombre: Pach
    Edad: 28
    Profesion: No sé definirla, así que solo dire «Puto amo». Humilde.

    Pregunta: Podría describir a qué dedica las primeras horas después de la llegada a una nueva ciudad, en la que no conoce a nadie, desde que deambula en solitario? A qué se dedica mientras no tiene compañeros de la épica?

    Muchas gracias.

  4. Gracias por los comentarios, hermanos.

    Guillem, Pach, muy buenas preguntas las dos…

    Padre, no se si aperitivo, pero lo que es verdad es que no fuimos a la selva de verdad,… Fuimos a una versión suavizada.

    Un beso familia

  5. increible el paseo por la selva!!
    por cierto, cuando hacias de «tarzan-iberico», no llevabas nada de seguridad tipo arnés??

    y no visteis ni anacondas ni pirañas??? ya sabes q me lo creo todo!

    el formato de la pregunta tiene q ser el mostrado anteriormente? enfin…lo intento!

    Nombre: Gemma
    Edad: 24
    Profesión: buffff… momento programando en Matlab básicamente

    Question: ¿cuál es tu manera de presentarte a los que vas conociendo por el camino? es decir, si siempre dices la misma historia, o cada vez te inventas una historia diferente….porque con la de gente que conoces, te debes hartar de meter siempre el mismo rollo

    Con cariño

  6. Yo también tengo una pregunta para usted:

    Nombre: Alicia dePach
    Edad: 25
    Profesion: Sales Executive….queda mejor que vende motos!

    Pregunta: Como en su día ya te pregunté que es lo que más te ha gustado y prometiste un post final de viaje detallando los mejores lugares… preguntemos por la vuelta: Crees que va a costarte volver a adaptarte a la vida laboral? Después de tantos meses viajando, sigues teniendo la sensación de aventura o ya se ha convertido en tu rutina?

    Besotes.

  7. Son muchas las preguntas que se me ocurren y que no te pregunté los días que pasamos juntos en Ecuador, pero bueno, allá va una,tal vez más adelante vaya haciendo más.
    Nombre: Librado
    Edad:63
    Profesión: Médico
    ¿Cree usted que en algún aspecto de su vida habrá un antes y un después a raiz del «Viaje de la Épica? ¿En cual?

  8. Yo también tengo mi pregunta… aunque creo que algo más «doméstica» que esas que te van haciendo tan filosóficas.
    Nombre: Victoria
    Edad: 53
    profesión: médico

    ¿cada cuanto te cambias los calcetines?
    Nota: cuando digo cambio significa cambiarlos a calcetines limpios….

  9. Importantísimo ese matiz, Victoria! Creo que no estaría mal conocer los dos datos, tanto el cambio a calcetines limpios como el simple cambio!

  10. O cambiar el calcetín izquierdo por el derecho y viceversa, ponértelos del revés, el sincalcinetismo… hay mucho que explicar sobre lo que ocurre ahí abajo!

  11. Jajajaja, muchas gracias por los comentarios!!

    Gemma, el tarzán ibérico no llevaba ningún tipo de arnés ni similar. Ciertamente, era peligrosisimo. Y no vimos ni anacondas ni pirañas, lastimosamente.

    Muy buenas las preguntas de todos: Gemma, Alicia, Librado… y mi señora madre, excelente puntualización. Hablaremos largo y tendido sobre cambios de calcetines.

    Un beso a todos, camino de Medellín.

  12. Me he partido con este post…voy un poco tarde…no me habia dado tiempo a leer este….genial, meencata verte hacer el indio!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *