Volver

Buff, no sé por donde empezar. Hace días que tengo que escribir este post y llevo dándole vueltas y sigo sin saber como empezar. Mi viaje empezó hace nueve meses y medio con la frase “aquél que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día”. Efectivamente, he decidido partir y ya estoy en Barcelona.

Dos meses y medio antes de lo previsto y aprovechando las Navidades, he decidido volver a casa. En seguida os preguntaréis porqué. Vuelvo porqué siento que mi sitio está allí, con los míos, que me necesitan. Alguien muy importante y querido de mi familia está pasando por un momento de salud delicado. Tenía dos opciones: seguir el viaje y quedarme, siguiendo el tema desde la distancia, preguntándome cada día porque no he vuelto o hacer las maletas y estar allí, presente cuando alguien me necesita. Me he decidido por la segunda.

No me queda ningún tipo de remordimiento, al contrario. Tengo la serenidad propia del que sabe que está haciendo lo correcto. Después de casi diez meses de viaje, los dos meses y medio que me quedaban no iban a cambiar gran cosa. Me quedaba ver a mi hermana en el Salvador, la veré entonces en Barcelona y si Dios quiere, ya tendré tiempo de ir al Salvador. Lo que más me ha dolido, sin lugar a dudas, es abandonar a mis compañeros de ruta. Tanto tiempo compartiendo el día a día, tantos buenos momentos vividos juntos, tocar la felicidad con nuestras manos como quien agarra el pan, hace que la despedida sea dura. Los echo mucho de menos. Es lo que tiene hacer el viaje con las mejores personas del mundo.

Y ya que he terminado antes de tiempo, me he dado un pequeño placer. Solo avisé a mi hermana de mi vuelta y me he dedicado a presentarme por sorpresa a mi familia y amigos. Es muy divertido encontrarte cara a cara y ver las reacciones de alguien que te cree en otro continente, que no te espera. Amigos que no te reconocen por el cambio físico y familiares que se quedan si habla cuando te ven en el zaguán de la puerta. Un placer. Uno se siente tan querido.

Y ahora qué, me diréis. De momento pasar fiestas. Sin prisas, venir a lo que he venido. Aprovechar de mi familia, contar las mil historias y repartir toda esa felicidad que llevo en la mochila entre los que me rodean. Luego, dejar pasar unos días de aclimatación, ir a ver algunos amigos repartidos aquí y allá, y luego si, integrarse en la vida de cada día. Mientras llega ese día, me convertiré en un mix de espectador de Riete de Willy Fog y colaborador, colgando material antiguo, haciendo los primeros montajes de fotos… Lo que sea, que hay un montón de trabajo.

Solo que queda despedirme, dar las gracias a todo El Mundo, decir que la tierra está más llena de buenas personas que de malas y decirme a mi mismo que tengo suerte, mucha suerte.

Felices fiestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *