Navidad en Isla del Sol

Tras la despedida de Kim en La Paz, decidimos irnos a pasar unas Navidades diferentes a la Isla del Sol del Lago Titicaca. No se admiten bromas malas…
Para todos era la primera vez que pasábamos las Navidades sin los nuestros y decidimos pasarlas juntos en algún lugar perdido pero como si fueramos una gran familia. De esta familia formábamos parte Ceci, Guillem, Martin y Cristina (una pareja de recién casados en plena luna de miel de 6 meses por sudamérica, él alemán y ella Moldava), Jordi e Eva ( Una pareja de catalanes con la que estamos viajando por Bolivia) y Stefano ( Un italiano que conocimos en la ciudad de Sucre). Además tenía que apuntarse Vero, una argentina que nos persigue por Bolivia ;).
 
 
El camin Inca
 
 
Posando junto a Martin y Cristina
El lugar escogido, Isla del Sol, fue sencillamente idílico. Esta Isla nos fascinó desde el primer momento.
 
 
Formentera en versión mini para lagos
 
No sé si es debido a su altura o a su inmensa extensión o a no sé qué pero el caso es que desde el primer díanos deleitó con unos colores y unos cielos que nos cautivaron durante varios momentos del día.
 
 
Cez conversando con un colega brujo…
Además Isla del Sol alberga una de las ruinas pre-Incas más extensas de Bolivia por las cuales nos paseamos un día en que nos cruzamos toda la isla de Norte a Sur.
 
 
La verdad es que caminamos bastante
 
 
Puerta del Laberinto Inca
 
 
Antiguas Paredes
 
 
Cada cinco pasos había que sacar la cámara para inmortalizar una nueva perspectiva del Lago.
 
 
La isla está llena de huertos de habas.
 
Las nubes que nos negaron la posibilidad de contemplar las puestas de sol nos regalaron a cambio imágenes que harían soñar a Alfred R. Picó y a Tomàs Molina…
 
 
Guillem delante de Cúmulus Nosabemus
 
 
En el lago se dibujaban unos extraños caminos
 
 
¡Qué cielos!
 
 
¡Otros!
 
 
La de fotos que tiré…
 
 
¡A mí no me eches pesao!
 
 
Antes del atardecer
 
 
 
el lago se volvió plateado
 
 
 
 
En ninguna de las tres fotos hay efectos de color, solo lo que veíamos
 
La cena. A los 9 que ya éramos, se nos unieron la noche anterior Marco y Sophie (una pareja de franceses que empezaba a dar exactamente la misma vuelta al mundo que nosotros pero en sentido inverso) y con ellos descubrimos el que iba a ser el local perfecto para pasar la Nochebuena.
 
 
Guillem, Jordi, Eva y Sophie haciendo una hoguerita
 
Un íntimo restaurante con vistas al lago e iluminado únicamente con velas.
 
 
¡Que cuco!
Cez estaba emocionada con la romántico del lugar. Al final se nos unieron un grupo de 6 y otro de 3 para acabar formando una enorme comunidad sentada alrededor de la misma mesa. Supongo que todos teníamos en común que echábamos de menos estar con los nuestros y el estar todos juntos nos permitió acabar la noche con un dulce sabor de boca ( y no precisamente por los horribles mojitos que engendré por comprar refresco y ron baratos)) por lo que había resultado ser una más que agradable forma de pasar la Nochebuena. Lo peor a parte de mis mojitos fue el ilusionante cochinillo que habíamos pedido el día anterior y que acabó saliendo un poco rana ya que nos lo sirvieron frito y en pocas cantidades. Esto nos pasa por pedir cochinillo en un restaurante vegetariano…
 
 
Como siempre Guillem acabó amenizando la noche, pero le faltaron los villancicos
 
Feliz año Nuevo a todos!!!

           
                 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *