Torres del Paine, Glaciar Grey

Al bajar del ferry uno realiza que acaba de poner los pies en un lugar inhóspito pero de una belleza excepcional… hemos atravesado sus tierras durante 4 días pero solo ahora nuestros pies besan la pampa… hemos llegado a la Patagonia y nadie dijo que fuera fácil vivir aquí.

El viento barre las calles de Puerto Natales y una luz crepuscular nos anuncia que hemos descendido a latitudes en que pocos hombres y mujeres se aventuraban hace unos años. Después de 4 días en el mar la tierra no nos parece un lugar estable ni seguro, y menos estas inmensas extensiones de hierbas y lomas, de belleza extraña.
Dedicamos un día a hacer la colada y a reposar el cuerpo después de los excesos Navimagueros, hacemos la compra para afrontar los 4 días de excursión que nos esperan en el Parque Nacional Torres del Paine, según reza nuestra guía el Parque Nacional más bello de Sur América.
A las 6h00 toca diana, el bus sale a las 7h30 de Puerto Natales y nos deja en el puerto cerca del lago Pehoé, poco antes de las 11h00.
Tenemos suerte, el día es espectacular y ya de lejos, en el bus, le pedimos al conductor que pare para que podamos retratar la silueta que se recorta a lo lejos, la silueta de Las Torres y Los Cuernos, una cordillera mucho más joven que su hermana mayor, la Andina. Esta silueta nos acompañará, presente o entre brumas durante 4 días a partir de ahora y no estamos seguros de poder volver a verla con esta claridad, aquí el clima es un misterio.

 Desde el Catamaran podemos ver Los Cuernos!

El recorrido más habitual en el Parque Nacional es conocido como el de la W, en efecto el «trekking» pasa por varios lugares y el trazado del camino a vista de pájaro se asemeja a una gran W.
El primer paso será tomar un Catamarán que a las 12h00 cruza el Lago Pehoé, tras Los Cuernos y al doblar un ángulo del lago aparecen Las Torres y su visión contrastando con el cielo azul y el lago turquesa nos hace perder el habla, como las olas que el viento huracanado levanta en el lago tambalean el barco y nos hacen perder el equilibrio. Justo antes de saltar al Catamaran nos acercamos a una cascada enorme que una vez más nos demuestra la tremenda fuerza que tiene el agua.

Una furia!

Una vez quemada la Visa para pagar el alojamiento más caro de todo el viaje nos dispusimos a andar hasta el Glaciar Grey, el primer tramo de la W.

Al fondo siempre la imponente silueta

El viento del norte nos pega de frente mientras recorremos la hora y media que nos separa del mirador (al salir más tarde de la una del mediodía no nos alcanza para llegar a la base del glaciar) en el lago que bordeamos descubrimos algunos Icebergs que sacan a flote su punta azulada.

Algunos bloques de hielo desprendidos del glaciar

En una parte elevada del camino, dónde el viento abofeteaba de tal manera que costaba mantenerse en pie pudimos ver la lengua bífida del glaciar, cortada por una isla y detrás km y km de hielo irregular, creo que nunca olvidaré la visión de la inmensidad de hielo que al final del lago se extendía llenando el valle.

 

El hielo se funde con el cielo gris

Protegidos por un árbol comimos nuestros bocadillos y después de hacer medio millón de fotos con la cámara y con el corazón regresamos empujados por el viento hacia el hostal.

El paso del tiempo curva los árboles

 

Al fondo las dos lenguas del glaciar

(no os pongo muchas fotos del glaciar que nos queda por enseñaros el Perito Moreno hielo para aburrir y para abastecer los bares de la costa brava durante 2000 veranos…)

Vacaciones en el mar

Para que veáis que aquí, con el único y altruista fín que no es sino el hecho de entreteneros ;), no reparamos en gastos; hemos invertido en un crucero de 4 días para cruzar la Patagonia de Norte a Sur y así llegar a Puerto Natale.
La verdad es que crucero es una palabra que quizás le viene grande a este ferry llamado Navimag. He aquí una breve descripción de lo que serían las diferencias…

Nada más llegar nos encontramos con unos curiosos pasajeros… Espero que no pagaran mucho por su boleto pues no parecían disponer de camarotes muy cómodos…

 

 

Coñas a parte, pobres animales

Y qué decir de nuestros camarotes?… La obsoleta moda de los grandes espacios da paso a la calidez de la cercanía humana…

 

Duro despertar en el camarote

En el panfleto se anunciaban unas instalaciones que contaban con comedor principal, sala de fiestas, cafetería y pub. Lo que no te decían era que estos cuatro se ubicaban en una sola salita en la que no cabíamos ni todos los pasajeros para comer y se nos llamaba en tres turnos diferentes. Supusimos que fue por esta razón que no tuvimos el placer de ser invitados a la mesa del capitán… No cabíamos…

 

 

No os había hablado de las vistas
Kim «El Principito»

 

 

Cez y su mantita, muy felices de la vida

 

Foto de grupo con Mantita

 

 

No nos cansamos de contemplar el mar

 

Las actividades de a bordo: Proyección de películas chilenas (mención especial a «Mi mejor enemigo» y «Machuca»), charla informativa sobre el Parque Nacional de Torres del Paine y la estrella del programa!! Para el tercer día nos tenían reservado un curso acelerado de subsistencia en alta mar en el «tranquilo» Golfo de Peñas… Incluído en el cursillo iba otro de artes escénicas en el que los pasajeros bordaron las escenas dramáticas. Los mejores papeles fueron interpretados en el cuarto de baño, ahí había chicos cargados de talento. Cabe destacar el realismos de los sudores fríos y los temblores de Kim y en el apartado cómico mi homenaje sentido, muy profundo, a South Park…

 

 

Haciendo de animadores sin ver un duro

 

 

Liam también nos ayudaba a arrancar las noches

También había otra diferencia que saltaba a la vista: el tipo de pasajeros. Escaseaban las parejas de recién casados, las familias y jubilados adinerados. En Navimag el «lujo» se lo marcan los mochileros como nosotros y claro, tanto joven junto crea un clima especial y al final del trayecto éramos todos amigos del alma. Y es que nos encontramos a gente con las mismas inquietudes, gente curiosa, siempre dispuesta a esclarecer las dudas que el mundo le presenta… Como Liam, un irlandés, genio con voz y guitarra, a quién le entró la duda de como de surtida debía de ser la bodega del barco y decidió resolverla pimplándose él solito entre 4 y 5 botellas de vino al día y consiguiendo así acabar con las existencias de la última noche… Tampoco sería tan extraño si las existencias no estuvieran calculadas también para el viaje de vuelta.

 

 

La última noche se animó

 

y no veas como acabó… 

Quiero también destacar que cuando hacía falta madrugar para ver algún paso entre islas de interés, siempre éramos los primeros en cubierta… Llegábamos mucho antes que los demás… Normal cuando aseguras el tiro quedándote despierto toda la noche jeje…

 

 

Amanecer en el barco

 

 

 

Por la mañana el paisage nos impresionaba,

 

 

 

nos generaba euphoria,

 

la gente lo celebraba…
Navimag, un barco feliz!