7(2) horas…

Hay una canción de Bebe en la que se apresta a tomar un autobús que le acerca a su amado, este se demora 7 horas y le da tiempo a arreglar-se el maquillaje, comprobar la pilosidad de sus piernas y muchas otras cosas. A mi los días 25, 26 y 27 me hubiese dado tiempo a mucho más casi hasta una operación de cambio de sexo… me tiré no 7 sino 72 horas en un bus, bueno para ser exactos en un barquito y 4 buses.

El 25 por la mañana y sin ningún tipo de resaca por los inexistentes excesos de la noche buena… nos levantamos temprano, el día era lluvioso pero milagrosamente cuándo nos tocaba bajar hasta la orilla del lago (un paseo de media hora) escampó e incluso fue asomando el sol.
Así que después de despedirme con tristeza de Charles, Cez, Eva y Jordi (dos catalanes con quién compartimos la despedida de Kim y Navidad) me embarqué en un pequeño bote que en hora y media cubre con calma las pocas millas náuticas que separan la Isla del Sol del pueblecito de Copacabana eran eran las 10 de la mañana del día 25.
Por desgracia aunque tenga ese nombre tan de Rio de Janeiro este pueblo está a 3 horas de bus de La Paz así que cargado con mi mochila que se rompía por todas partes y mis dos bolsas de plástico me compré un par de empanadas y subí la cuesta hasta la plaza en la que varios autobuseros gritan a los 4 vientos su destinación, me subí a un bus hacia La Paz y 4 horas más tarde estaba en la estación de buses de la capital Boliviana.

4 Horas de espera que emplee conversando con un Colombiano y con el mundo en Internet y subí al bus que me llevaría a Santa Cruz, un pueblo en el centro de Bolivia, un trayecto de unas 16 horas en que por fin después de 3 semanas descendí de los 4000 hasta los escasos 500 metros, reencontrándome de golpe y porrazo en medio de la noche con la humedad del trópico.
Me deshice de todas las capas que pude y me volví a dormir pero en medio de la noche en medio de la selva el bus paró y no avanzaba más… Paciente intenté dormir pero pasaron las horas y el bus no se movía, cuándo salí a estirar las piernas el panorama era de batalla campal, una cola de buses y camiones sin fin y al inicio de todo una barricada con ruedas quemando, al parecer en la localidad que acabábamos de atravesar, la noche anterior (la de navidad) atropellaron un chico y la policía ni siquiera se presentó, el pueblo decidió actuar y durante 10 horas cortaron la carretera e incluso querían quemar uno de los buses de la compañía que había perpetrado el atropello. Ahora sí, la policía estaba allí, y al final se disolvió el asunto, así que intenté dormir de nuevo hasta casi mi llegada a Santa Cruz el 26 al mediodía.

Desde Santa Cruz tenía previsto agarrar el tren de la muerte que te lleva en unas 20 horas hasta Puerto Quijarro en la frontera entre Bolivia y Brasil pero estaba todo vendido, por un momento vislumbré la posibilidad de una ducha y una noche de reposo pero ya estaba lanzado y me anunciaron que un bus cubría la misma distancia… en 18 horas.
El bus era de los viejetes, de esos que crees que se van a descalabrar en cualquier momento y cuándo la carretera es TODA de tierra, y debes mantener las ventanas abiertas debido al sofocante calor acabas cubierto (literalmente) de polvo.
A las 7 de la mañana llegamos a la frontera, y después de un taxi, los trámites burocráticos de hacer un poco de autostop para cubrir los diez km de Tierra de nadie (muy rara esa frontera) llegué a la estación de bus de Curumbá. Compré el boleto a Sao Paulo y me tomé una cerveza la primera Brahma!

A las 12h me subía al bus con un aire condicionado muy deficiente que me tuvo sofocado hasta las 7 de la tarde en que el astro aflojó, mi compañera de asiento una joven Boliviana embarazada de 8 meses (yo pensé que tenía que hacer de comadrona!)… 23 horas de bus por delante y la única Boliviana que conocí que te da conversación justo cuándo lo que quería era dormir…
En fin… una noche más y a las 12 (hora local) del mediodía entrábamos en la estación de Barra Funda, sucio y cansado recogí mi equipaje y mientras andaba hacia la salida vi venir hacia mi mi hermano y mis padres a los que por fin después de más de nueve meses me abracé… Era el 28 de Diciembre… habían pasado 72 horas desde que salí de la Isla del sol!

Ahora esto ya no es más que un recuerdo y me apresto a celebrar un fin de año fuera de lo común para un Europeo, en una playa Brasileña después de haberme bañado en el mar todo el día y… os dejo que me traen una Caipirinha!

Besos y feliz año nueve!

 

 

 Al llegar con mi madre y mi hermano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *