Dónde fueres haz lo que vieres

Hay muchas maneras de hacer turismo, todas igual de respetables mientras estén dentro de la legalidad. Si un inglés disfruta paseando por Las Ramblas con un gorro mexicano no seré yo quien se lo impida (más que nada porque probablemente llevará 5 ó 6 cervezas) o si alguien se autorealiza yendo al McDonald’s de cada ciudad visitada, más comodo para él, no tiene que elegir restaurante. Pero yo personalmente cuando viajo intento integrarme más en los hábitos locales, supongo que por ello sigo esperando con ansia la invitación de Hugh a su mansión. Mientras tanto, en mis viajes voy practicando esta «simbiosis» con todo aquello que me rodea.

Por suerte el sabor era mejor que la pinta.

Así que en estas semanas hemos interiorizado la gastronomía estona más autentica, a base de pescado semi crudo comprado en puestos de carretera, bañando todo con cerveza y ocasionalmente con chupitos que tumbarían a más de uno. En el tema cultural nos hemos centrado en la música, visitando varios festivales y con actuación destacada en Viljandi y Ventsplis, siendo en el primero las presas más cotizadas del tipico baile tradicional Chicos Vs Chicas y convirtiéndonos en el segundo en los groupies más exóticos de la artista local de nombre irrecordable.

Este chupito al revés, el color es precioso pero beberlo ya es otro tema.

A la hora de salir de noche la verdad es que hemos estado en todos lados,  pero cumplido ya dos básicos de todo viajero. En Estonia, estar presentes en una fiesta en una casa, que no fue la más salvaje a la que he asistido pero sí que tuvo sus momentos célebres al recordarnos alguna escena a la mítica Fiesta de Telecos. Y en Riga, acabar de casualidad en el Coyote Fly, posiblemente la discoteca con mayor porcentaje de diosas humanas visto por el que escribe, las cuales desgraciadamente, no estaban tan pendientes como se esperaba de tres españolitos en territorio enemigo.

Intentando llamar la atención de las bailaoras estonas.

Por supuesto no pretendo juzgar a nadie, un viejo amigo asi me lo aconsejó una vez, pero dado que McDonald’s hay en todos lados y el sombrero mexicano ya lo tengo (sin haber estado en Mexico, todos tenemos un pasado) ahora prefiero saciar mi curiosidad con cosas menos globalizadas allá por donde voy. Que para escapadas a Benidorm con el Imserso ya habrá tiempo más adelante…

Si dejáis de mirar a la cantante quizás nos véis a nosotros.

 

10 opiniones en “Dónde fueres haz lo que vieres”

  1. Al decir de Wikipedia y las leyendas estonias, parece que en las noches de luna llena de agosto una muchacha se aparece en el interior de la capilla de la Catedral de San Nicolás (Castillo de Haapsalu), la Dama Blanca, quien arremete en la ventana del baptisterio para llorar la pérdida de su amado durante siglos y probar la inmortalidad de su amor… Apostaría mi virginidad perdida de que se trata de la mujer del escenario.

  2. para empezar : pescadito poco apetecible pero toda una anecodta por lo visto, chupitos q al parecer tiene colorido español, y la q mas gracia me hace es la foto donde estan Ulises y Alex centrados en una coreografia puede ser?…mientras el DJ menuda siesta se esta echando…al parecer la cantante estaba un poco guapa…solo hay que fijarse en la cara del chico que esta a lado de ustedes!!!…jajaja…un beso pa los dos y q sigan pasandola super starck y hutch 🙂

  3. Spike, creo que puedo conseguir su teléfono si te interesa.

    Moli esto de apostar cosas que no se tienen… no se yo si es muy ético… España se ha ido a pique por jugar con dinero que no teníamos… 😉

    Cristina no sabemos si la cantante era guapa, nosotros solo estábamos pendientes de salir por la tele!

    Un saludo Librado, hoy hemos hablado de ti en una caminata eterna bajo el sol, recordando tu hijo como llevabas las ovejas a Extremadura… batallitas del niño que siempre intenta impresionar al chico de ciudad 🙂 Un abrazo!

  4. cuidado con el pescado semicrudo.Hay mucho anisaqui por ahi suelto.Aunque mejor eso que el McDonal´s.

  5. Me alegra que me hayáis recordado por las batallitas,como dices.Yo nos las narré como tales. Eran jornadas duras. Te cuento una: 8 días de camino haciendo la transhumancia inversa, es decir, en junio, cuando el sol en Extremadura empieza ya a ser implacable subimos las ovejas de Extremadura a Malpartida. De los 8 días de ruta, 3 fueron a través de las montañas del Sistema Central, sin ver a un alma y durmiendo allí donde se hacía de noche, bajo las estrellas. Creo que era bastante Épico. Tal vez de ahí le venga la vena Épica a Alejandro.
    Besos y abrazos.

  6. Pues bastante épico sí, de hecho creo que nuestros viajecitos son estilo Viajes Marsans comparado con los tuyos… Un saludo!

  7. Yo es que no soy de medias tintas. O sushi o pescaito al horno, grillado, etc. Medio crudo… ya no mola :S (¿¿¿estaba rico???)

    Oye, ya puestos podéis publicarnos alguna receta autóctona que pongáis en práctica, ¡alguna habréis aprendido! jaja 🙂

  8. Estaba bastante bueno sí… bastante sabor a «humo» pero bueno.

    Recetas autóctonas hemos hecho cero porque la comida en el super preparada y caliente es muy barata… no hace falta cocinar… 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *