Valdivia

Antes de un pequeño salto a Argentina para ir a bariloche, pasamos unos días muy agradables en Valdivia. Una ciudad universitaria del centro de Chile y que antes de la construcción del canal de Panamá fue el puerto más importante del pacífico en latinoamérica (bueno, no exactamente Valdivia pero si el pueblo de al lado llamado Corral).

 

Alrededores de Valdivia

Veníamos de Pucón donde habíamos respirado mucha naturaleza y necesitábamos un poquito de vida urbana y de noche urbana ;). Así que Valdivia nos ha ofrecido lo que íbamos buscando, un poco de fiesta, buena comida y un lugar agradable en el que pasear.

Fortificación en Corral

Sin duda lo más espectacular de Valdivia es la feria fluvial, el mercado de pescado vamos. Es un mercado en el que todo el género está fresquíssimo, vamos que todo está vivo, lo que no te esperas es la cantidad de fauna que se pasea por el mercado y su proximidad…

Pelea de pelícanos por unos restos

 

 Ya nos habían avisado de que había una colonia de leones marinos que vivía al lado del mercado y que se alimentaba de los restos de éste. 

¡Que arte!

 

La sorpresa llega cuando vees que uno de los leones se pasea tan pancho entre las paraditas, de repente se cuela detrás de una y se le zampa una caja entera de merluzas ( 5 0 6 merluzas de 2 -3 kilos).

 

Menudo atracón!

Se ve que se lo permiten porque el pobre es ciego… Como mínimo lo que es verdad es que se puso ciego del atracón que se dió…

La cola de espera

 

Además pelícanos, gaviotas y otras aves están muy al tanto de las sobras que rescatan entre los leones…

Avistando la próxima etapa

Otro día también fuimos a visitar unos antiguos fuertes españoles en los alrededores de Corral y disfrutamos de unas vistas bastante privilegiadas.

Paseo por una zona de pueblos pesqueros
Los lunes al sol, duríssimos 😉

Al anterior fuimos a hacer una cata de cervezas en una fábrica de una empresa alemana (Kunstmann) que lleva años instalada.

Primero una cata…
y luego un vasito 😉 de la que más nos gustó

 Mención especial a la Torobayo sin filtrar y la curiosa cerveza de miel.

No lo pudimos evitar…

Como véis la vuelta al mundo sigue siendo muy sufrida… ;). Hasta pronto!