Córdoba y Mendoza

Hemos pasado unos días por en un par de ciudades importantes en Argentina como son Córdoba y Mendoza.

 

Córdoba, la 2ª ciudad del país en habitantes y lo que es más importante, ciudad universitaria del país ;), rebosa de vida… ¡y de marcha! Aunque por la noche nos sentimos un poco abueletes…

Parece que el pique sigue coleando en Córdoba

Si hablamos de lo que hicimos como guiris destacaríamos la Manzana Jesuística en el centro de la ciudad y el Pueblo de Alta Gracia.

 

El monje nos vigilaba
La estancia Jesuística

Alta Gracia, a parte de ser también Patrimonio de la Unesco por su Estancia de Jesuitas es más conocido por ser la cuna del Che. Así que le dedicamos una visitilla a su casa-museo. Además en córdoba nos márcamos el enéssimo asado, esta vez preparado por Fede, el que nos hizo de anfitrión en el Hostel Morada.

Nuestra siguiente etapa fue Mendoza, en donde nos espereba Virginia, una mendocina que conocímos en Chile. A ella se le unió su amiga Gi y dispusimos de dos magníficas guías. Últimamente nos hemos puesto exigentes e ya no nos conformamos con una jejeje. ¡Como nos cuidaron!

Tomando mate en el parque con Virginia

El primer día nos llevaron a una bodega ya que Mendoza es conocida por sus vinos. Al siguiente fuimos a la antigua estación de tren que sirve de punto de reunión para ciertas plataformas juveniles o para ciertos actos reinvidicativos.

Se ve que se montan unas fiestas electrónicas…

De hecho están intentando convertirlo en centro cultural pero por ahora quedan los restos de lo que debió ser una muy bonita estación y que a pesar de su abandono conserva su encanto. Para los que no lo sabían como yo, ejem, Argentina disponía de una red de ferrocarril bastante correcta y en las crisis Ménem lo vendió todo. Así la mayoría de estaciones están vacías, es normal ver algunos vagones oxidados a lo largo del país. Da lástima ver como queda desaprovechada todas las vías que hay por el país.

Gi dentro de un vagón olvidado

Finalmente al día siguiente hicimos una pequeña escursión en coche hasta el pie del Aconcagua, la montaña más alta de América con 6959 metros. Nada un montículito que no alcanzamos ni a ver por 4 nubecitas ;)…

Al fondo estaría el Aconcagua…
Pero el picnic en ese entorno valía la pena

De camino pudimos contemplar unas vistas privilegiadas, con paredones altísimos y el bastante famoso Puente del Inca.

Imaginaros el río que debía contener…

El color amarillo del puente natural se debe a las aguas termales que pasan por encima y que en su tiempo se aprovecharon para construir un balneario.

El puente amarillo

Ah! Ya que empezamos a seguir la senda del Che en Alta Gracia, en Mendoza vimos la última que han hecho sobre él, con Benicio del Toro y la verdad que nos gustó. Luego en Bolivia iremos a Santa Cruz allí donde murió y Guillem acabará su viaje en su meca: Cuba! Tras los pasos del Che…

PD: Me olvidaba que nos llevaron a una Murga: Es como una coral de chicos (aunque ahora nacen algunas femeninas), muy típico de Uruguay en el que se cantan temas de actualidad con mucho humor. Nos lo pasamos genial.

 

Y los disfraces muy currados