¡Que recibimiento!

La vida te depara muchas sorpresas y en una vuelta mundo se dan las circunstancias para que esto ocurra a menudo. La última sorpresa tiene dos nombres: Jean-Pierre y Dami.

A Jean-Pierre le conocimos en un tour en NZ, el encuentro duró unas horas y compartimos buenas vistas y unas risas. Luego por Facebook Kim y Guillem mantuvieron el contacto y para nuestra sorpresa, Jean-Pierre nos invitó a su casa los días que estuviéramos en Santiago.

Gracias a Jean-Pierre y Dami, su polola (novia en chileno), hemos pasado unos días de ensueño y en mi opinión hemos estado viviendo «puro» Chile. Alojados en una propiedad situada a 40 km de Santiago hemos vivido a cuerpo de rey. Para empezar nos han dejado un domo situado a unos metros de la casa principal para que nos instalemos… Un lujo, la verdad, juzgad por las fotos.

 

 

 

 
Por dentro
 
 
 
Desde fuera…
 
 
 
y la chimenea de la terracita contra el frío nocturno

Pasemos a la comida… ¡Espectacular! Nos vamos de Santiago habiendo probado el excelente Curanto (cocido de mariscos y carnes envueltos en hojas de col preparado al vino blanco) casero de Jean-Pierre

 

 

 

 
Seguimos babeando al recordarlo

 

y como no un Asado… Sin palabras.

 

 

 

 
Aquí les tenéis junto a Guillem
 
 
 
un primer plano del protagonista

Pasemos a otras: el vino. Todos los vinos que nos han sacado han hecho que tengamos en gran consideración el vino chileno. No soy un entendido pero estoy disfrutando mucho. Y que decir de los vinos que probamos en la visita a las bodegas más famosas de Chile: Concha y Toro.

 

 

 

 
Los toneles del Casillero del Diablo

 

¡Que bueno estaba el Don Melchor! Eso si, cuando el enólogo nos sacó la lista de aromas casi nos coge un empache: ciruelas, moras, frambuesas, nueces, mocca, vainilla,… y ¡cafe de Colombia! ( os aseguro que puntualizó… Si no puedo ni distinguir el cafe a solas…)

 

 

 

 
Buscando café…

Finalmente por si no hubiesen hecho suficiente, el domingo nos llevaron al Cajón del Maipo, un valle pre-andino con unas vistas preciosas y acabamos comiendo en un muy muy buen italiano situado en plena natura. Y por la noche tortas de manzana…

 

 

 

 
Cajón del Maipo, también se veía desde casa de Jean-Pierre

 

Avisamos a fans y madres preocupadas que estamos recuperando kilos a marchas forzadas. La verdad que aquí en Santiago nos hemos dedicado a DIS-FRU-TAR.

 

 

 

 
Foto de equipo a la salida del italiano

PD: Como habréis visto en alguna foto aparece una rubia que se ha apuntado al viaje. No la conocíamos de nada, no es broma, sencillamente nos escribió via web y nos dijo que coincidía su fecha de llegada con la nuestra y nos pidió si se podía apuntar. Se llama Cecilia y a ver durante cuanto tiempo nos aguanta… o a ver si nos merece ;). Tranquilo señor Conde que de momento vive a cuerpo de reina ;). Pero esto lo dejo para Kim que le tiene dedicado un post a Cecilia ;).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *