El coche que tenía dos gatos

BSO: El gato López, de Ska-P.

Como ya avancé en el anterior post, estoy en Venezuela, en una visita un poco relámpago de unos pocos días. Aprovechando la locura económica de este país, donde existe un cambio de divisas paralelo y por tanto los billetes de avión reducen considerablemente su precio; mañana me espera un vuelo que me llevará otra vez hasta la mitad del continente, en concreto a Cuzco, en el Perú. Así que mi visita a Venezuela se ha reducido a unos pocos días en su capital, Caracas, donde me esperaba un viejo amigo de la Épica, Cacho.

Televisión con propaganda política en la típica calle venezolana.
Una televisión emite propaganda política en plena calle.

Como ya había estado aquí un par de años atrás, han sido unos días de poco turismo, mucha vida social y mucha rumba, cosa que mi organismo siempre agradece.

Pero hoy vamos a hablar de otro fenómeno paranormal de esos que rodean este viaje y que sucedió cuando no habían transcurrido ni siquiera seis horas desde mi llegada a estas tierras. Seguramente sucedió debido al reencuentro con Cacho, ya que al juntarnos, la naturaleza no está preparada para tan altas concentraciones de Épica.

Como pago a mis desafortunadas palabras, me invitaron a cenar a una arepera, donde el menú obligatorio es obviamente una arepa. Al descargo del orgullo patrio venezolano tengo que decir que estaba realmente buena, aunque fuera a causa de su abundante y sabroso relleno, ya que de la arepa en sí no tengo muchas comas que mover de mi alegato anterior, aunque sé que estas palabras me van a volver a costar otra buena cantidad de críticas.

Así que, allí fuimos con la familia Cacho. Al llegar, alguien nos advirtió que una cadena colgaba del capó del coche. Parecía una cadena de pasear al perro y no tardamos en bromear sobre las diferentes posibilidades que podrían haber colocado esa cadena colgando del motor del coche.

Tras una investigación más a fondo, abrimos la puerta y ¡sorpresa! ¡había un gato vivo en el interior del motor!. Milagrosamente, había sobrevivido a las altas temperaturas dentro del motor, a los muchos baches de las calles caraqueñas e incluso a los más de 140 km/h que habíamos alcanzado.

El escondite del gato.

El gato daba indudablemente mucha lástima. Como es natural, estaba terriblemente asustado y si os digo la verdad, yo no daba un duro por que fuera a continuar viviendo al día siguiente. Así que no hubo elección: hubo que llevarse al gato para casa para intentar luchar por su supervivencia.

Iván Daniel recibiendo su nuevo gato.

Pero en el viaje de vuelta, con un hábil movimiento se metió debajo del asiento y costó dios y ayuda sacarlo de allí, puesto que se aferraba fuerte con las uñas: parecía que le había cogido cariño al coche.

¡Sal de ahí, maldito!

El siguiente paso fue darle un nombre. No hubo mucho debate y rápidamente consensuamos que se llamaría Duncan, en honor a la marca de la batería del coche que casi le mata, pero que a la vez, le hizo volver a nacer.

Y poco a poco, a base de cuidados, el gato ya se ha hecho el amo de la casa y vive feliz y contento. Y aunque nadie tiene muy claro su futuro, yo apuesto que se quedará un tiempo largo con la familia Cacho.

De mi visita a Caracas os podría contar muchas cosas: la impresionante tortilla de patatas que hicimos, el buen concierto al que pude asistir, la artificiosa excursión a la playa, nuestro habitual homenaje a la música mal cantada que solemos hacer cuando tenemos cualquier micro delante (aunque esté apagado), la visita a la Catedral, la degustación de jamón, el partido de béisbol, la timba de póker…

Merecido homenaje gastronómico por todo lo alto.
El dúo dinámico. Típicamente cantando algo de Medina Azahara o similar.

Sin embargo, esta vez, me quedo con ese coche que tenía dos gatos: el hidráulico y Duncan, el gato de la Épica.

Duncan, el gato de la Épica.

24 opiniones en “El coche que tenía dos gatos”

  1. Casas estoy de acuerdo contigo….que hace Alex con una camisa??? y ese collacito en plan gay???? jajajajaja

  2. Gracias por los comentarios.

    Laura, bienvenida al blog, espero que sigas comentando con asiduidad.

    Casas, efectivamente compañero. Aunque sería más acertado decir “Camisa” puesto que de momento solo me he puesto una. Las exigencias de la elegante noche caraqueña, me obligaron a ponerme una camisa de Cacho.

    Y tengo que decir que me sentía bien extraño, pero que estaba bien guapo, ¿o no? Pero bueno, de momento, no se repetirá.

    Piruleta, el collarcito es un paseo por la delgada linea que separa lo gayer de lo amo, y hace ya algun tiempo que lo llevo. Encuentro que hace buena combinación con el pelo en pecho, jaja.

    Pach, la explicación no se si tiene mucha épica, pero vamos, no es mala que me la puse para cantar flamenco en un bar en Caracas.

    Alicia, gracias!

    Guille, Librado, respecto de la tortilla. Primero decir que la tortilla la hicimos mano a mano el sr Cacho y yo. Aunque reconozco que el momento crucial del darle la vuelta se encargó Cacho. Tengo que decir que ambos fuimos los primeros sorprendidos en como nos quedó, casi un milagro, tu.

    Yo diria que en este caso el secreto era una buena sartén, y echarle mucho para que quede bien gruesa, y se haga por fuera y por dentro bien babosona. En fin, seguro que hay comentaristas de este blog que pueden dar mas y mejores consejos.

    Por último hago un anuncio: he cambiado radicalmente de posición en el mapa. Tras vuelo a Lima, escala con fiesta de toda una noche, os escribo desde Cuzco, a escasos kilómetros del Machu Pichu.

    Un abrazo, compañeros.

  3. No les hagas ni caso… para una vez que no llevas el famoso jersey a rayas, te lo echan en falta!!!
    Estas muy guapo con camisa!

  4. Yo también opino como mamá: te queda muy bien la camisa, el blanco te favorece y no puedo decir en este caso que das muy bien a la cámara, pero sí que quedas muy bien en la foto. Y de criterio fotográfico, modestamente, creo que tengo una “mieja” Además no está reñido ser un camisetista nato con ponerse alguna que otra vez una camisa. Hasta se agradece, ¡mira tú!

  5. Pues sabiendo que la tortilla la habeis hecho vosotros, tengo que felicitaros.
    Y creo que de cocina también entiendo una “mieja”. Y sinó que se lo pregunten a Uli

  6. A mi tambien me ha sorprendido lo guapo que estas con la camisa.Debes repetirlo.
    Ya que habeis tenido éxito con la tortilla podeis intentarlo con otros platos y cogerle gusto a la cocina.tendreis la recompensa de disfrutar de lo rico que está.

  7. Una vez más, me sumo a los comentarios del sector “senior”, Alex, realmente atractivo con camisa, debes repetir experiencia, las féminas del otro lado del mundo seguro que sabran valorarlo, fijo.
    Respecto a la tortilla de patatas, mi plato favorito, algo entiendo aunque no soy ni mucho menos experta cocinera, tiene una muy buena pinta y seguro que os supo a gloria pura.

  8. Bueno muchas gracias por los comentarios y por los piropos.

    Con respecto a la camisa, si os digo la verdad, pese a que me veo guapo con ella, no me siento nada cómodo, es como si fuera disfrazado. Y respecto a lo que pedís, en el viaje será complicado, puesto que no llevo ninguna en la mochila.

    Y respecto a la tortilla, tengo unas ganas de volver a España para comer tortilla: la de mi abuela, la de mi padre, la de mi tía Jandri y las de los bares de la provincia de Ávila que tenemos el gusto de acabarnos con Javito…

    En fin, de tortillas y camisas, desde Cusco, Perú, un abrazo a todos.

  9. Yo también me he sorprendido al verte en la foto con camisa! Ya veo que ha creado polémica. Esto parece… camisa si o camisa no? jejeje

    A mi me pica la curiosidad saber quien puso ahi el gato y tubo la decencia de dejar la correa fuera para posible supervivencia?

    Tengo una amica en Perú, Maria, aún te la encontrarás por ahi!

    Un abrasuu!!

  10. buenérrima la foto del dúo flamenquillo! muy graciosa la verdad, ademas de que con la camisa medio desabrochada y las barbas y el pelo…un aire un poco agitanado (con cariño)
    La tortilla con cebolla supongo??? aun me acuerdo cuando la discusion era si la verdadera tortilla española es con cebolla o no…que se lo pregunten a tu abuela!

  11. Alicia, Raquel, Gemma, muchas gracias por los comentarios!

    Alicia, yo también, prometo seguir teniendoos informados al respecto de Duncan.

    Kel, y tu que dices camisa ¿si o no? Sinceramente creo que nadie metió al gato allí sino que se metió solo, vete tu a saber como. Para que alguien lo metiera debía haber abierto el capó, cosa imposible pq no estaba forzado, así que Duncan, eligió ese coche y el calorcillo de su motor como guarida. Acertó.

    Gemma, lo de la camisa abierta, obviamente era para darle ese toque desenfadao de elegante pero informal que me caracteriza, jajaja. La verdad es que me ha sorprendido que hasta ahora todo el mundo hablara de la camisa y no de las pintacas de gitano.

    Y la tortilla española, obviamente que es con cebolla, según la receta tradicional y según la receta de mi santa abuela. Así que este término no admite más discusión.

    Un beso a todos, familia!

  12. Dioss!! con tanto comentario sobre la camisa he tenido que volver a atrás para ver la foto. La camisa te queda bien, pero no te pega (será la costumbre de verte en camiseta).
    El collar creo que te queda menos bien, la verdad. Será porque no soy muy fan de los collares…
    Pero lo que más me gusta de la foto es Cacho, que la primera vez que la he mirado ni le he reconocido y eso que le vi hace dos días con la webcam! Cacho!! quítate esa barba!!
    Alex, sigo creyendo que estás super delgado, deberías volver por navidades para recuperar algo de peso! Y así de paso te veo en persona, que ya tengo ganas.
    Un beso!

  13. Zai, gracias por el coment. Estoy de acuerdo en la camisa, no me pega nada. No estoy de acuerdo en el collar, ya se que es un poco gayer, pero lo gayer está de moda! Eres una clásica, jaja.

    De peso ando bien, no preocuparse. Fìsicamente estoy enormisimo. Como nunca, creo.

    Un beso

  14. bueno mucho despues comento: las tres ultimas fotos son las que mas impactan, la tortilla que se ve buenisima, el chico de camisa blanca que se ve buenisimo, y el gatito con esa mirada se ve buenito. jijijijiji

    un abrazo

  15. Ay… te quiero duncan jejeje. 😉 la gata es duena y senora 😉 deberia mandarte una fotito. Esta super consentida 😉

  16. Ya estaba yo acertado en mis predicciones, casi dos años después Duncan sigue en la casa, jejeje.

    Gracias por la información, a ver si nos mandas una foto y la publicamos!

    Un abrazo a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *