Ascensión al Villarrica

En Pucón, cuándo las nubes lo permiten se puede ver como el volcán Villarrica, activo aún y siempre más o menos humeante, adorna un fondo de postal. Si el tiempo es clemente entonces se puede intentar la ascensión y como el día era claro nos equipamos y dispusimos a ello.

El Volcán justo antes de empezar un día espléndido!

La visión al pié del volcán era espectacular y sobre las 9 de la mañana nos pusimos a andar en fila india.
Nos esperaban unas 5 horas de ascensión en la nieve, en el grupo 2 Israelitas, él sobreexcitado, no quería parar ni un segundo, apurando al guía en todo momento ella callando y siguiendo como podía, detrás el Willyfog team al completo, sereno, avanzando sin prisa pero sin pausa disfrutando del paisaje y conversando, detrás una alemana y una argentina diciéndose que no lo lograrán pero avanzando, cerrando el grupo una pareja de Ingleses agarraditos de la mano suben a su ritmo. Con nosotros 3 guías experimentados.

 

Perfectamente equipados!

 

En el primer repecho se nos explica como usar el piolet y a la hora la pareja Ingelsa abandona, la cumbre sigue despejada y las vistas empiezan a ser de postal!

 

 

Paramos para beber y comer algo, el Israelita apremia al guía, un poco más arriba nos colocamos los crampones, para mi es la primera vez que los llevo y después de resbalar en los minutos anteriores sobre el hielo la sensación de agarre es excelente.
La ascensión prosigue en zig zag por pardes bastante empinadas y las primeras nubes blancas aparecen por encima del cráter a unas 2 horas de llegar a la cima. Pedro, nuestro guía escruta el cielo con ojos expertos del que ha subido más de 900 veces al cráter.

 

Las nubes ya tapan el cráter pero nosotros hacia el infinito y más allá!

 

«Estoy cansada» comenta la chica Argentina y Pedro contesta: «Yo también estoy cansado, no te creas que aquí debajo de la camiseta llevo la S (de Supermán)», eso nos da ánimo a todos y llegamos cerca de unas cornisas heladas cuándo el viento empieza a soplar y las nubes han descendido y a ratos ocultan nuestro objetivo. La chica Argentina se resiente de una antigua lesión en la rodilla y decide ir bajando la chica Alemana nos sigue con dificultad pero entre todos la animamos (excepto el Israelita que si por él fuera estaría corriendo hacia la cima dejando atrás hasta a su mujer!).

En un falso llano a 10 minutos de la cima ya no vemos a más de 5 metros de distancia, la chica Alemana y la Israelita quieren abandonar pero les decimos que ni hablar, la pareja incluso se discute cuándo ella se sienta y declara que no puede más a solo 50 metros de la cima, pero al fin llegamos todos, el viento sopla muy fuerte y no nos separamos para no caer en el cráter del volcán de vez en cuando un fuerte olor a azufre agrede nuestro sentido del olfato son los efluvios de este volcán que te avisa que ahí está.

 

Hem fet el cim!

 

 

En la cima nos quedamos… Helados!

 

Abrazos felicitaciones y fotos y empieza el descenso. La verdad es que se vuelve muy divertido ya que con un protector para el «potote» (o culo) y frenando con el piolet bajamos como en un tobogán durante una buena parte, hay que controlar y vigilar con las placas de hielo pero al final parecemos profesionales! Hay videos!

 

 

Ya abajo!