¡LA FIESTA!

En el capitulo anterior, nuestros jóvenes, intrépidos y sexys aventureros (esto es lo que nos dicen todas) llegaban a un pueblo no muy acostumbrado a recibir visitas… A pesar de ello fueron tranquilamente a lavarse al río…

Mientras salíamos del río aparecieron unos borrachos haciendo ruido con cacerolas y algún tambor. Al principio sencillamente nos hacían reír de lo tajas que iban pero poco a poco fuimos descubriendo más… Al cabo de poco nos dimos cuenta que muchos de ellos iban disfrazados de chicas pero en plan cachondeo de fiesta de pueblo, por ejemplo, con los sostenes por encima de la camiseta… Y luego nos ensenaron sus mascotas… Unas muñecas hechas de madera que serían la versión Cambodiana de la muñeca hinchable…

 

Impagables las rastas de la entrepierna (y la cara del chico)

Les teníais que ver como se lo pasaban levantandole la falda a la muñeca, evidentemente, cada vez que lo hacían todo el pueblo se echaba a reír… Luego se la ponían a la altura del paquete y simulaban lo típico… Como no, a todos nosotros nos hicieron pasar por el trapo…

 

Brindando Lao Lao

 

Después de pasar por la zona de baile, llegó la rúa!! Sacaron unos pedazo de cohetes homemade y se dedicaron a pasearlos cual Rocío por Semana Santa.

 

Kim liderando la Rua

 

Eso sí, en una mano los cohetes y en la otra el alcohol Lao Lao ese que es gasóleo puro… Ahí! También les podías ver con un piti a 5 cm de los cohetes… Y la cosa se desmadró, el Lao Lao se iba recargando en cada casa que parábamos, los platillos y los bombos cada vez sonaban peor y más fuerte, y las escenas con las muñecas subían de tono… Cabe decir que no parecía importarles lo más mínimo el hecho que estuvieran todos los niños del pueblo por ahí…

 

Lo que os decía: En plena faena…

 

También desenfundaron unas escopetas de juguete de madera para jugar con los niños (aquí Kim se ganó el corazón de todos los niños) pero luego el Lao Lao hizo que fuera más divertido usar la escopeta para encular a la gente ;)… Y seguíamos dando vueltas al pueblo hasta que la fiesta acabó de la única manera que podía acabar: con un tormentón que dispersó a la multitud cual las mangueras de los basureros por fiestas de Gracia…

 

El amigo de los chiquillos

 

Quedamos con ellos para cuando acabara de llover, pero no se dio tal caso. Es más por la noche el viento movía la casa… Solo añadir que tanto en la cena como en el desayuno la comida esta excelente (ensaladita de tomate, cebolla frita y huevo, pescado frito recién capturado por el papa y setas variadas salteadas… ummmmmh!!!)

Durante la fiesta intentábamos saber en honor a que se celebraba pero nadie hablaba muy claro… Normal después de tanto beber… A mi, un chico me dijo que era la fiesta de despedida del luto guardado durante 100 días pero lo de las muñecas nos parecía poco coherente o si mas no adecuado. En cambio al día siguiente, y de vuelta al pueblo principal Kim e yo nos fuimos otra vez a darnos un chapuzón al lago y allí nos encontramos a un chico que había estado en la fiesta. El me explicó en cambio que era una fiesta que solo se celebraba una vez cada 3 anos y que habíamos tenido mucha mucha suerte de presenciarla!!! La razón de la fiesta no la tenía muy clara pero le parecía que era para bendecir a todas las parejas del pueblo y desear que sigan unidas hasta la próxima fiesta. Que bonitooooo!!!

 

Atardecer del pueblo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *