En bici…

Teniamos un dia en la capital Vientiane para hacer el guiri. Ojeamos la Lonely Planet y llegamos a la conclusion que lo mejor es ir al Buddha Park, un parque tematico de estatuas de Buddha que colecciono un freaky… Hasta aqui todo normal, parecia que iba a ser un dia tranquilo…

Pero aqui estaba el equipo para hacer dificil lo banal!! El dia anterior en un trayecto en Kayak que hicimos conocimos a una chica americana, Whitney, que se apunto con nosotros unos dias. El caso es que la chica era aficionada al Triatlon… Pues yo no se si fue para no defraudarla, para impresionarla o que, pero se (hablo en 3a persona pero quiero dejar claro que no me incluyo) nos ocurrio ir al lugar en question en bici… Brillante!! Sobretodo si os digo que el parque estaba a 20 km de nada…

Pero aqui no habian acabado las penas. Asi que nos ponemos en marcha, evidentemente, a las 11h de la manana, bajo un sol muy malhumorado y con bicis sin marchas, ya que sino hubiese sido demasiado facil… Para colmo al cabo de un rato descubrimos que no son 20 sino 25 los km que nos quedan para llegar… Para los de letras ( a ver si pico a alguien 😉 ), ida y vuelta suman unos no despreciables 50 km…

Por otra parte, mientras era el unico en expresar la verdad sobre la cruda realidad que estaba aconteciendo (vamos, que la habiamos cagado iendo en bici y aun mas sin marchas), aunque todos pensaran lo mismo, tuve que aguantar comentarios del estilo:  «Vamos! Que asi, despues del esfuerzo, disfrutaremos mas del parque… »  Y una m…!

Despues de una hora y media pedaleando en infinitas rectas sin un apice de sombra, con la cabeza hirviendo, la camiseta al limite de la intoxicacion por sobredosis de polvo y sudor y los ojos en quemazon por la sal transpirada, se suponia que debia de afrontar con ilusion el caminar durante una hora mas entre estatuas?? Yo doy un paso al frente y digo no!

No me averguenza decir que lo unico que hacia mover mis piernas no era el poder contemplar 4 figuritas de cemento…sino la esperanzadora posibilidad de que en un Buddha Parc, si los Lao habian tenido un poco de vista, habria un Buddha BAR!!! Llamadme simple pero una cervecita espumosa y bien fresquita le estaba quitando todo el protagonismo al dios Buddha.

 

 

Vista aerea del parque

Finalmente, cuando parecia que el dia ya se habia complicado suficientemente, sufri un pinchazo que nos permitio alargar en media hora tan agradable trayecto… Despues, por fin llegamos, las estatuas seguian alli y lo mas importante, habia bar! No hace falta que os diga que para la vuelta intente sobornar a unos cuantos taxistas o conductores de Tuk-Tuk para que nos llevaran de vuelta junto a las bicis pero no hubo manera…

 

 

 El manitas en accion

 

Un poquito de pena os he dado, no? 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *