Donde esquiar es otro rollo

Esto es Temple Basin. La estacion de esqui mas rara rara rara en la que los tres coincidimos que hemos estado. Cuanto mas avanzaba el dia mas surrealista se volvia todo. El caso es que al final nos llevamos un gran recuerdo de este lugar y lo recomendamos.

 

Con la caravana que hemos alquilado nos venian unos descuentos para esta estacion, asi que, iendo justitos de presupuesto como vamos, era cuestion de aprovechar. En el panfleto dela estacion leemos que hace falta caminar 50 minutos desde elparking hasta la estacion… Se deben haber equivocado pensamos… Otro pensamiento fue, como aqui alargan los tiempos de las caminatas de forma flagrante (las excursiones de 2h las hacemos en 1h15 como mucho), esto en 20 minutejos lo tenemos hecho… Ni mucho menos! Cumplimos el tiempo a rajatabla y lo que no te dicen es que la subida es muy pero que muy vertical, con unos pedruscos enooormes… Teniais que oir a Kim renegando («se me estan sobrecargando las piernas, no me gusta esquiar con las piernas cansadas, si lo llego a saber no subo…»), hay que decir que Kim es freaky del esqui, para el que no lo sepa.

 

 

 
Al lado de la carretera del fondo, el Parking. Y nos quedaban 15 min!
 
 
 
Celebrando la llegada a la cima

 

Bueno, despues de subir la montana, pues al final la estacion empezaba en una valle que se presentaba una vez subias el cuello, la nieve aparece ante nosotros y nos mojamos hasta las rodillas para poder alcanzar lo que parece la recepcion… El humor de Kim se ponia de un color muy feo ;)…

 

 

 
Groahhrrrr!! 😉

 

Ademas no habia ni un solo remontador en movimiento… No veiamos a nadie… La sombra del desastre planeba sobre nosotros, la estacion parecia totalmente cerrada. Pero poco a poco nos empezamos a encontrar pisteros:

-«Como estais? Hace buen dia no?», nos dicen

-«buen dia si pero la subida durilla, no?

– Pues yo la hago cada dia…

Ademas, cuando vamos a comprar los forfaits y a alquilar, el tio que lleva la estacion nos dice que si estamos seguros de esquiar, que la nieve ahora esta muy dura y en cuanto le toque el sol sera pastosa primavera, esto es marketing… Y eso que eramos los primeros clientes…

Pero hacia buen tiempo, estabamos motivados para esquiar y despues de la subidita solo faltaba rajarse una vez ya arriba no? Total que vestidos de calle nos calzamos las botas y a las pistas! Pero no iba a ser tan facil… El sistema de arrastre era si mas no rustico, muy rustico… Te dan una especie de cascanueces atado con un cinturon a tus rinones.

 

 

 
El Cascanueces.

 

Con una mano debes agarrarte a la cuerda que va pasando y mientras te vas arrastrando cagido de una mano debes colocar la cuerda entre el cascanueces para luego agarrate desde el cascanueces a la cuerda. Cada vez que pasabas por una polea con el cascanueces estabas convencido que ibas a perder dos dedos… Que estres!!

 

 

 
Habia que agarrar el invento con todas tus fuerzas…

 

Si creias que con la subidita ya habias caminado suficiente… Ilusos… Para ir a la zona donde estaba mejor la nieve habia que coger un tele-arrastre-corta-dedos, sacarte los esquies y caminar unos 10 minutos… Esquiar no se, pero ejercicio hicimos un rato… Para esquiar en Temple Basin, te lo tienes que ganar ;), seria su lema…

 

 

 
Guillem ganandose la bajada 😉
 
 
 
Al final, disfrutando de las impresionantes vistas.

 

Y ahora viene el que es para mi el mejor momento del esqui: cuando paras ;), te sacas las botas y te tomas tu merecido cafe en la terracita con el solete en la cara. Te tomas un cafe porque comer te sale normalmente por un ojo de la cara. Pues alli, llegamos, vemos un festin de cerdo asado, verduras asadas, pizzas,… y el hombre que lleva la estacion va y nos propone comer, le preguntamos por cuanto y el tio responde que como ya no queda nada (???) que por 5 $ nos sirvamos lo que queramos!! Nos pusimos las botas! De postre un Crumble bastante correcto que encima todo lo que sobro del buffet, que era un trozo importante, nos lo envolvio para que nos lo llevaramos. La verdad, un ambiente muy campechano y muy agradable.

Todos parecian bastante peculiares. El hombre que lo llevaba era capaz de bajarse a pie a hacer unas birras en el bar del pueblo y luego a la 1h decidir volver a subir… Luego tambien conocimos a un amigo suyo, tela… Pietro era un siciliano que habia venido a pasar unos dias de transicion en la estacion para adaptarse al ritmo de vida del mundo… Adaptarse de pasar 10 meses en la Antartida trabajando como mecanico para el gobierno americano…  Buenas historias las que nos explico…

Bueno, pues esto es Temple Basin, la estacion de esqui que hay en Arthurs Pass en Nueva Zelanda. No es la mejor estacion para practicar el deporte en si, pero si un lugar para pasar un dia muy agradable en una pista de esqui en la que estas como en casa y con muy buenas vistas. Y tal y como nos hizo ver un pistero cuando le dijimos que con esta subida no deben de tener muchos clientes… Nos senalo y conto: uno, dos, tres. Eramos nosotros, sus unicos clientes. Habia mas gente trabajando que esquiando…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *