Anarchy in HANOI

 

La primera impresion que tuvimos de Hanoi, a las 4 de la madrugada, una vez abandonado el pequeno tumulto formado por la llegada del tren y la salida en tromba de sus ocupantes, fue totalmente enganosa. Las calles se presentaron traicioneramente desiertas y oscuras. Pero como muchos de vosotros sabreis una de las particularidades de Hanoi es su «denso» (por decirlo de alguna manera) trafico, esta ciudad literalmente tomada por las motos la recuerdo con una constante nube de hormigas atomicas zigzagueando por las calles y tratando de ser siempre los primeros, pero es imposible hacerse una idea exacta de ello hasta que uno no se ha montado en estas motos y ha disfrutado de esta atraccion no apta para cardiacos (Basitu dit amb tot el cor).

Ayer, mmh no! Anteayer, partimos de Hanoi y en nuestro hotel nos propusieron amablemente llevarnos a la estacion. Kim tomo primero la moto con un conductor experto, con todo el equipaje, esto es, la mochila de backpacker (entre 10 y 12 quilos) mas la mochila de «ataque» (para llevar de paseo). Desaparecio con un giro de muneca del conductor y este volvio a los dos minutos solo y sonriente, entonces me subi yo, mis mochilas y mi camara, el trayecto fue muy corto pero cuando me iba a apear del vehiculo me dice que me espere. Kim se sube a un taxi ya completo, y Charlie aparece a mi vera con otro experimentado motorista con sendas mochilas y ademas con la guitarra a cuestas! Parece que a nosotros nos toca ir en moto…

El trayecto duro unos 15 minutos pero a mis posaderas les parecio una eternidad, aplastado en el asiento contemplo asombrado como las motos se lanzan ferozmente a la conquista de cualquier espacio vacio por minimo que sea, la conduccion es anarquica y el respeto a los senales o los peatones, nulo. Observo frenadas milimetricas, las calles desbordadas, el uso implacable de la bocina que nos ha acompanado durante todos estos dias en Vietnam (incluso mas que en China!), anonadado veo como mi conductor se pone a dar voces por el mobil y conduce la desequilibrada moto con una sola mano luego me giro y veo como Charlie con una immensa sonrisa en los labios trata de hacer un video de este caotico espectaculo, tambien sonrio a las motos vecinas y me pongo a contar pasajeros, en esta van dos la pasajera leyendo un libro como si estuviera en una playa desierta, en la de mas alla tres y en algunas 4, los ninos suelen ir sin casco erguidos agarrando el manillar (el que haya estado en India habra visto mas en una sola moto pero el trafico ni de lejos es tan denso ni trepidante).

La verdad es que la sensacion de peligro no me invadio ni un solo segundo y mientras el sol se iba avergonzando en el horizonte de no poder romper la capa de polucion los motoristas nos dejaron sanos, salvos y felices en la estacion de bus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *