No dudes más y da la Vuelta al Mundo…

«On croit qu’on va faire un voyage, mais bientôt c’est le voyage qui vous fait, ou vous défait.»

L’usage du Monde, Nicolas Bouvier

A los que nos gusta viajar, esta sección es casi una obviedad. Cuanto ya has probado un viaje y has sentido lo que es viajar, nadie tiene que contarte porque quieres más. Está dentro de tí. Ir a ver otras culturas, otros lugares, otras gentes… No verlo por la tele, ni leerlo sino experimentarlo por tí mismo. Valerte por tí mismo. Dejar la seguridad de tu rutina y enfrentarte a muchas cosas nuevas. Saber qué tienes dentro y sacarlo. Esto es el viaje.
Luego viene el plantearte irte un año. Un año es mucho tiempo. O no, son solo doce meses. Depende de como se mire. Cuando empiezas a pensar en la idea de irte a dar la Vuelta al Mundo un año, mucha gente te dice: «Qué valiente. Si yo pudiera hacerlo, haría como tu». Pues mucha gente puede, o almenos, más de la que nos creemos.
Para irte un año solo hay que tener algo en cuenta. No tener ataduras. Ataduras de pareja, de hipoteca, algún problema de salud o alguien que dependa de tí. Si no tienes estas ataduras, puedes irte. De verdad. Solo que hay que planearlo y pensar que no es una decisión que se toma a la ligera. Es un proyecto.
¿Y porqué un año? Por muchas razones. Cuando viajas tanto tiempo, sin las prisas que te impone un viaje más breve, viajas de otra manera. Te tomas tu tiempo para cada cosa, te paras donde seguramente antes no te pararías, vamos que vives de otra manera la experiencia del viaje. Por otra parte, en un viaje tan largo podrás ver sitios que seguramente más adelante no podrás ir. Ya sé lo que diréis: que siempre hay tiempo luego. O no. La vida es breve y que te quiten lo bailado. En un año seguramente podrás ver mas de una docena de países y eso son muchos veranos. Nunca sabes lo que te depara la vida luego.

Y tomar la decisión en firme. Nunca posponer. Si se pospone un proyecto así, se corre el riesgo de encontrar un motivo detrás de otro y no irse nunca. Ponerse una fecha límite y empezar a preparar (que es mucho). Primero será poco, alguna lectura de vez en cuando, navegar un poco, hasta que la idea cobre vida propia. Luego todo ya irá solo.
De verdad, si podéis, no os echéis para atrás y sacad el Willy Fog que lleváis dentro. No os arrepentiréis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *