London landing

4 de marzo 2009, 365 días más tarde, mi vuelta al mundo volvía al punto desde donde empezó: Londres. La llegada fue un poco traumática la verdad. 7h de la mañana de un miércoles agarro el metro para ir a casa de Román y Kiko, unos amigos de toda la vida de la escuela. Me subo al metro, está a rebentar, hace un frío serio, la gente tapada hasta las orejas, malas caras, gente intentando leer a pesar de los empujones, salir del metro me cuesta horrores pues nadie me deja pasar y voy cargado con las maletas… Bienvenido a la fría Europa pensé…

A partir de ahí hay que decir que olvidé rápido el trauma, volver a ver a Román después de más de un año me alegró la cara y además me tenía preparada una bienvenida como diós manda. Por la noche apareció la primera sorpresa, Marc otro amigo de toda la vida se subió desde Barcelona para recibirme. Lo que él no podía preveer es que a esas alturas los actos de celebración me habían llevado a pensamientos muuuuy profundos ;).

 

 

 
Así me vió Marc por primera vez

 

Al día siguiente de visitillas con Marc mientras Román levantaba el país iendo a trabajar. Fuímos a Buckingham, nos indignamos porque nos habían sacado a los del gorro felpudo negro y así que nos acercamos al Big Ben ya que Mau Mau necesitaba un recuerdo.

 

 
A que ésta no la tiene nadie
 
 
 
Vaya cochazos que había en Londres…

 

Y es que Mau Mau acompaña a Marc en todos sus viajes y le gusta chupar cámara.

 

 

 
Mau Mau con noria + típico guiri guaperas 😉
 
 
 
Mau Mau con amigos
 
 
Mau Mau en cabina londinense subidita de tono
 
 
 

Como no también nos dimos un paseopor candem y sus canales. Básicamente nuestro depurado plan de visita consistía en abrir el mapa del metro e ir a la primera parada de nombre conocido que reconocíamos.

 

 

 
El mercado no lo vimos…

 

 
pero sus canales nos gustaron

 

 
Luego fuímos a un bar en el que me enamoré de la cantante

 

 
De ella o de su más que cortito vestido 😉

 

Al llegar el Viernes las sorpresas se completaron y el comité de bienvenida se completó con dos otros amigos de la escuela importados desde París para unirse al comité de bienvenida… A partir de ese momento el tema diurno se diluyó hasta desaparecer…

 

 
Como no, de pintas, con Marc, Román y Axel

 

Pero bueno todo este post es una excusa para poder explicaros lo de a continuación. El sábado por la noche después de cenar en un Japonés de la leche (Nobu) invitados por Kiko nos fuímos a un mito a nivel nocturno en Europa, The Fabrik.

 

 
La discoteca a rebentar

 

Solo os puedo decir que ahcía tiempo que no me lo pasaba tan bien en un local.

 

 

 
Fue un desfase
 
 
Como sufre Román aguantándonos jeje

 

Si te gusta la electrónica no dejes de ir. El ambiente genial, una discoteca sin pretensiones de gente guapa o super arreglada,

 

 

 
Si hasta le dejaron entrar a él 😉 (no sé, es un espontáneo que se coló en la foto)
 
 
Pero también las dejan entrar a ellas ;).

 

allí vas a bailar y por lo tanto claro que puedes entrar en bambas. Es más pobre de tí que te traigas tus mejores zapatos porque allí todo el mundo baila a muerte y pueden acabar un poco chungos. Haced click aquí para ver de que iba…

 

 
Momento subidón
 

Luego la música excelente, fuímos un sábado normal y tocaban  Miss Kittin y IvanSmagghe que se ve que son unos monstruos…

 

 

 
La cosa se desmadraba

 

Y para mí lo mejor la ambientación, un local enoorme, varias salas, todas con un juego de luces bastante tremendo y una sala bastante divertida, la sala vibrosonic o vibratonic o bodysonic o gintonic como le llamábamos al final, que consiste en un suelo que vibra al ritmo de los bajos de la música y que te hace bailaaaar!!! Y sino mirad esto!!!

 

 

 

 
 
y acabó a lo loco!!

 

 

 
Quedaros en como el hombre se mira a un Axel revolucionadísimo a las 8h…  

 
 
Mau Mau despide la conexión ya de vuelta a casa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *