Idiosincrasia argentina

A imagen y semejanza del gran post que hizo el compañero Guille Casasnovas en su blog acerca de la idiosincrasia nicaragüense, me atrevo a imitarle aún sabiendo que mi narrativa no alcanza la calidad de sus textos.

He estado casi un mes en la capital de la Argentina y ya me siento preparado para disertar acerca del modo de vida no se si argentino pero, por lo menos, porteño. Siempre es difícil generalizar, meter en el mismo saco a casi 15 millones de personas es prácticamente imposible, pero vamos a intentarlo. La generalidad no es otra cosa que el compendio de múltiples particularidades que juntas nos descubren una realidad, siempre filtrada por el prisma del que escribe.

Típica imagen del barrio de la Boca.

En primer lugar me sorprende la opinión que tienen los argentinos acerca de ellos mismos. Atención que esta frase es buena, he pensado varios días en ella: Los argentinos dicen ser mucho más tercermundistas de lo que creen que son, pero todavía mucho más de lo que en realidad son. Es decir, a todos los efectos la sociedad bonaerense es europea, por todo, por raíces, por modo de vida, por organización y por funcionamiento. Son europeos, indudablemente europeos del sur, pero europeos al fin y al cabo.

Política y dinero: dos cuestiones de estado.

Los brasileños tienen mejores índices de riqueza, el país es más caro, pero siguiendo los parámetros de desarrollo de toda la vida, Argentina está mucho más desarrollada. En ello tiene que ver el pasado glorioso del país, no en vano, avanzado el siglo XX era uno de los siete países más ricos del mundo. Y algo de ello les queda, en varios sentidos. En primer lugar, Buenos Aires te recuerda cada día que fue mucho más de lo que es, pues todo tiene como una estampa descuidada y desangelada. El parecido de Buenos Aires con Madrid es innegable, tanto en las construcciones como en el modus vivendi de sus habitantes. Y digo esto desde el cariño a la capital del Reino, pues sin tener aparentemente mucho atractivo turístico, son ciudades que enganchan, en las que da gusto vivir.

Protesta de los excombatientes de las Malvinas y detrás el omnipresente Banco Santander.

En segundo lugar ese desarrollo se nota en el concepto que tienen frente a sus vecinos. A riesgo de parecer impopular diré que los argentinos se creen mejores que el resto de sus vecinos y es habitual que incluso lo defiendan en público. Por un lado Paraguayos, Bolivianos, Peruanos, etc con los que tienen un concepto similar al que podamos tener en España, con todo lo malo que ello conlleva. Por otro lado con Chilenos y Brasileños, más de tú a tú, pero con un poco de rabia, por las viejas rencillas, pero sobretodo porque ven que les han adelantado en lo que a desarrollo se refiere. Los argentinos hace pocos años podían viajar a Chile o Brasil y que les resultaran países verdaderamente asequibles, pero hoy en día el fenómeno es el opuesto. Y eso, innegable y casi naturalmente, les escuece.

Y piensan que son mejores que el resto, quizás con razón, si es que se puede hacer una escala con mejor y peor en los extremos cuando estamos hablando de personas. El pueblo argentino es indudablemente más culto y preparado que cualquiera de sus vecinos y de eso no hay duda. Pero eso, por lo que sea no se ha traducido muy directamente en desarrollo económico, luego trataremos de explicar porqué.

Miles de mensajes adornan las paredes de la ciudad.

Los tópicos que todos conocemos respecto de los argentinos, no son más que eso, tópicos, es decir, exaltaciones de una realidad existente. Los argentinos son excelentes conversadores, gustan como nadie de divagar sobre cualquier tema, darle vueltas, decir las cosas de varias maneras diferentes, tanto que uno a veces piensa que aquí las conversaciones no avanzan. A esto hay que sumarle que el pueblo argentino es sumamente inconformista, muestra de ello son los centenares de protestas por todo que se suceden día a día en el centro de Buenos Aires.

Un edificio municipal, víctima de numerosas protestas.

Por otro lado, los argentinos son unos verdaderos eruditos de la política. Cualquiera, ocupe el puesto que ocupe en la escala social, es capaz de hablar de política con gran conocimiento de causa, usando términos económicos que el europeo medio desconoce y haciendo análisis -acertados o no- muy profundos de las situaciones que vive su país.

Con toda seguridad estaré equivocado, pero a continuación va mi pequeña teoría acerca de la mala situación económica del país. Los tiros van hacia los dos párrafos anteriores. Como buenos divagadores, hablan, hablan, chamullan y poco más. Además cualquiera cree tener la razón y la solución a los males. Pero a mi modo de ver las cosas, es ese darle vueltas a las cosas, el que no permite llegar a soluciones eficientes. Y en este agua revuelta aparecen los piratas de siempre, políticos sin escrúpulos, la mayoría descendientes de italianos, a los que les dan igual las soluciones y solamente se ocupan de llenar sus bolsillos mientras el resto de la gente diserta acerca de todo.

El debate nacional, en forma de souvenirs para turistas.

En definidas cuentas, un pueblo muy contestatario pero a la vez muy divagador y poco resolutivo con una clase política de descendencia italiana. El resultado de la ecuación es la Argentina del corralito y del dinero en dólares bajo el colchón.

Podía seguir hablando mucho tiempo sobre la opinión que tengo de los argentinos. Se que he obviado muchos temas, quizás más conocidos por el gran público: la pasión por el fútbol, el otro gran tema de conversación nacional. Pero basta ya, acabemos este post, que el más divagador de la Argentina soy yo en este momento.

Dicho esto, tengo que decir que Buenos Aires es una ciudad maravillosa, con sus cosas malas y sus cosas buenas; sus gentes son encantadoras y se come la mar de bien. Y critico a Buenos Aires, porque la quiero y porque me encanta. Si no me hubiera gustado no hubiera compartido con ella un mes de mi viaje.

Diego Armando Maradona, (esperemos que no) futuro presidente de la Argentina.

Por último, quiero invitar a los argentinos lectores de este blog a que den su opinión, a que me defenestren públicamente y a que me increpen por mi condición de gallego.

Buenos Aires, porteños, nos vemos pronto!

***

Actualización: se ha escrito una segunda parte de este artículo titulada «Dios está en todas partes» que se puede leer aquí.

81 opiniones en “Idiosincrasia argentina”

  1. Hola Florencia, muchas gracias por tu comentario y bienvenida al blog, espero que sigas posteando con regularidad.

    Respecto a lo de los chilenos y brasileños ya he disertado suficiente en otros comentarios. Lo de los 15 millones era referido a la población solamente de Buenos Aires y su cono urbano, aunque la verdad no se cuan aproximada es esa cifra.

    Intentaré acerte caso con la canción.

    Lo dicho, mil gracias y nos seguimos leyendo.

    ***
    (otra desconocida que llega a este post, verdaderamente sorprendente!)

  2. no tienes ni puta idea de como son los argetinos , por estar solo un mes en argentina no puede escribir estas chorradas , o es que eres un experto sociologo , vamos hombre

  3. no , ni mucho menos , faltaba mas si yo soy solo un ignorante , lo unico que digo es que en un mes no se puede conocer una idiosincrasia , y mucho menos la argetina que es una idiosincrasia de muchas idiosincrasias.
    y vale la pena decir que los argentinos no son solo descendientes de italiano tambien los son de españoles , catalanes incluidos , vascos
    gallegos etc , judios , yugoslavos y un muy largo etc y la condicion de ladron no es de si se es italiano o de donde sea , ladron se es y ya esta

  4. Bueno, pues esto ya es otra cosa: te agradezco el comentario. Como puedes leer en el resto de comentarios, ya aclaré el tema de los italianos, que pertenecía más al terreno de la broma que al de la constatación de la realidad.

    En cualquier caso este blog no es ni pretende ser una tesis doctoral de cómo son los argentinos. Simplemente es la opinión, seguramente desacertada, de un viajero que pasó casi tres meses en la Argentina y que decidió, con mayor o menor acierto, contar lo que pensaba.

    Sería demasiado optimista pretender resumir en algunas líneas como son unos cuantos millones de personas, cada uno hijo de su padre y de su madre.

    Con esto quiero decir, que es absurdo molestarse por mis opiniones, que al final, solamente son eso: opiniones.

    Muchas gracias por tu presencia en este humilde blog,

    Alex

  5. te voy a contestar como un argentino y no te voy a decir que no estoy de acuerdo con vos si no que estas totalmente equibocado jaja es broma muy bueno che! me parecio bastante acertado lo que si esperemos que en este bendito pais no se acabe la cultura que es una de las pocas cosas que nos queda espero que te haya gustado argentina loco

  6. Felix, gracias por tu comentario.

    Argentina me encantó, como a cualquier persona sensata, jeje.

    Un abrazo, Alex

  7. Hola alex!!

    Muy bien redactada la columna, y en parte puede ser q tengas cierta razon, pero odio generalizar aunq a veces (poquisimas)se me pueda olvidar.
    Sobre lo de los paises vecinos!! no se puede opinar conoci de todos lados y en general me lleve una buena impresion, tmb de los brasileños pero me gusta mucho el futbol y no me gusta nada que critiquen a mi selección, asiq siempre se termina discutiendo.
    Con respecto a Chile, según mi experiencia te encontras de todo, hay flakos muy buena onda y otros que ya te miran mal por el tema político. . . una boludes, ya que muchos de los que conocí ni siquiera habían nacido en la época, pero bue… ese tipo de personas, igual que hay en muchas del mundo se cierran las puertas al pedo.
    SOMOS CHAMUYADORES Y NOS GUSTA MUCHO LA POLÍTICA eso si es verdad porque nuestras madres y padres nos educan así, viendolos discutir despues del asado, mientras toman mate o despues de un partido de futbol. y culturalmente creo que no hay que opinar, porque eso depende mucho del sistema educativo de cada país (por suerte en argentina la facultad es gratuita, cosa que me encanta comentar porque creo que es un ejemplo para muchas facultades públicas en muchos países), pero sobretodo la educacion depende de como te criaron, y en base a como te curtieron, cada uno va a tener curiosidad por ver otras y aprender otras cosas. . .
    Lo único que tiene argentina, y por eso tal ves puede tener ciudadanos con un nivel cultural bueno, es que se fomenta mucho la lectura, y además tuvimos muchísima inmigración cosa que en este aspecto nos hizo crecer a todos culturalmente, ya que nos vinieron cosas de todas partes y como todo inmigrante siempre destaca lo bueno de su país y exagera con lo malo, nos inculcaron buena literatura, buen cine, buenísima gastronomía, etc etc etc.
    En fin, mi conclusión es que esta muy bien redactada, pero creo que es un error general generalizar, ya que eso nos afecta a todos (vivo en España, por cierto) ya sea para bien (porque podemos corregir errores), pero sobretodo siempre es para mal porque nos cambia los ojos con respecto a las personas antes de conocerlas.
    Lo dicho y suerte!!

  8. Hola Panchi, muchas gracias por tu comentario.

    Te agradezco que me digas que está bien escrita. Como tú, pienso que generalizar está mal, pero si no lo hiciera, no me habría puesto a escribir esta entrada, que no es otra cosa que un burdo intento de generalizar una sociedad, en este caso, la argentina.

    En fin, cuatro pinceladas desde mi punto de vista y poco más. Pero gracias por leerla.

    Un abrazo,

    Alex

  9. Gracias Ana por tu comentario.

    La verdad es que estaría bien que justificaras porque sois los mejores, porque nos dejas con la curiosidad.

    Un abrazo

  10. querido gallego: e aquí un divagador argentino que quisiera compartir con vos(contigo) un pequeño chiste que describe tu idiosincrasia»»»
    …un argentino se acerca al control de aduanas española….todo canchero y agrandado..(como somos según vos…) el aduanero pregunta sus datos: nombre…el argentino responde juan..edad: el argentino responde 30…sexo el argentino responde » enormes!!!!! jaaa…agrandado ee?? …
    ahora ¿como se puede ser tan idiota de preguntarle el sexo a alguien que tenes enfrente????…..
    va con onda!!!! q no decaiga viajero!!!

  11. Jajajaja, muy bueno Juan. Gracias por la aportación, ya se saben los esteriotipos, los gallegos boludos y los argentinos agrandados 😉

    Un abrazo y gracias por el comment.

    Alex

  12. Tienes idea a lo que te estas refiriendo cuando dices que los argentinos son los europeos del sur?,sin dudas eso lo puede creer en verdad un argentino,nada mas alejado de la realidad,cuando tengas otra noche de inspiracion por favor ocupate de algo mas productivo,y cuando puedas visita Europa,saludos.

  13. Más que idea, tengo esa impresión, que equivocada o no es mía y solo mía.

    En cualquier caso, seguramente Europa me la tengo bastante más visitada que tú.

    Mis noches de inspiración evidentemente las ocuparé en lo que me venga en gana. Tampoco son muy productivas las tuyas, que las dedicas a leer blogs de viajeros que siempre se equivocan en sus opiniones.

    En cualquier caso, muchas gracias por tu comentario, Natalia. Te invito a que sigas leyendo el resto de mis noches de inspiración.

    Un saludo

  14. jejej
    buen post, soy Argentino, mas bien soy Cordobes, y los porteños son asi pero los cordobeses somos mejores jaajajajajaj

  15. Gracias compañero por tu aportación. Los cordobeses sois más parecidos de lo que creeis a los porteños, en cualquier caso buena gente en ambos sitios!

    Un saludo y gracias por comentar!

  16. Pingback: Remises Ezeiza
  17. La verdad es que me siento identificada!! Y a la vez , me molesta cierto aspecto de nuestra forma de ser…es decir, ¡¡Como me gustaria que los argentinos promedios intentáramos más seriamente dejar el chamullerío y ser más resolutivos!!
    Además, siento que a diferencia de nuestros abuelos inmigrantes, somo mucho más retorcidos, nos hacemos mala sangre por todo, y porqué no decirlo… tomamos las cosas con mucho dramatismo y y una cuota (bastante grande) de pesimismo. Que se le queme la olla con comida no era lo mismo para mi abuela (que lo tomada con ligereza e incluso humor ..»ala…pues comeréis pan con queso!!») que para mi madre, que le parecía super trágico («la put.. m… y ahora que les hago de comer maldita sea.».. llantos etctec). Creo que ese retorcimiento es una clara influencia italiana, esa forma de ver las cosas con (demasiada?) pasión. Tambien me gustaria agregar aspecto nostálgico y depresivo tan tipico del porteño y del argentino, pues solemos mirar mucho hacia atrás ya que «todo tiempo pasado fue mejor»… Seguir llorando por amores pasados ingratos y dale que dale con «la noche que malena se marchó»…Cosa que mis abuelos españoles no tenían!!! Lo pasado pisado, decia mi abuela, y que sano es pensar así!
    Hay mucha neurosis en el argentino, y creo se debe a un alto nivel intelectual (mientras más sabemos, más lucubramos) por ello es que somos carne de cañon para psicoanalistas y terapeutas de todo tipo. Me gustaba el «ser inmigrante» propio de mis antepasados, que con mas simpleza, veían la vida de otra manera, vivian de otra manera. (hablando de nostalgia e incoformismo!!!…jaja!!) MUY BUEN POST… es nuestra idiosincracia, que se le va a hacer!!!

  18. Hola Clarisa, muchas gracias por tu comentario y bienvenida al blog.

    Re linda tu aportación!

    Un abrazo desde la lejana Barcelona.

  19. Estimado Alex, es interesante tu nota, más que nada porque muestra la imagen del porteño que adquiere una persona común, sin que sea un análisis profundo y científico. Muy acertado en varios puntos.
    Ahora bien, espero que eso de que la situación de involución económica y social se deba a una «clase política de descendencia italiana» sea una broma desacertada y no una expresión de discriminación hacia los italianos.
    Tengo mitad de mi genética española (cántabros y vascos) y la otra mitad italiana (apellido incluido). Sin ofender creo que el racismo argentino es una herencia española y no creo que te atrevas a negar el fuerte racismo que impera en gran parte de la sociedad española.
    La clase política argentina está constituida por argentinos eso es todo (descendientes en su mayoría de italianos y españoles en las proporciones que ocupan). Plagada de corrupción en todos los sectores, especialmente en la parcialidad que más gobernó el país.
    Los italianos conformaron gran parte de la ideosincracia del país, trayendo sus virtudes y defectos. Afectuosos, amigables, trabajadores, soñadores, efusivos, apasionados, creativos, ruidosos, divagadores, individualistas.
    Los españoles trayeron lo suyo y como mediterráneos ambos son muy parecidos.
    La vida me llevó a recorrer España, Italia y algunos otros países de Europa por trabajo y turismo en varias oportunidades y en ningún lugar me sentí tan a gusto y tan bien tratado como en España e Italia. Principalmente en España. En mi caso nunca me sentí discriminado, es más la gente más anciana, hasta puedo decir me daba un trato preferencial. Pero vi como discriminaban duramente a otros compañeros sudamericanos.
    Bueno, quería dejar mi opinión acerca de ese tema puntual, por la demás la nota me pareció excelente.
    Gabriel

  20. Hola Gabriel, bienvenido a este humilde rincón de internet y muchas gracias por participar.

    Respecto de los descendientes italianos, tienes en varios comentarios extensas explicaciones que ya tuve que dar en su día. A medio camino entre el comentario jocoso y el veredicto desinformado, pronuncié ese gentilicio en mal lugar, cosa que me llevó a muchas críticas que acepto por supuesto.

    Así que una vez más me repito, que el comentario acerca de los descendientes italianos se tenga tomado en cuenta como lo que es, un comentario en tono jocoso y poco más.

    Respecto a que si España es un país racista, evidentemente que no se me caen los anillos al reconocer algo que es verdad y fácilmente comprobable. Decir que el racismo argentino, que si cabe es mayor que el español, es producto de la herencia española, pues sí, seguramente tendrá parte, aunque tampoco debería servir como excusa para nadie.

    Y aún así, como sabrás, Argentinos y Uruguayos lleváis la mejor parte en esto del racismo hispánico, supongo que por aquello del que somos más parecidos.

    En fin, uno viaja y viaja y constata que el racismo, mezclado con el clasismo, que es todavía peor, es un mal muy, demasiado extendido en este mundo que nos ha tocado vivir.

    Gabriel, un abrazo y gracias por aportar!

    Alex

  21. Podés decir que es idiosincracia del «porteño», es decir, del habitante de la Ciudad de Buenos Aires…pero de ninguna manera se condice con lo que es el interior del país y sus distintas regiones. Saludos.

  22. Argentina gran tierra de inmigrantes, el problema el de todo el mundo, pero como buenos argentinos bien exagerado… CO RRUP CION

  23. Totalmente. Aquí en España actualmente la cantidad de corruptelas es abochornante…

    Un abrazo y gracias por el comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *