Shashin Error:

Invalid data property __get for imageDisplay
31
mar

Ave César, Lanzarote te saluda

   Posted by: Casas   in España

Este saludo romano, de la épica época de los emperadores, con el que media Europa saludaba al hombre más poderoso de esos tiempos, supongo que tenía algo de falso, porque saber que puedes acabar en el circo rodeado de leones y pendiente de un pulgar acusador debe convertir a uno en más educado de lo normal.

Pero en el caso de Lanzarote estoy convencido que si la gente pudiera saludar de nuevo a “su” César, no tendrían nada de falsos. Porque el hombre éste, del cuál yo no sabía absolutamente nada antes de aterrizar, es una pieza clave en el Lanzarote actual, y el cuál ayuda a entender todo lo que pasa en la isla debido a la huella que dejó en ella.

Pintura Manrique

Su obra está presente hasta en algunas casas particulares.

Muchos de los lugares turísticos que se pueden visitar tienen su sello personal, que consiguió habilitar para los visitantes prodigios de la naturaleza sin perder en absoluto su encanto original. Al revés, parece que su aportación humana haya potenciado el trabajo que hicieron las erupciones volcánicas muchos años atrás, intégrándose con él a la perfección.

Los Hervideros

Los Hervideros con la imperceptible aportación de Manrique.

También hay lugares que permanecen vírgenes incluso de su arte, pero no por ello se desinvinculan de él. Porque si en la mayor parte de la isla podemos contemplar lo mismo que muchas generaciones contemplaron ya antes, es porqué César luchó con todas sus fuerzas para que ningún absurdo hotel o ninguna prescindible carretera privaran a los futuros visitantes, y sobre todo a los habitantes de la isla, de las magníficas sensaciones que aportan los mejores rincones de Lanzarote.

El Golfo Lanzarote

Las puestas de sol en El Golfo no han cambiado (para bien).

Y por supuesto la genialidad no está reñida con la diversión, y quizás por ello sus famosas fiestas en la isla, dónde no faltaba la jet-set de la época, siguen presentes, en su versión popular pero igual de alocada, cada año en los Carnavales de Lanzarote. No tan conocidos como los del primo mayor Tenerife, no tan mainstream como para emitirse por la televisión estatal, pero seguramente por eso reservados para la población autóctona, y para unos pocos privilegiados que tuvimos la suerte de caer por estas tierras en las fechas adecuadas.

Carnaval Lanzarote

Hasta antiguos Papas resucitan para la ocasión.

Tags: ,

10
mar

Atrapado en el tiempo

   Posted by: Casas   in Inglaterra

Cuentan las leyendas que Oxford tiene un lado oscuro. Noches de desenfreno donde los mejores estudiantes de las mejores familias inglesas cambian sus libros de “Prácticas de Historia” por “La Historia del Kamasutra: Teoría y Práctica”, su té de las cinco por sus cinco te-quilas y su sobreactuada educación por actuaciones uno sobre la otra y otra sobre el uno de dudosa reputación.

Christ Church

Nadie sabe que pasa en las residencias cuando se pone el sol.

Pero de todo esto yo no vi nada en la ciudad universitaria por excelencia (con permiso de Cambridge y Bellaterra). Durante la semana que he pasado he podido pasear por los inmensos parques, permanentemente verdes debido a la permanente lluvia, donde uno se puede sentir un antiguo Lord caminando por sus vastas propiedades.

Meadow's Port

La vista no alcanza el final de muchos parques y prados de Oxford.

He contemplado como algún tranquilo afluente del Thames alberga las tensas pero a la vez pausadas carreras de barcas, donde el rítmico remar de los estudiantes parece que relaje al público más que alborotarle, a pesar de que se intuye que la esperada final es más importante que el desenlace de la Premier League.

Boats Oxford

El sueño de muchos es competir contra Cambridge en la prestigiosa carrera.

He paseado por sus calles, con edificios tan antiguos que parecen estar de vuelta de todo. Edificios  que contemplan año tras año como cambian los ciudadanos, pero como el espíritu majestuoso y señorial de la ciudad permanece. Calles con músicos de todos los estilos y edades, pero con el denominador común de levantar pasiones efímeras para no desestabilizar la armonía del lugar.

Oxford streets

Hasta el niño más salvaje puede calmarse con la música de la calle.

Y a las cinco no he faltado a la cita del Afternoon Tea, donde en lo que desde fuera parece un silencio sepulcral, en realidad es un discreto chismorreo sobre las ultimas novedades en la vida nocturna de la Universidad, lo que hace intuir que las leyendas que se cuentan tienen seguramente mucho de realidad.

Afternoon Tea

Finalmente nos adaptamos perfectamente a la filosofia Oxford. ¡Brilliant!

Tags: , ,

10
oct

No queremos Coca-Cola…

   Posted by: Casas   in España

Cuando volví de Estonia recibí miles de solicitudes de nuestros seguidores para que continuáramos escribiendo desde Barcelona. La idea original de este blog era escribir cuando estuviéramos durante un rato largo bien lejos de nuestra ciudad, pero he pensado que ni tanto ni tan calvo. Porque a pocos les debe interesar mi rutina diaria por aquí pero igual sí que puede ser curioso saber, por ejemplo, que se puede hacer en Bilbao durante cinco días.

Cañas y luz del sol no es incompatible.

Y es que la semana pasada fuimos a visitar a nuestra exiliada amiga Zaider, antes conocida como Zaida, y a su querido Galder, antes conocido como niidealoconozcohacepoco. Lo que sucedió los días entre semana no tiene mucho interés para el público general: trabajo, turismo, Geordie’s Shore… así que pasaré a relatar mis impresiones sobre la capital de Euskadi, perdón, del Planeta Tierra, durante el fin de semana, también llamado ahora entre la gente cool y fashion simplemente “weekend”.

En Baaaarrenkale, tu cabeza va a estallar…

La fama de los bilbaínos es que, además de brutos, son bastante cerrados a la hora de entablar relaciones con personas desconocidas. Más sorprendido me hallé cuándo paseando por el Casco Viejo los inacabables bares estaban vacíos. Vacíos, porque todo el mundo estaba departiendo en la calle bebida en mano. Esto en Barcelona no se puede hacer, primero porque si viene un policía el riesgo de multa es bastante elevado para ti y todavía más para el bar en cuestión, y segundo porque preferimos estar sentaditos en nuestra mesa que de pie uno se cansa.

Mirando las olas.

Esta sociabilidad exterior vasca me hizo intuir que lo de las relaciones interpersonales difíciles era más mito que otra cosa. No tardé mucho (dos o tres cañas) en comprobar yo mismo mediante que efectivamente era incierto. En el primer bar musical al que entramos hablé con el 40% del local (que casualmente coincidía con el 100% de las mujeres) y en su inmensa mayoría fueron simpáticas conmigo, nada de miradas sobre el hombro ni caras de superioridad como en otros lugares que yo me sé.

Mirando las surfers.

El conflicto vasco sin embargo existe, y no hablar de él aquí sería demagógico. Tranquilos que no pienso hablar de política, sino de que si bien la confraternalización es sin duda muy sencilla, el intentar ir un paso más allá se hace, digamoslo suavemente, imposible. Las excusas para ello son para todos los gustos, “el de aquí al lado es mi novio”, “perdona es que solo me he bebido quince kalimotxos” o “lo siento mi requisito es que seas aizkolari“. La verdad no tengo ni idea como se reproduce esta especie, pero como lo dicen educadamente tampoco me preocupa en exceso.

Su verdadera pasión.

Pero como decía al principio, la visita a Bilbao no defraudará a nadie que le guste sentir una ciudad con mucha vida, no solo nocturna sino también diurna, que a las doce del mediodía no hay ningún jubilado viendo Saber Vivir, todos están con su vinito comentando la última táctica de Bielsa. Eso sí, si vais, tendrá que gustaros la cerveza, el vino, el gin tonic, el whisky o la sidra, porque en todo el fin de semana conté durante los dos cientos bares en los que estuvimos, un té y un agua (eran míos en momentos de bajón). Y es que son como los seguidores de Maradona, que no quieren Coca Cola…

 

21
ago

Estonia fue el país de los Soviets

   Posted by: Casas   in Estonia

Cuando llegamos a Estonia sabía sobre el país que la capital era Tallin y que las chicas eran en su mayoría rubias, y de lo primero no estaba muy seguro. Tras un mes por estas tierras uno ha ido descubriendo muchas más cosas, de hecho me gusta alimentar mi ego pensando que soy de los españoles que más saben sobre este lugar ahora mismo. Que se me olvidará pronto, también lo sé.

Contemplando una de sus admiradas postales post soviéticas: columpios, edificios insípidos y ancianas al fondo.

Así que hoy toca hablar de la presencia rusa en Estonia, no tanto desde la prespectiva histórica que para eso ya tenéis la Wikipedia sino más de nuestras viviencias sobre el terreno. Solamente para contextualizar a los incultos como yo, este país perteneció a la USSR desde 1944 y hasta hace solo 20 años. ¿Cómo puede afectar este hecho a una nación? Pues la primera conclusión es que hay, diciéndolo de manera suave, cierto odio hacia lo ruso. Cuando un estono es preguntado por su opinión acerca de los rusos que todavía pululan por aquí, digamos que la respuesta equivaldría a cuando nosotros decimos “Yo no soy racista, PERO…”. ¿Me se entiende, no?

Soviet atrapado en el tiempo.

Aunque yo, pacifista de pro, estoy en contra de todo odio, puedo llegar a entender esta manía, porque los hijos de Lenin hicieron bastante daño por aquí. Es curioso como en nuestro territorio, las salvajadas de los nazis son muy conocidas y criticadas, pero a riesgo de equivocarme, las malifetes soviets no han llegado tanto al oído del españolito común, es más, diría que el tema del martillo y las estrellitas es en ocasiones un símbolo “cool”. Preguntadles a los estonos lo que opinan de él… bueno a los estonos, letonos, lituanos o polacos, que después de dos meses de viaje hemos visto que aquí nadie guarda buen recuerdo de los guardianes de Siberia.

Indumentarias castristas y maoístas poco adecuadas para estas tierras…

Si a alguno le interesa este tema (no creo, la Liga ya ha empezado) o quizás mejor, si alguien ha estado, está o cree que estará en Estonia, le recomiendo fervientemente el documental The Singing Revolution, que explica de manera bastante comprensible y emotiva (yo lloro hasta viendo Terminator, así que mi lágrima está bastante devaluada, pero viendo cantar en el mismo lugar a un tercio de un país o formando una cadena humana de 600 km como métodos de lucha contra el régimen opresor es una emoción seguramente más real que ver a Arnold hundiéndose en un lago de lava mientras levanta el dedo pulgar) lo que pasó por ahí esos años. Creo que son más de 90 minutos de chapa y pintura, pero a mi de entrada me amenizaron uno de los tantos viajes en autobús que hemos hecho estos meses. Y de salida me hicieron comprender lo que es un nacionalismo verdadero, gente luchando por sus tierras de manera realmente especial, no como algunos (me incluyo) que se creen patrióticos por cantar yo soy español porque alguien vestido con La Roja pero con la cuenta bancaria en la República de Bananalandia ha marcado un gol, o otros que ovacionan emocionados al sueco o camerunés de turno que grita Força Barça i Visca Catalunya, y al día siguiente dice que siempre ha llevado a Milán en el corazón.

Se fueron los soviets… y llegaron los yankees.

Pero dejemos las polémicas para otra ocasión o para que nuestros queridos lectores se peleen en los comentarios. Ahora me gustaría ver algún documental del otro bando para contrastar la información, que no es bueno leer solo El Mundo o solo El País, pero a la espera de que lo encuentre me leeré la ópera prima de Hergé, a la que quizás encuentre por fin el sentido.

 

Estas últimas líneas las escribo desde el avión Poznan – Barcelona (Alex se fue el viernes desde Krakow, motivos personales), así que si esto está publicado significa que finalmente llegué a la ciudad condal (no hay wifi en el cielo, ¡San Pedro espavila!). Por mi parte esto es todo y me despido hasta la próxima ocasión, dejo aquí el mapita del recorrido final para cuando escribamos nuestras memorias. Un saludo a todos, especialmente a mi mismo, que dentro de 20 años seré de los pocos que aún relea estas líneas…

 

17
ago

En busca de la tierra prometida

   Posted by: Casas   in Estonia, Letonia, Lituania, Polonia

Desde el principio de los tiempos el hombre ha ido en busca de la tierra prometida, sin saber exactamente dónde estaba y qué encontraría ahí. Algunos como Moisés hasta abrieron ríos para continuar su camino, otros como Colón tuvieron que soportar burlas durante años e incluso los yankees montaron un espectáculo para hacernos creer que fueron a La Luna. Obviamente nosotros no estamos a la altura de estas eminencias, pero con nuestra humildad hemos recogido el testigo de tantos otros que antes se dedicaron a explorar para encontrar antes en la tierra lo que para tranquilizarles les habían prometido en el cielo.

Grupo de música de Estonia Vanilla Ninja

Guiados por algunos teóricos de ese lugar soñado, esta vez centramos nuestros esfuerzos en los países bálticos y su vecina Polonia. Como consideración previa a este post y para que nadie quede defraudado a última hora, la primera conclusión a la que hemos llegado es que la Tierra Prometida no existe. O por lo menos todavía no la hemos encontrado. Pero esta consideración necesita ipso facto de unas matizaciones importantes, pues he de confesar que por estos países se han visto monumentos hasta ahora no imaginados por el que escribe.

Un equipo de golf de Letonia

Hay numerosas escalas para valorar un país respecto a su recurso natural más importante. Una sencilla búsqueda en google images puede ayudarte a saber dónde te encontrarías más cómodo, si por ejemplo en Bolivia o en Noruega. Pero cuando se tiene la oportunidad de valorar sobre el terreno, entonces es habitual preguntarse cuantas de estas piedras preciosas se pueden catalogar como de 8 kilates o más sobre 10. En este sentido, hay que admitir que en los cuatro lugares en los que hemos estado la proporción de estos casos es bastante mayor que en nuestras queridas tierras hispánicas.

Dos pringaos con sus novias lituanas.

Además otro punto clave es lo que los franceses denominaron ya en el siglo XIX hors catégorie, esto es elementos que se salen de la categoría habitual de Melafo – Buena – Mega Buena – Ultra Buena – MeCaso. En este área, reservada para los auténticos prodigios de la naturaleza, y donde especies autóctonos en nuestro país puedes ver con suerte dos o tres en toda una vida, por aquí son considerablemente abundantes, aunque por desgracia no es fácil que se dejen fotografiar y menos acercarte para una mejor observación. En este sentido, para futuros exploradores, mis lugares a recomendar para su avistamiento serían la discoteca Coyote Fly en Riga, la tranquila calle principal de Daugavpils (Letonia) o la zona semi-pija de Białystok (Polonia) a partir de las 2 de la mañana.

Animadoras de la Selección de Polonia

Dicho esto, me gustaría aclarar que esta clasificación está realizada única y exclusivamente por criterios físicos de los ejemplares analizados. Yo soy un firme defensor de la teoría de que la verdadera belleza está en el interior, y por lo tanto, por muy espectaculares que sean por aquí las observaciones, me gustaría adaptar un conocido slogan publicitario para recordar que “es la española una fortuna como ninguna”.

 

En el post se han colocado fotos de chicas encontradas en Internet, pues las Top Models que nos hemos ligado nos han suplicado que para evitar problemas con sus novios y maridos no apareciesen en el blog. Para el resto de fotos del viaje podéis encontrarlas en  Baltic Trip