Efjaristo polí!

Un lujo, un auténtico lujo, disfrutar de Grecia del 21 de Mayo al 21 de Junio, evitar el grueso de turistas, tener unos anfitriones de primera y recibir muchas visitas, este sería el resumen de nuestro paso por el país Heleno, el que quiera saber más que siga leyendo!

Dejamos Iran en un viaje largo, eso se tradujo en una noche corta, llegamos a casa de Sylvia i Ioannis (amigos Griegos que hasta hace dos años vivían en Barcelona y a los que echo muchísimo de menos), agotados y a una hora temprana, pero no había tiempo que perder! Àlvaro nos dejaba al día siguiente y queríamos ver Atenas, cenar bien y despedirnos como se debe, esto es, con mucha agua y mucho Pinky… todo en escasas 18h….

Salimos acompañados del inseparable Murgo, calles semipeatonales y ambiente de pueblo, primer “Café fredo” con vistas a la Acrópolis y todo a dos pasos de casa de nuestros anfitriones. Los dejamos encarar su jornada laboral y nos dirijimos al imponente complejo arqueológico que domina la ciudad de Atenas. Aunque fuera un miércoles de Mayo un río de turistas remontaba cual salmones la empinada cuesta, nos abrimos paso y disfrutamos una vez más de una de las maravillas de este mundo.

Qué monumetoS!!!
El peñón!

El templo de Atena, el odeón de Herodes, el Partenón y las vistas privilegiadas de Plaka, Monasteriki, el Pyreo y demás barrios de la ciudad. Caminamos mucho y seguimos visitando otros centros arqueológicos esparcidos por la ciudad hasta que llegó el momento de reencontrarse con… LA CERVEZA!!! (que tanto echamos de menos en Iran…) Qué momentazo! Pero también, qué sueño! Prácticamente no habíamos pegado ojo en la noche anterior y nos esperaba una desgarradora y agotadora noche de “hasta prontos”, así que nos acostamos un rato.

También estuvimos en plaza Syntagma!
Plaka Plaka!

Salir para cenar (grácias Àlvaro) y probar las mejores especialidades Griegas, sentados en la calle de un barrio “cuqui”, pero no demasiado, fue un placer. Abrazos, copas y exaltación de la amistad, todo fue muy rápido, llegó el momento del adiós, al despuntar el alba apurábamos 11 meses juntos, nos separamos (momentáneamente) de Àlvaro.

Pausa…

Y seguimos…

Sylvia llevaba unos meses preparando nuestra visita y nos esperaban dos gratas sorpresas. En primer lugar llegó Gerard, otro gran amigo del grupo de capoeira y por la tarde, como si fuera lo más natural del mundo, nos embarcamos en un velero para descubrir el mar Egeo.

Un amigo de Sylvia y Ioannis es capitán de barco y entre 9 personas alquilamos un precioso velero para pasar un fin de semana de sueño. Cenar en un pequeño puerto, descubrir el “Scordallá” (delicioso y simple puré de patatas y ajo que suena a pueblo de Cataluña), atracar en una isla dónde solo hay ciervos y pavos reales, cantarle a la luna con el Ukelele de Gerard y navegar a vela sintiendo el viento en la cara son grandes recuerdos que guardamos preciosamente en la memoria de este viaje.

Foto: Sylvia Kouveli
Cervecita y mar!
Smiling Trabajacionistas!
Foto Sylvia Kouveli

De vuelta a puerto, David y yo teníamos 3 días antes de ir a Milos y encontrarnos con Charly. Elaboramos un rápido plan: alquilaríamos un coche e iríamos a descubrir un poco el Peloponeso. Ahora ya podemos decir que fue una maravillosa idea: descubrir playas casi desiertas (gracias a los sabios consejos de Charly), cenar una riquísima ensalada griega, boquerones, pulpo o calamar con un buen vino blanco en la única taberna abierta, dormir en la arena (o sobre los guijarros) y despertar al despuntar el sol para meterse en la fresca agua de finales de mayo! El mismo plan durante 3 días, que poco hace falta para ser feliz!

Cenaremos Pulpo…
…y dormiremos aquí!!! Pura Felicidad!

Durante el día vimos el estrecho de Corinto, pueblos medievales como Nafplio (lleno de buganvilias enormes), la roca de Monemvasia, Esparta o el monasterio de Mystras. Todo de una gran belleza. Nos fuimos dando cuenta a cada paso de lo mucho que se asemejaba ya el paisaje a España, los olivos, los pinos, la comida, poco a poco se notaba, se sentía, era el regreso a casa.

Estrecho de Corinto
Nafplio
Espectacular Monemvasia
Mystras, pinos olivos y alguna culebrilla!

Devolvimos el coche y lo cambiamos de immediato por un gigantesco ferry que nos llevaría del Pyreo a Milos, allí nos esperaba un sonriente y hambriento Charly. Una Musaka y unos vinos después ya nos sentíamos isleños!

A la mañana siguiente otro sorpresón casi hace que se me disloque la mandíbula, llegó Rodri un amigo del alma de hace casi 25 años, para unirse al grupo! Éramos un quarteto perfecto, y glotón!

Charly nos enseñó a preparar “Dakos”, un desayuno deliciosamente contundente que no os podéis perder (escoged el queso adequado, se llama MYZITHRA sino, no sabe igual) y nos montamos en nuestro coche para descubrir la isla. Qué playas! Milos es pequeña, pero tiene por lo menos más de 30 calas que vale la pena conocer, algunas remotas y aisladas, otras más accesibles, creo que es una opción perfecta para ir en pareja ya que incluso en temporada alta no me pareció que se pudiera saturar tanto como Santorini o Mykonos, no es especialmente cara, se come de miedo y creo que ya os he dicho algo sobre sus playas, os dejo que las veáis!

Y ese color? Es el caribe? No, es Milos!
Será Firiplaka, será que soy feliz?
Sigue el camino de Charly, seguro que te aconseja bien (Tripuniq).
La impresionante Kleftiko!
Sarakiniko
Rodri y David debatiendo en Sarakiniko si esta noche cenamos medio kilo de carne por cabeza o con 400gr ya es suficiente.

Fueron 5 días de explorar rincones, de cerveza en cerveza, de tapa en tapa no nos dió tiempo a conocer ni la mitad de la isla. Nos alojamos en un aparthotel que tenía una enorme barbacoa, os puedo asegurar que echaba humo! Disfrutamos del buen comer y de la buena compañía. Milos. ¿Cuántos sitios maravillosos puede atesorar mi memória?

De nuevo nos teníamos que despedir, nos dejaron Charly y Rodri y nos fuimos a Santorini para reencontrarnos con Jona, nuestro Chileno favorito! Jona nos acogió en su piso a nuestro paso por Santiago e hicimos tan buenas migas que decidió unirse a nosotros en Grecia.

En Santorini se empezó a notar el flujo creciente de turistas, ya estábamos a 10 de Junio, pero si uno alquila una moto (8€ al día) y se aleja de Fira puede descubrir auténticas perlas como el faro, Ia, Perissa o sobretodo Pyrgos.

Fira, Santorini
Pyrgos, Santorini

Tocaba despedirse de nuevo, por mi parte volví a Atenas para reencontrarme con Sylvia y Ioannis que me querían acompañar a Meteora, David y Jona se dirigieron a Creta. El trío Willy se dispersaba definitivamente, un ocaso un poco brusco, casi como el del Barça de Luis Enrique, definitivamente esto se acaba. Pausa…

Puesta de sol en Ia

Y seguimos!

Decidido a alargar un poco más esta aventura y a no acabar la vuelta al mundo sin pisar Italia, Sylvia, Ioannis, Haroula, Murgo y yo nos fuimos a pasar el fin de semana a Meteora. De nuevo un panorama de película (o de serie de HBO) un auténtico Nido de Àguilas digno de visitar. La lluvia no logró arruinar las vistas y aún menos la deliciosa noche de juegos que siguió. Fué un fin de semana muy especial en el que también iniciaba mi viaje en solitario. Una despedida más y me fuí a Ioannina.

Ioannis y Murgo!
Montserrat tiene muchos hermanos en el mundo
La lluvia le dió aún más misterio
Bruma y monasterios
Montserrora
Penúltima despedida!

Para que no me sintiera tan solo me acogió una joven y simpática couchsurfer y sus amigos, de pronto me vi en una residencia de estudiantes, en un campus en época de exámenes, rodeado de veinteañeros, disfrutando del bar de la facultad. Un poco extraño al principio, me llevó unos diez minutos sentirme en mi salsa. Volví a mi Erasmus de Toulouse, aunque les sacara 15 años podía ser un doctorante o un estudiante en prácticas en esa facultad (sigue soñando). La ciudad está rodeada de montañas y tiene un precioso lago en el centro, última etapa antes de coger un ferry hacia Italia el mismo día que cumplía un año de viaje. El principio del fin.

Ioannina
Juventud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *