Cuando la compañía es lo que importa (y II).

(El post viene con muuuucho retraso lo siento)

Habíamos dejado la Paz, y nuestros nuevos amigos atrás, sus aguas tranquilas y sus playas de arena blanca, de golpe el paisaje cambió, feliz de reencontrarme con mis tíos, no me importó vernos atrapados en un tremendo, a la par que normalísimo atasco, en la ciudad de México.

Habíamos sobrevolado el gigante hacía escasos minutos y ya estábamos inyectados  en su lento fluido circulatorio, camino a casa, conversando sin parar de nuestras recientes aventuras y nuestras familias. Me di cuenta en seguida que había sido una gran decisión poner el DF en la ruta y poder así compartir unos momentos con mis tíos y primos a los que adoro y que por desgracia, la distancia no me deja ver, lo a menudo que me gustaría.

Se que el sentimiento es mutuo y Álvaro y yo fuimos acogidos con todo el cariño. Eran más de 7 años sin ver a algunos de ellos, así que decidí intentar disfrutar cada momento y Álvaro estaba feliz de descubrir esta gran ciudad.

Además mi prima acababa de dar a luz, por segunda vez, hacía escasamente una semana, con lo que agradezco infinitamente toda la atención que nos dedicaron.

IMG_1340Tripi en DF!

Gracias al buen hacer de Javier, un fotógrafo Español residente en Ciudad de México y a la maravillosa app «Tripuniq», pudimos descubrir la esencia de esta megaurbe sin sentirnos abrumados. En un solo día, aunque en un recorrido exigente, Alvaro descubrió algunos de los puntos más emblemáticos e interesantes del DF, yo le acompañé en la mañana, al mediodía fui a comer en familia para ver a mi primo en el único hueco que su apretada agenda de Otorrinolaringólogo (quería colar esta palabra en un post!) le deja, fue un encuentro breve pero muy sentido, gracias Alex.

IMG-20160808-WA0002

Como el recorrido fue muy acertado y Javier (que se encontró a comer con Álvaro), resultó ser encantador, no dudamos un segundo cuándo nos propuso ir a Tepotzlan al día siguiente con Núria, su amiga (y mujer!), una México-Catalana de simpatía desbordante, socióloga, con muchas ganas de explicar interesantes hechos culturales y distintivos de su país.

IMG_9817

Javier y Nuria en el mercado

Tepotzlan es uno de los, muy bien llamados «pueblos mágicos», después de una pequeña odisea para atravesar la megalópolis, caminar, 3 cambios de metro y un tranvía (un desplazamiento «normal» en DF) nos encontramos con Javier y Núria en la parte sur de la ciudad de México, enfilamos hacia Tepotzlan y escasas dos horas más tarde nos plantamos en este precioso lugar en día de mercado.

IMG_9810

Carne conservada en su temperatura adecuada y protegida de elementos extraños…

IMG_9813

Comida, comida, comida!

IMG_9822

Disfrutamos una vez más de la rica comida Mexicana (tacos de sesos para Álvaro, de hongos para mi, entre otros), nos perdimos un poco por el mercado y el pueblo y visitamos su antiguo convento Franciscano, antes de encarar la exigente y empinadísima subida al Tepolztec. En la cima, la recompensa, vistas espectaculares y los restos de una pirámide antigua dónde los Tepolztecos y otros, venidos desde tan lejos como Guatemala, rendían culto a sus dioses y hacían sacrificios humanos.

IMG_1530

Vista desde la cima!

Evitamos, por poco, que unos descarados Cohatíes se apropiaran de nuestra mochila y descendimos ligeros y risueños para hincar de nuevo el diente a delicias Mexicanas en el mercado local antes de volver a la capital.

IMG_1547

Descarado briboncete!

IMG_9834

Finalmente, mis tíos nos acompañaron a Tehotihuacan a ver las famosas pirámides, vimos los Voladores y caminamos toda la avenida de los muertos bajo un intenso sol, subimos a sendas pirámides rodeados de otros centenares de turistas y sobretodo seguí disfrutando de los simpáticos vaciles de mi tío para con los vendedores ambulantes de recuerdos.

IMG_9868

Practicamente solos en Tehotihuacan

IMG_9863

Disfruté enormemente de los momentos que estuve con ellos, con mi adorada prima Stéphanie y la recién nacida Majo, sosteniéndola algunas horas en mis brazos, compartiendo la excitación del marido de Steph por la próxima apertura de su academia de boxeo, de la última noche en la que Núria nos acompañó para que tomásemos el pulso de la fiesta en el DF y por supuesto de hacer todo esto junto con Álvaro, porqué al final, la compañía es lo que importa!

IMG-20160808-WA0004

IMG_9860
IMG_9855

4 opiniones en “Cuando la compañía es lo que importa (y II).”

    1. Y yo a ti prima! Seguro que sí, Paris, Gournay, La Maréchale, México DF, Guatemala city, Barcelona, Playa de Aro, ya nos hemos cruzado en tantos sitios… Otro más habrá! Besos!

  1. Pingback: La experiencia del Travel Founder: 24h en Ciudad de México | tripUniq

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *