Paseando sobre nubes

Despues de la explicacion tecnica de Kim, por mi parte os cuento lo que mas me impacto del Trek del Rinjiani y de paso pongo unas cuantas fotos xulas jeje. La verdad es que despues de mas de mes y medio de playas, apetecia cambiar un poco y porque no hacer un poco de deporte 😉 y si encima este esfuerzo fisicio es para poder contemplar estos paisajes, la cosa sale redonda.

 

 

 
El equipo despues de sudar la gota gorda el 1er dia 

 

Y es que a mi lo que mas me ha gustado son las vistas que hemos podido contemplar, se me han quedado pegadas en la retina y espero que se me queden para siempre.

 

 

 
Volcanes formando islas en el mar de nubes 

 

 

Yo no se si es el hecho de que los 4 coincidimos en que ha sido el trek mas duro que hemos hecho, en especial el segundo dia: en el que partimos a las 3h (para llegar al pico al amanecer: fijaros en la sombra del pico provocada por la luz horizontal del sol sobre las nubes de detras de la cima)

 

 

 
Sombra del pico desde el cual contemplamos el amanecer 

 

y llegamos a las 19h (con 12 horas reales de marcha), pero el caso es que tambien comentabamos que a lo mejor es lo mas bonito que hemos visto en esta vuelta al mundo… Ya lo dice Guillem siempre, y ultimamente lo decimos nosotros con cierto cachondeo, si se sufre despues se disfruta mucho mas… Por cierto hablando de sufrimiento, Rodri ya os escribira un post al respecto…

 

 
Aqui empezaba el festival de colores 

 

Tal y como indica el titulo del post me quedo con los momentos en los que camine por encima de las nubes. Que sensacion!! Os vais a pensar que soy el tipico urbanita que solo conoce por arbol ese grupo de musica y que lo mas parecido a montana que ha visto es el tibidabo…Pues mas o menos pero este fenomeno ya lo habia experimentado en los Alpes durante el Erasmus pero la densidad, la textura y los colores que se nos aparecieron esta vez a mi me dejaron cautivado. Por momentos los colores me transportaron a entornos galacticos de peliculas tipo Blade Runner, Dune o Star Wars.

 

 

 
Atardecer en Marte… 

 

Recorde las ganas que tenia de pequeno de tener un nuvol Kinton como el de Son Goku para poder tirarme encima (a que parecen tremendamente comodas!!!)

 

 

 
Nuvol Kintooooooon 

 

Gunung Rinjani

Cuatro meses después de haber empezado nuestra vuelta al mundo y tras unos cuantos extenuantes días de playa en múltiples islas, decidimos atacar el impresionante volcán Gunung Rinjani de 3726m. Situado en la isla de Lombok, es un volcán medio apagado que dentro contiene un lago en forma de media luna. Hay que decir que esta bastante concurrido, ya que las vistas que se observan desde la cima son espectaculares.

 

El trekking dura tres días y se empieza por Senaru o por Sembalun. Nosotros o vamos nuestra compañía, optó por la segunda opción que se considera un poco más fácil, ya que la subida es más escalonada.

 

 

El volcan Rinjani, con la luna ya apareciendo 

El primer día se empieza a las diez de la mañana a 900m y se llega al campamento situado a 2600m. Este tramo es asequible ya que la primera parte del día vas subiendo entre prados, sin demasiada sombra y solo por la tarde, antes de llegar al campamento viene una cuesta de un par de horas, que exige un poco más. En total, siete horas de marcha para llegar a un campamento en una cresta, con una vista impresionante al lago y la puesta de sol.

 

 
El Campamento del primer dia
 

 

Lo difícil viene ahora. Al día siguiente, vamos de madrugada, hay que levantarse a las tres para atacar la cima. Son tres horas para llegar arriba, justo a tiempo para ver salir el sol en dirección de Flores. Es una subida dura. Es de noche, hace frío, empiezas a notar la altura y lo peor, el terreno. La arena volcánica, en especial en los últimos metros, hace que des un paso y pierdas dos. Cuando me lo contaron, pensé que exageraban, pero no. Personalmente, la última media hora se me hizo eterna y las pasé un poco canutas. Pero vamos, como siempre, todo se te olvida cuando llegas a la cima y ves el espectáculo. El amanecer a lo lejos, los colores, el lago a tus pies, la ilusión de haber subido, las mejillas heladas del frío, los besos, las fotos… Vamos, los que subáis montanas ya sabéis de lo que hablo.

 

 
Los tres en la cima, caras de frio y recuerdos al Jueves
 

 

Luego vuelta al campamento, bajando como locos por la cresta (la arena volcánica te permite bajar como si esquiaras, un gustazo). Descanso en el campamento y bajada hacia el lago, donde esperan unas fuentes volcánicas. Yo no me bañé porque íbamos justos de tiempo y temía relajarme demasiado, ya que aun nos quedaba la larga subida a otro cuello para descansar en otro campamento. Llegamos al campamento a las siete de la tarde, exhaustos, un poco rotos pero con la alegría de haber hecho algo grande.

 

 
Que bajo corriendoooooooooooooo
 
 
 
Panoramica al final del segundo dia. El Rinjani a la izquierda. 

 

Al día siguiente, cuatro horas mas de bajada, para terminar de cascar las rodillas y en el albergue una merecida cerveza Bintang para alegrar i refrescar el cuerpo.

 

 
A la salida del Parque. Que caras… 

 

Como veis en una vuelta al mundo también hay sitio para subir montanas, apretar los dientes en algún momento y como siempre, alucinar un rato con mas vistas increíbles.

En los próximos días, vamos a explicar mas detalles del trekking, que da para mucho, como las anécdotas o el papel de los porteadores, que para mi son auténticos héroes.