Vídeo Indonesia, Julio 2008

Sé que hemos tardado un pelín más que la semana pasada però finalmente ahí está el vídeo de la siguiente etapa de la Vuelta al Mundo 2008/2009. No os perdáis Indonesia, allí vimos algunos de los mejores paisajes que pasaron delante de nuestros ojos a lo largo del viaje.

 

Si no ves el vídeo pincha aquí.

SteelBalls: Un duelo en la carretera

Una de las cosas que uno no puede controlar en este tipo de viajes, a mi parecer, es la eficiencia del GREMIO DE TRANSPORTISTAS. Así como Charlie ya esta presentando una mas que merecida moción de censura a tal cuerpo gubernamental, yo (Rodrigo) no puedo mas que unirme.

En indonesia, cojer un BUS, es tentar a la suerte. Es jugar a la ruleta rusa de la comodidad, con una sola diferencia. La bolita siempre cae en NEGRO, con las consecuencias que eso conlleva. Pagar un billete de BUS, no es tener un sitio asegurado. Pues la palabra BUS ( Bus Ultrarapido Sobresaturado) indica todo lo contrario.

 

 

 
El tema estaba apretado… 

 

Renunciar a la comodidad, no es difícil, si se tiene en cuenta, la cantidad de sacos de cebollas, de pescado seco, aves de corral, perros, cajas, muchas cajas, y demás enseres con los que uno comparte el viaje. Pero lo que uno no puede ni mucho menos imaginar, es quien sera el encargado de dirigir tan pletórico cowboy hacia su destino.

 

 

 
Caras de preocupacion 

 

Entre todos los conductores, incluidos, conductores de la muerte, que no tienen reparo en reducir la velocidad en curvas divorciadas de los quitamiedos, debemos mencionar a STEELBALLS.

 

 

 
La cosa iba a peor… 
 
 
 
 
Tomandonoslo con humor 

 

Dicho conductor, apodado, PELOTAS DE ACERO, fue la gota que colmo el vaso para escribir este post.

Imaginaos una carretera de curvas, rodeando la costa, cuando de repente y sin previo aviso, frena nuestro maravilloso comboy y se detiene en la carretera. Alzamos la vista y nos encontramos de frente con un camión cisterna en plena curva también parado.
Lo que en Espanha se hubiera zanjado (también es de suponer), con sendas maniobras y algún que otro insulto,  por parte de los conductores, aquí de tradujo en un DUELO en el asfalto.

 

 
El prota 

 

Nuestro amigo SteelBalls, después de permanecer impasible un minuto, frente al camión decidió tomar cartas en el asunto. Su maniobra fue la siguiente, apago el motor del autobús, saco un cigarro de su bolsillo y se lo empezó a fumar. Todo esto sin perder de vista a su adversario, que con mirada de hielo aguantaba el duelo con Steelballs. En ese momento, pareció sonar por los altavoces alguna de la múltiples composiciones de ENIO MORRICONE, pero lo que de verdad sonó fue el NO, NO, NO NOS MOVERAN..que todos al unisono cantamos, mientras el resto del pasaje, aves de corral incluidas miraban estupefactos. Steelballs,por otra parte, seguía con su duelo, no sin antes, lanzarnos miradas furtivas/furiosas por el retrovisor. Finalmente, el conductor del camión cisterna, tuvo que maniobrar, para despejar la curva, ante la atenta mirada de Steelballs, que seguía intimidando. Ni mencionar cabe, que al cruzarse los comboyes ninguno de los dos miro al adversario como muestra de entereza, aunque a todos nos hubiera gustado ver miradita un poco cabrona.

 

 

 
Escasez de gasolina en Flores: Colas en las gasolineras 

El final del trayecto supuso la guinda al sobrenombre ya otorgado. Es costumbre que los conductores te dejen en la estación (que suele estar apartada del centro) para que así debas cojer un Bemo (Taxi) y contribuir así a la economía del país. Lo que desconcierta es que en las estaciones no se baja nadie. La experiencia te enseña que solo los turistas bajan, pues los oriundos permanecen en el bus, pues el conductor acaba acercándoles al centro sin coste alguno.

Así que cuando nos bajamos del autobús, preguntamos a Steelballs, porque el resto del pasaje no bajaba, pues queríamos un trato por igual, y le pedimos que nos acercara al centro. Todo esto regado con multitud de caza-mochilas, que cojen tu mochila para subirla al Bemo en cuestión. En ese intercambio de palabras,pelotas las nuestras, Stelballs no daba las suyas a torcer no aceptaba nuestra vuelta al autobús. Como si fuéramos idiotas, decidió bajar a medio pasaje para hacernos entender que el viaje terminaba allí. La discusión fue subiendo de tono, pues logramos subir al bus y nos atrincheramos entre sacos de cebollas, ante la estupefacta mirada de Steelballs en cuestión. Y es allí donde sus pelotas de acero, se recubrieron de gloria y mala educación al empezar a insultarnos. Como prueba de su hombría, quiso bajar del bus a una anciana de unos 80 años, y eso termino (por educación y sentido del respeto) con nuestro motín.

Aquejados por el trato, declinamos oferta alguna y caminamos por la carretera, hacia el centro. Y allí fue cuando 200 metros mas adelante el autobús se nos paro al lado, y pensando que nos ofrecía subir, Steelballs descargo un paquete que se habían dejado unos pasajeros (que estaban justo allí…pues habían caminado antes) y volvió a poner en marcha el autobús rumbo al centro.  Tal acción, fue reconocida con aplausos y gritos de OLE ! por nuestra expedición.

Como veis, el gremio de transportistas tiene ya un líder natural, pero nosotros hemos sabido estar a la altura para sacarle de sus casillas.

Hasta pronto Mr. Steelballs.