Puerto Varas

Entre Chiloé y el Navimag, nuestra vuelta al mundo se detuvo un par de días en la región de los lagos Chilena. Y al igual que su hermana argentina Bariloche, Puerto Varas nos ha ofrecido unos paisajes tremendos.

 Después del lluvioso tiempo de Chiloé, en Puerto varas el sol nos acogió iluminando el imponente volcán Osorno al otro lado del Lago.

 

 

 

Pero tan inofensivo aspecto, la ciudad nos ocultaba algunos misterios y los temores de Cez (ella es la de la intuición) aumentaron al entrar en lo que iba a ser nuestro alojamiento: Una pensión de tenebroso nombre: ¡HELLwig! Era una antigua casa de madera con un ligero olor a rancio, con poca luz y según Cez igualita que la casa del orfanato, hasta aquí sin más… Lo que no se esperaba nuestra joven bruja era que la casa intentaría comunicarse con ella. Cada crujido del viejo parquet, cada chirrio de las oxidadas bisagras, cada golpe de viento en las ventanas eran un lamento que la privilegiada mente de nuestra maga silvestre descifraba a su pesar, quedando así sus noches a merced de tormentosos sueños. Una noche mientras dormía, Cez respiró la amargura que flotaba en aire de la casa. Al ser ya una vieja sabia, la amargura se desplazó veloz por las autopistas del pensamiento e inyectó en sus iris angustiosas imágenes y en los poros de su piel gélidos escalofríos. No hace falta decir que nuestra reacción al enterarnos de lo que sufría Cez no fue otra que hurgar en la herida y divertirnos apareciendo por sopresa con voces de ultratumba o saliendo de los armarios.

 

 

 
Cena en el albergue junto a unos amigos del Barómetro

 

Pero volvamos a Puerto Varas que me he perdido… A Puerto Varas también veníamos en busca de un poco de marcha y la encontramos en el Barómetro! Gente de nuestra edad, buen ambiente y buena música.Al día siguiente queríamos repetir pero nos topamos con las elecciones municipales.

 

 

 
Han ganado los buenos
 
 
 
El volcán se sonroja la tarde de las elecciones

 

Qué tiene que ver, no? Pues a partir de las 23h del día anterior hasta que se hacen públicos los resultados, ¡ Se aplica la ley seca! Los bares cierran y los supers vacían todas las estanterías de la sección de vinos y licores. A lo mejor tienen miedo que con la resaca te equivoques de casilla… Otra cosa curiosa que aprendimos es que si estás inscrito en el censo electoral (o sea, haber ido a votar al menos una vez) estás OBLIGADO a votar y sino te multan!

 

 

 
Saltos de Petrohue con el Osorno al fondo
 

 

Al día siguiente Ximena, una chica que conocimos en el barómetro nos llevó de paseo por la zona de los lagos: Precioso!

 

 
 

Lago Todos los Santos
 
 
 
Son Ken y Ryu de Street-Fighter! 
 

Finalmente a la mañana siguiente debido a un retraso del barco visitamos el coqueto asentamiento alemán de Frutilllar que al igual que Puerto Varas rodea el Llanquihue.

 

Tenían el pueblo muy arregladito

 

Y como no, el volcán presidiendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *