Dos se entienden…

Si dos quieren entenderse…

Eso el lo que nos pasa en China. Con un sistema oral y escrito completamente diferente al nuestro y con poca gente que domine realmente el ingles, aquí tienes que desarrollar al máximo tus habilidades de comunicación. Para pedir los billetes del tren, para ir a un sitio o para decirle lo que quieres comer. Hay que echarse al ruedo.

 

Si lo haces con una sonrisa y con un semblante amable, cada uno ira hablando en su idioma, acompañado con senas básicas. Entonces, sin saber porque, se producirá un “destello de comunicación” como una chispa, y durante unos segundos, habrá comunicación. Los dos habrán entendido lo que se querían decir.

Y esto es mágico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *