Un plan en París

En mi ruta por Europa antes de volver a mi amada Barcelona, esta vuelta al mundo me ha llevado a pasar un fin de semana en París para ver familia y amigos. Tampoco me dediqué a visitar pero en cambio no dejé de hacer un plan que acostumbro a repetir cada vez que subo.

El único requisito es que haga sol, cosa tampoco evidente en París… Ideal para un día post-resaca en el que apetece salir de casa porque hace sol pero al mismo tiempo lo que te apetece es tumbarte. 

Para empezar el día hay que alimentarse y nuestra primera etapa del día es un puesto de comida libanesa para llevar que se llama Man’Ouché ( 62, rue Rambuteau; cerca de metro Les Halles o Châtelet).

 

 

 
En primer plano el horno tradicional libanés

 

Preparan otras cosas pero si voy ahí es para comer sus excelentes Galettes traditionnelles libanaises. Es una masa que está entre una crêpe y una pizza que cuecen en un horno tradicional libanés. Se come enrollado y dentro algunos llevan Zaatar (salsa hecha con tomillo libanés, sésamo, zumaque, ni idea de lo que es, y aceite de oliva) +vegetales y/o carne o otros con quesos como el Halloum con tomate, olivas y menta. Mis preferidos: Halloum extra, Basilic Extra o cualquiera con Zaatar. Ya babeo… 

 

Las “galettes” cociéndose

 

Una vez tenemos nuesto manjar recién hecho nos vamos al lado, justo debajo del centro Pompidou a sentarnos en la espaciosa plaza que hay en frente, punto de encuentro de muchos parisinos en los días de sol.

 

 

 
Gabri, un amigo parisino disfrutando la “Galette”
 
 

Además si váis un domingo probablemente tendréis la suerte de ver al Chino cantante, todo un espectáculo… Lo versiona todo, y lo hace de forma desgarradora… Su Let it be no tiene precio… Eso sí, es un tío con mucho carisma y a menudo grupos de jóvenes se apuntan al catxondeo con él.

 
El público a sus pies
 
 
Dándolo todo!
 
 

 
Un compatriota asiático ( un rato freaky también) alucinando con su arte

Ibu Oka – Ubud, Bali

Nombre: Ibu Oka

Lugar: céntrico, al lado del mercado. Si preguntáis, todo el mundo lo conoce.

Como llegar: Se han cambiado de sitio. El antiguo lugar aparece en las guias, pero si preguntáis, el actual os lo indican sin problemas.

Especialidades: Arroz con cerdo. Pero el cerdo en sus mas diversas formas. Frito, una costilla, lechal, morcilla, piel…

Precio: por 25.000 rieles el plato. Menos de dos euros.

Comentarios: no hay menú, solo se come eso. Pero es delicioso porque pruebas el cerdo en sus distintas formas. Con un plato quedas saciado de sobras.

Abducidos por un BIA HOI!

 

En el medio del bullicioso Hanoi, en el Old Square, nos vimos sorprendidos por un fenomeno paranormal, el reloj tozudo, quiere convencernos de que transcurrieron 5 horas cuando a los tres integrantes del grupo nos parecio que habia transcurrido poco mas de una hora.

Los BIA HOI son lugares bien sencillos, un local repleto de genero con unas sillas de plastico en el exterior, varios barriles amontonados de los que sale un dudoso tubo de plastico, una mujer o un hombre sentados enfrente esperan pacientemente a recibir un vaso vacio y con la destreza del que ha repetido el movimiento miles de veces, te lo devuelve lleno del espumoso y codiciado fermentado de cebada. Todo esto no seria muy especial si no fuera porque cada vaso de cerveza vale en estos locales esparcidos por todo el pais pero sobretodo en su capital la increible suma de 3000 Dongs… Im-presionante verdad? Muy bien para los que no esten muy puestos en la economia Vietnamita os revelaremos que 3000 Dongs son unos 12.5 centimos de Euro. Ahora si… Asombroso verdad? Esto quiere decir que por unos 12.5 Euros cada uno se podria tomar unas 100 cervezas!!!

 

 

Pero no nos quedemos con lo obvio, el hecho de aposentarse en un BIA HOI es mucho mas que una manera barata de emborracharse (puede ocurrir, no lo niego pero uno se puede tomar tres cervezas y una vez refrescado irse a dar una vuelta), durante esas horas conversamos animadamente con una pareja de Chilenos, nos dieron consejos que anotamos religiosamente para nuestra futura visita, con unos cooperantes Espanoles que nos recomendaron un restaurante excelente al que fuimos mas tarde, y con una estrella del Hard Rock Vietnamita (camisa a cuadros estilo lenador, tejanos y fumador compulsivo, ingles perfecto pero que hablaba inusualmente bajito para ser una estrella del Heavy) asi que simplemente se disfruta de la tarde.

Por ultimo, este BIA HOI se encuentra en un concurrido cruce del Old Square y el simple hecho de ver pasar la vida en esta ciudad, ver como crece y decrece su trepidante ritmo junto con la luz del sol ya valen la pena… Asi que ya saben!

Salut i forca al canut!

Desconocido (en chino) – Yangshuo

Nombre: Desconocido (cartel en chino, fondo blanco, letras rojas)

Lugar: en una callejuela al lado de un hotel bastante grande.

Como llegar: siguiendo la carretera principal que cruza el pueblo y en dirección opuesta a Guilin (el río te queda a tu izquierda). Tomando como punto de partida el cruce con West Street (calle comercial), andar unos 500 metros, pasar una curva larga y el restaurante quedará a vuestra derecha (con un puesto de frutas al lado).

Especialidades: Wok. El principio es simple: eliges los ingredientes y ellos te lo cocinan en un wok. Puedes comer carne, pescado o verduras acompanados con arroz blanco o tallarines.

Precio: Lo mejor. Tarifa plana de 8 Yuans el plato. Tremendo.

Comentarios: No hablan ni pizca de inglés pero puedes comunicarte con ellos. Son divertidos, atentos y todo lo que te sirven esta bueíisimo. Como siempre en China, aclarar el picante que se quiere (“pu lade” para pedir sin picante).

Tianhai Restaurant – Beijing

Nombre: Tianhai Restaurant.

Lugar: 37, West Street of Dazhlan, Xuanwu, Beijing, China.

Como llegar: En la misma calle que uno de los principales Youth Hostel de Beijing (Far East International Hostel).

Especialidades: Pato laqueado servido con crêpes y verduras. Pato frito. Arroz servido en un cubo de madera.

Precio: El pato laqueado es el plato más caro con diferencia (76 Yuans). El resto no cuestan mas de 20 Yuans.

Comentarios: Muy amables y ubicado en una auténtica casa en un hutong de Beijing.