Un plan en París

En mi ruta por Europa antes de volver a mi amada Barcelona, esta vuelta al mundo me ha llevado a pasar un fin de semana en París para ver familia y amigos. Tampoco me dediqué a visitar pero en cambio no dejé de hacer un plan que acostumbro a repetir cada vez que subo.

El único requisito es que haga sol, cosa tampoco evidente en París… Ideal para un día post-resaca en el que apetece salir de casa porque hace sol pero al mismo tiempo lo que te apetece es tumbarte. 

Para empezar el día hay que alimentarse y nuestra primera etapa del día es un puesto de comida libanesa para llevar que se llama Man’Ouché ( 62, rue Rambuteau; cerca de metro Les Halles o Châtelet).

 

 

 
En primer plano el horno tradicional libanés

 

Preparan otras cosas pero si voy ahí es para comer sus excelentes Galettes traditionnelles libanaises. Es una masa que está entre una crêpe y una pizza que cuecen en un horno tradicional libanés. Se come enrollado y dentro algunos llevan Zaatar (salsa hecha con tomillo libanés, sésamo, zumaque, ni idea de lo que es, y aceite de oliva) +vegetales y/o carne o otros con quesos como el Halloum con tomate, olivas y menta. Mis preferidos: Halloum extra, Basilic Extra o cualquiera con Zaatar. Ya babeo… 

 

Las “galettes” cociéndose

 

Una vez tenemos nuesto manjar recién hecho nos vamos al lado, justo debajo del centro Pompidou a sentarnos en la espaciosa plaza que hay en frente, punto de encuentro de muchos parisinos en los días de sol.

 

 

 
Gabri, un amigo parisino disfrutando la “Galette”
 
 

Además si váis un domingo probablemente tendréis la suerte de ver al Chino cantante, todo un espectáculo… Lo versiona todo, y lo hace de forma desgarradora… Su Let it be no tiene precio… Eso sí, es un tío con mucho carisma y a menudo grupos de jóvenes se apuntan al catxondeo con él.

 
El público a sus pies
 
 
Dándolo todo!
 
 

 
Un compatriota asiático ( un rato freaky también) alucinando con su arte

En casa de Mac!

Ya llevamos un tiempo insistiendo, en el viaje uno de los mayores regalos que vamos atesorando es la gente que vamos cargando en la mochila junto con los paisajes o las imágenes imborrables, si además un personaje como Mac te ofrece su HOGAR (así con mayúsculas) entonces el cócktail es perfecto!

 

En Tulum conocimos Juliane, esta, nos dio su teléfono, llamé y con solo decir que éramos los amigos de Juliane Mac ya me estaba dando su dirección.
Salimos de Palenque y pasamos la noche en el bus, encontramos la casa y a Mac junto con Mike (su compañero) que iban y venían cargando arena así que nos saludamos, tiramos las mochilas en un lado y nos pusimos a ayudarles.
En el couchsurfing (aunque Mac no pertenece al grupo) de lo que se trata es de compartir, experiencias, cocina, música, o lo que sea… así que no dudamos en ponernos a cargar o a cocinar o a disfrutar de su casa!
Mac nos dijo que nos instaláramos, que su casa era nuestra casa y no sabéis que acogedora se nos hizo!
Os la muestro un poco:

 

 

El salon con la escalera que lleva a la Habitación de Mac
La cocina con otro salon detrás

Esa misma noche ejerció de buen anfitrión y nos llevó a una fiesta, un encuentro en casa de Marc y Rolando dos couchsurfers curtidos que acogían a 7 personas en su casa y que nunca suelen tener a menos de 3!
Cómo os podéis imaginar el ambiente era una maravilla, viajeros y locales cocinando sus especialidades, una guitarra, unos tambores, cervezas y algún que otro tequila amenizaron una noche que se alargó.

 

En la cocina de Marc y Rolando, conversando y probando el guacamole

 

Bien acompañado bailando en el patio. Mac, el de verde bailando la conga.

Ya estábamos integrados en San Cristóbal de las Casas, conocimos a foráneos afincados y a locales acogedores.
Visitamos la ciudad y alrededores como nos cuenta Rodrigo y cada noche regresábamos a casa con la sensación que estabamos en nuestro propio cuarto! Cocinamos, vimos películas de DVD, simplemente daba gusto llegar a casa!

En casa de Mac el segundo día se montó una timba de mucho cuidado, cada miércoles convoca a sus amigos y se ponen a jugar al Póker, se juegan 25 pesos por partida (poco más de un Euro) y solo puede ganar uno, que se lleva todo el bote, tienen fichas como en Las Vegas y hasta el James Bond de “Casino Royale” estaría nervioso en esa mesa! La verdad es que es muy divertido y obviamente el ambiente es de distensión total!

El Jueves, para que no parezca que lo único que hacemos es dedicarnos a comer, beber y a la ludopatía estuvimos en la presentación de la revista “Arroz”, una revista que nada tiene que envidiar al famoso “Time Out” recogiendo todos los eventos culturales que se celebran cada quincena en San Cristóbal, obra de Kate una Americana afincada en la capital de Chiapas. Hubo música en vivo, bohemios y artistas y sí también un poco de cerveza y de vino…

 

“Fractal” en vivo, tengo videos pero no hay manera de subirlo!

El Viernes, nos acompañó a un bonito pueblo llamado San Juan Chemula. Su buen hacer con la fotografía, así como su gran humor hace que pasear con el sea de lo más divertido. Y por la tarde…

Por la tarde teníamos que irnos pero de pronto, con la mochila ya cerrada y a punto de cargar a la espalda nos dijimos que “al carajo!” que nos quedábamos un día más… así que nos sentamos de nuevo y a charlar con Mac delante de su chimenea, un gustazo!

Si la despedida fueron grandes abrazos, que menos que estas grandes palabras para agradecerle su acogida.

Si alguna vez os cruzáis con su barba y su andar despreocupado en San Cristóbal no dudéis en saludarlo, seguro que os invita a jugar a Póker, a caminar un rato o a hablar de fotografía.

Lo dicho Mac, cuídate y te esperamos en Barcelona.

 

En el corazón de Chiapas

Después de Palenque, llego la hora de San Cristobal de las Casas.Personalmente, solo había oído hablar de tal ciudad en alguna canción y poco sabía de ella.

Lo primero en que me fijé fue en la ropa de la gente. Llegábamos en el bus, con playeras, bermudas, y camisetas cuando la gente vestía de largo y se abrigaba con zamarras e incluso gorro. Y es que SanCristo (como le llaman los oriundos) está situada a 2120 metros sobre el mar, y el frío aprieta.

Cambiados en la misma estación nos dirigimos a casa de Mac (leer post) donde empezó nuestra relación con esta bella ciudad.
Ni que decir cabe que gracias a Mac, su generosidad y su hospitalidad hizo de esta ciudad, la delicia del viajero. Aunque ya hemos escrito un post refiriéndonos a ello.

Empezaré por pintaros, con unas cuantas pinceladas de historia, y es que la cantidad de colores que dan vida a esta ciudad, me anima a usar tal expresión.

San Cristóbal de Las Casas fue una de las primeras ciudades construidas en la Norteamérica española. Es denominada Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo, aunque en realidad posee la cualidad de ciudad.Se le ha considerado por mucho tiempo Capital Cultural y conviven diferentes expresiones culturales tanto chiapanecas como mundiales. Esta ciudad cosmopolita no supera los 200.000 habitantes.
Como dato puramente político en importancia ocurrió que el 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional tomó las instalaciones del Palacio Municipal de San Cristóbal y por asalto tomó edificios públicos del gobierno federal y estatal. En este mismo año el municipio fue sede de las primeras conversaciones de paz del llamado movimiento neozapatista.

 

En SanCristo, es la ciudad perfecta para asistir a los mercadillos. Llenos de colorido, al igual que sus casas, los mercados están sobresaturados de telas chiapanencas, y de artesanías de todo tipo pero tienen un encanto especial para perderse entre ellos.

Igual sea de alimentación, como de textiles.

Mercado de frutas y colores.
Rojo infierno, ardor infinito.
Mujeres Chiapanencas, con su género.

Visitamos las Iglesias de Santo Domingo, donde a sus pies despertaba cada día el mencionado mercadillo, y la de San Cristóbal, donde pudimos divisar la panorámica de la ciudad.

…y es que es verdad,
Posado de Guillem con San cristobal al fondo.
Santo Domingo y sus “diablillos”. Los “enganches” de la gente a la luz, para no tener que pagar la factura mensual.

Era también agradable, simplemente callejear, una mañana de Sábado por su plaza mayor, donde los limpiabotas esperaban su clientela, leyendo el periódico que habían comprado en el quiosco, de al lado, del cual el dueño conversaba con la vendedora de flores y así, al tiempo perdido, pasaban el día.

Un limpiabotas en acción.

Recorrer las calles, sobretodo a última hora de la tarde, daba un color maravilloso para la fotografía. Sobretodo por el colorido de las casas y las sombras que en ellas se proyectaban

 

La iglesia en lo alto.
Cruzando la calle….de color.
Bonita plaza, con la banda municipal bajo el toldo.
Otra más de Santo Domingo, con el mercadillo a sus pies.

Aprovechando el papel estratégico que tuvo San Cristo en el conflicto Zapatista, así como la calma actual entre la guerrilla y el gobierno, decidimos ir a una comunidad Zapatista para ver e intentar entender de un poco más de cerca, en que consistía tanto el movimiento, como la lucha en sí.

 

Nos dirigimos a la comunidad en autobús, y al llegar, nos encontramos frente a una valla con “el guardián del universo” con el pasamontañas /cubrerostros puesto.

 

Un mural

 

Otro mural, Zapata incluido.

 

 

Pasados unos minutos, tensa espera, nos acompañó hasta el Comité de Bienvenida, donde otros 2, cubiertos por supuesto, apuntaban nuestros datos y nos interrogaban (con electrodos….jejej) sobre lo que veníamos a hacer allí. Pasado el trámite, nos llevaron a otro Comité de Explicación, donde otro compañero cubierto, nos contaba en que se basaba el movimiento. Y de allí al Comité de Junta Gobernante…….creo que hasta visitamos hasta el Comité de Evacuación cuando llegué por fin al baño.

 

Aunque no pudiéramos fotografiar a las personas, y aunque en los tiempos que corren, tanto control, un tanto absurdo e obsoleto (pues algunos no sabían ni escribir bien el nombre) resultó interesante ver como funciona una comunidad, que pese al consentimiento del “mal gobierno”, funciona de manera autosuficiente, proporcionando educación, sanidad y derechos al pueblo indígena.

 

Como comenta Guillem en el post de la casa de Mac, teníamos nuestras mochilas a punto, estábamos cargándolas a la espalda, estábamos abrazados a los allí presentes despidiédonos….cuando surgió una vocecilla que dijo.

-¡No os podeis ir hoy! Hoy se celebra el Equinocio……

Y claro, fue esa convincente razón la que nos convenció a quedarnos otro día más, con Mac, Mike y nuestro Ramón.

 

Hasta Siempre SanCristo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De derecha a izquierda: Willy, Mac, y un Servidor.

Palenque

 

Si seguís con atención la web ya sabréis que estamos en Méjico Lindo y Querido… Que esta debería ser la última etapa, del último integrante, de los que hace un año se empezaron a reir de Willyfog.

Dejamos Tulum a duras penas, mirandonos y diciendo… y si no nos vamos? Contemplando varias opciones de negocio para plantar la mochila un rato y dejar a un lado la crisis y el pánico al retorno. Ojo! Desde ideas de bombero hasta venta de terrenos (especulacióooooooooon!) pasando por negocios variados de hostelería (hoteles, restaurantes, un Lizarrán en Tulum?)…

De si volveremos allí o a otro lugar para poner en práctica estas ideas, el tiempo lo dirá, pero lo que sí es un hecho es que el bus que agarramos en Tulum nos dejó de buena mañana en Palenque.

Desayunamos:

 

Riquísimos y picantes Tacos!

Buscamos una habitación y comprobamos que los precios estaban bien baratos, dejamos los trastos y hacia las ruinas!
Como la mayoría de pequeños exploradores que sois sabréis, Méjico tiene infinidad de ruinas, en efecto lugares en los que antes de la llegada de los Españoles los Olmecas, los Mayas o los Aztecas vivían en harmonía (o no) adorando otros Dioses, doctos en Astrología, sabios en Matemáticas e increîbles arquitectos.

Todo lo que veréis a continuación pertenece al sitio arqueológico de Palenque y fue constuido por los Mayas alrededor del siglo VII y VIII, la verdad es que da que pensar, si no me equivoco el Románico pertenece al Siglo IX o X y antes de este está el Renacentismo o la arquitectura Pre Románica así que si comparamos, parce que su dominio del espacio nos deja en ridículo no?

 

El templo de las inscripciones, mausoleo del Rei Pakal
Una parte de los 15 km cuadrados que ocupa el sitio
Una de las empinadas pirámides a las que se puede subir
El templo de las inscripciones de nuevo

Como con las pirámides de la zona más conocida no teníamos bastante, Rodrigo y yo nos internamos un poco por la selva a ejercer de pequeños exploradores, al principio con cierto éxito:

In the Jungle…

Después seguimos con el camino, arriba, arriba, arriba, hasta que Rodrigo me dijo que si quería conocer otras ruinas que disfrutara solo de la gloria, él me esperaría informándose sobre la cultura Maya bajo un Nogal. Dicho y echo, me lancé a una ascensión infructuosa de la que volví sin descubrimiento digno que contar ni avistamiento de monos digno de mención pero con una buena sudada y satisfecho de mi perseverancia.

Seguimos el recorrido establecido y allí nos encontramos con la parte más interesante, a mi entender, del sitio. Algunas de las ruinas (muchas todavía por descubrir) están semicubiertas por la abundante vegetación que existe en el lugar. Para los que nos seguís desde el principio no diré que iguale al maravilloso templo de Tah Prohm del sitio de Angkor Wat en Camboya, pero se acerca bastante. En esa zona uno se llega a imaginar el sentimiento de los primeros exploradores que llegaron al lugar guiados por algún indígena o por su valor, y sino fijaros en los árboles:

Sentimiento de explorador llegando al sitio…
La selva se come la piedra pero parece que un parásito la ataca.

Por desgracia era lunes y el museo del sitio estaba cerrado, me quedé un poco con las ganas de tener un guía (creímos que con la Lonely tendríamos suficiente pero escuchando de aquí y de allà de otros grupos vi que hubiera sido interesante haberlo contratado, nos quedan muchas ruinas por ver).

Así pués nos volvimos al pueblo dónde cenamos y nos preparamos para otra gran etapa en esta vuelta al mundo… San Cristóbal de Las Casas pero Ojito… eso será en el próximo post:

Estaros atentos que pronto volvemos!

Tulum Tulum…

Después de nuestra semanita en Cuba, volamos a Cancún.

Decidimos al unísono, huir de la marabunta guiril, que retoza en sus playas, e nos dirigimos a un lugar tranquilo como es Playa del Carmen.
¿Tranquilo he dicho? Al llegar ya vimos claro que debíamos salir de allí. Era algo parecido a Lloret de Mar, eso si, en la riviera maya.
Nos bajamos del bus. No comimos nuestro primer taco (son muchos los que a partir de ese momento han caido) y volvimos a subirnos al bus para alcanzar TULUM.

 

Cosas del destino. Como sendos mocos en un clinex, se encontraron Sebas y Guillem en el autobús. Tras las propias miradas, respectivas preguntas, llegaron al vínculo. Compañeros de facultad en Toulousse.

Total, que Sebas, nos sirvió de llave en Tulum, y nos presentó esa misma noche a Guillaume, Ixmaná, Marion y demás comunidad Europea con la que compartiríamos parte de los días.

Describir Tulum, es fácil. Un feo pueblo de carretera, donde todo está en auge.  Restaurantes, bares, todo tipo de negocios.
Lo que lo hace mágico, es en parte su gente y en parte su entorno.

 

 Tulum es asi. Ciudad de Carretera

 

El primer día nos dedicamos a recorrer en bicicleta las playas de Tulum. La verdad es que la calidad de la arena y del agua, las hacen muy adictivas. Allí pasamos parte del día. Para acabar en las famosas ruinas de Tulum.

 

 
Eh Guillem, sacame ahora que meto la panza
 
 
 
Comiendo la banana al rico sol.
 
 
 
 
 
Kite Surfing en playa Maya…vaya vaya…aqu’i si hay playa.
 
 
 
 
 Ruinas de tulum…que vidorra llevaban los mayas.
 
 
 
A falta del Jueves….buena es la Lonely
 
 

Para nuestra opinión, demasiado perfecta la reconstrucción y jardín acompañante. Le daba impresión a uno de estar en Port Aventura. Aunque hay que reconocer que están situadas en un punto estratégico, con acantilados al mar, que las hacen muy bellas. No cuesta mucho imaginarse a los mayas tumbados en la playa a la bartola, dándole al pulque y adorando al diós del sol.

Al terminar las ruinas, fuimos a casa de Marion donde degustamos una sabrosa Barbacoa de Arrachera (corte mexicano).
Y nos dieron las diez, y las once,….. las doce y la una y las dos y las tres …y borrachos al anochecer nos encontró la lunaaaa.
Luego, Sebas, Guillem y Yo, visitamos la fiesta maya, donde bailar en la plaza del pueblo con alguna de las allí presentes, era jugarse el tipo, con el genero chicano allí presente, con lo que decidimos cerrar el GianCarlo. Típica Cantina Mexicana.

 

 
 Barbacoa Mexicana en casa de Marion
 

 Guillem seduciendo en plena fiesta maya.

 

(Hay que decir, después de este comentario, que pasamos el día en bici (3 tourmalets y 1 Coll D’Aspen), y visitamos todas las ruinas de TULUM, piedra a piedra….no vayan a pensar ustedes que solo la pasamos en peda, como dirían aquí).

-Hay que ir a los Cenotes !!! (repetía guillem con insistencia)
-Cenotes, que rima con Retina y que me suena a Gran Cena (pensaba yo).

Pero la verdad es que valió la pena. Una especie de lagunas-acuíferos donde darse una chapuzón y bucear valía mucho la pena.
La verdad es que estaban llenos de cavernas, donde mora algún que otro murciélago, pero que a mi parecer…acojonan bastante.

 

 
Rodri buceando en el Cenote….

 

 Mirar que agua, azul font-vella

 

Pasaron los días y llegó el Viernes.

Destino: Punta Allen.

Allí estábamos los 6.
Julliane, con su super caravana.
Guillaume & Ixmaná con su super perra Cristal, y su baby-caravana también
Sebas, Guillem y Yo, con nuestras respectivas cajas de víveres (cerveza, ron cubano que traíamos, vinos…ah….y 2 tomates !!!)

Cargamos las furgos. Despedimos Tulum y a Punta Allen.

 

 Guillaume, Sebas e Ixmana, aprovisionando a la super baby

 

Punta Allen se encuentra dentro de una Reserva Natural, donde los últimos 50 km no están asfaltados.
Al llegar allí, cenamos un rico pescadito, y empezó la noche.

 

 Asi acabo…..o bueno….eso testifican las fotos

 

Entre risas, tragos, y Cohibas Espléndidos, pasó la noche dejándonos bellas fotos. Luna casi llena, y un montón de momentos memorables. Al día despertamos, desayunamos y nos fuimos de excursión por la Laguna a bordo de una “lancha”, con Cristal, la perra incluida. Allí pudimos ver algún delfín, alguna tortuga y algún que otro guiri.

 

 
Guiris a discreccion….en busca de la sufrida fauna….
 
 

 

 

 

 

 
Venga Willy….de perfil….sih! nenah!!!
 
Guillaume, Cristal e Ixmana
 
 
 
Aqui despertamos en las caravanas. Bonito no?
 
 
 
Con vecinos insospechados… de sangre fria
 
 
..y de agua caliente.
 
 
Mas fauna.
 
 
 
 Playboy fauna.Tipica foto de: Rodri va, ahora, esta para el facebook.
 
 
 
 
Otra igual que la anterior. Va Rodri, cara interesante….
 
 
 
Bonito atardecer. En Punta Allen.

 

Volvimos a Tulum y pasamos la última noche, con pena de marchar al fin y al cabo.

 

 

Rodri, carinho…nos quedamos? 

 

Al dia siguiente aun tuvimos tiepo de visitar otras ruinas cercanas a Tulum.

 

 
Ruinas conquistadas
 

 

Y es que si algo tiene Tulum, es que te hace Tilín.
De ahí sus conocidas 3 mentiras:

1ª- Solo salgo a tomar una cerveza
2ª- Solo vengo a quedarme 2 semanas
3ª- Odio ver como te marchas.

Y la verdad, así ha sido. Nos llevamos un grato recuerdo de una ciudad tan peculiar.
Lo dicho, gracias a todos los que allí se quedaron y bienvenido todo el que algún día la pise.

 

 

 

 

Los 4 vividores. Hasta la proxima TULUM !!!

 

Carnavaaaaaaaaaaaaal!!!!

Esta es la historia de 3 chicos y una chica, todos ellos en buen estado fisico, dentro de lo que cabe, todos ellos dentro de su sano juicio, dentro de lo que cabe, y con un historial de vida nocturna, fiesta y aguante que les hacia pensar que se encontraban en la media alta… Pero llego un dia en que estos chicos aconsejados por personas que parecian de bien, gente honrada a primera vista, gente que parecia de fiar, decidieron pasar los carnavales en las brasileiras ciudades de Recife y Olinda… A estas alturas algunos siguen en paradero desconocido y otros aunque ya han vuelto a casa y parece que estan sanos y a salvo siguen teniendo pesadillas por la noche y curiosamente siempre suena una musiquilla (Taa nananananana naaaaa, nanananananaaaaaaaaa…) de fondo.

 

Empezando el 2ndo dia con Elen y Leo

El plan era sencillo: 5 dias de Carnavales en Recife y Olinda y luego para las playas a descansar y a tomar el solete antes de tomar nuestros respectivos aviones… JA!! 5 dias… Al cabo del primer dia se empezo a intuir que el fisico no daria para tanto, el equipo llego muy tocado a casa y es que habiamos cometido el error de llegar algun dia antes y celebrar los no tan conocidos pero no por ello menos temibles PRE-Carnavales de Recife y Olinda… Nos hicimos los valientes y la noche anterior quemamos la noche entera a un ritmo de sprint… Y los carnavales es una maraton, tanto fisica como psicologica. No se que es mas duro, si el sentir como pasa el primer trago de cerveza a las 11h de la manana o saber al levantarte que sera lo primero que te vas a tomar, no te dara tiempo ni para un vaso leche con galletas, si tienes suerte despues de la tercera birra veras un stand de brochetas y te pediras 4 porque no sabes cuando volveras a ingerir algo solido…

Ana dosificando… A mi me daban dos…

Os lo estoy pintando muy duro… Y lo es. Al segundo dia a Elen le dio un jamacuco solo empezar el dia. Y al tercero no os cuento como se levanto guillem… Blanco, blanco, sudores frios, mareo, vamos que salio a la calle despues de echarse un rato mas porque es un champion y porque en carnavales hay que dar la talla.

Tomas me trajo el uniforme de batalla

Los carnavales de Olinda y Recife consisten en lo siguiente. Contrariamente a los de Rio y salvador, alli todo es gratuito, todo sucede en la calle, los blocos se pasean entre la gente. Lo que no te gastas en entradas, la gente se lo gasta eeeeen……. Bebidaaaa (Bingo si has adivinado, empiezas a entender de que va esto 😉 ). Total que el nivel de desfasse es notable.

Calles llenas de buena hora
Mas de uno parecia no haber dormido mucho
Ir a algunos puntos de la ciudad era francamente dificil…
Pero con la calma se llega

Por la manana, a partir de las 9h ( si hay cojones, nosotros haciamos nuestra entrada sobre las 11-12h), la fiesta empieza en Olinda, se situa en las calles y basicamente te vas paseando vas viendo pasar los diferentes blocos ( los que tocan vamos) con sus disfrazes, vas bailando al ritmo de la musica, conoces irremediablemente gente a raudales (los brasileiros y los carnavales son asi) y si eres sueltecillo/a 😉 como nuestro amigo Leo, que entendio rapidamente el rollito de los carnavales, te vas liando en cada esquina con una persona diferente ( en tres dias facil con mas de diez… Ana hizo un buen analisis desde otro punto de vista: aqui pillas un herpes en un periquete.). Al de Recife le llaman el carnaval de la promiscuidad… Como son…

Mira!
A por ellas!
 
Pero las perdimos de vista…
Calle del Beijo na Boca, historia promiscua que os contara Tomas
Peligros del carnaval: Pitufos borrachos con tinte…

En Olinda la fiesta dura mas o menos hasta las 20h de la tarde. Y no importa el clima. Lo digo porque seguramente el mejor momento de estos carnavales lo vivimos en Olinda ya debian ser las 18h o algo asi i estabamos en una plaza que se encuentra en la parte alta de olinda y que tiene vistas sobre toda la ciudad.

Parte alta de Olinda antes del concierto

 

Estabamos escuchando un concierto de Samba muy guapo, la verda que estabamos muy a gusto, cuando empezo a llovisquear.

Animados con las primeras gotas
Muy bueno el grupo

 

La gente, como no, ni se inmuto, y siguio bailando como si nada. Pero es que al cabo de un momento empezo a caer un chaparron de mucho cuidado que no solo no ahuyento al publico sino que la gente se encendio a bailar aun mas, empezo una especie de euforia colectiva que se iba contagiando de unos a otros. Hasta el grupo se contagio y cuando pidio si queriamos “Mais umaaaa?”, la cantante se embalo y nos solto un “Mais uma, nao! Mais dois, nao! Mais tres!!!!”. Un festival…

Y al final… Mira que contenta esta Ana 😉

Lo mejor es que nos pensabamos que la animacion seguia en esa zona por el concierto… Que va!! Estaba toda la ciudad a tope bajo la lluvia, que carnavales es solo una vez al anho…

Estabamos desatados

Costaba pasar de la gente que habia

Y os recuerdo que no paraba de llover a cantaros!

Asi acabamos ese dia…

Por si no os ha quedado claro

 

Hey! Que esto era solo el dia! Luego llegaban los conciertos en recife antiguo por la noche! Para los conocidos en musica brasileira, hubo actuaciones de Mundo Libre( No me gustaron), Lenine (No esta mal), Naçao Zumbi (Me molan) con colaboraciones de Manu chao y Caetano Veloso tambien se marco un par de canciones e ya esta que sino se cansa. Y mas fiesta en la calle, los blocos no paraban hasta la madrugada.

Habia que juntar valor y volver a empezar

                   

La gente se juntaba en Rua da Moeda
Alegria!
Carnaval!

En la ultima noche despues de varios bajones de varios miembros del equipo hubo un resurgir general a las 5h de la madrugada y despues de unas caipirinhas capitaneadas por nuestra estrella Ana, la del norte, nos volvimos a animar y acabamos la noche a lo grande en un local clandestino donde pinchaban Techno-Trance chungo… Aguantamos como campeones, dimos la talla, pero todos teniamos en mente que al dia siguiente nos esperaba la merecida playita.

No se si os ha quedado claro pero nos encantaron!!! Si teneis la oportunidad no lo dudeis!!!!

A lo Cubano

Por fin tenemos internet. Tranquilidad y libertad para navegar por él. Pero no os sonará esto
tan extraño si os digo que hemos pasado una semana en Cuba.
 
Después de 6 meses sin vernos, allí estava yo. Impaciente en un hostal de la Habana, esperando a guillem.
A eso de las 23, apareció con un consiguiente ATCHAAPPPVOYAHHH !!! que se oyó desde Centro Habana hasta el Malecón.

A partir de ese minuto, os lo podeis imaginar. Charla, ron, charla ron.
Al día siguiente nos dedicamos a callejear la Habana, y a entregar unas medicinas que llevabamos para una familia cubana, y eso nos permitió tomar el control de las guaguas, y situarnos en la ciudad.

 

 

Capitolio cubano

 
Describir la Habana en palabras es complicado. Pero ahí van unas cuantas.
Vieja, Sucia, Destartalada, parada en el tiempo.
 Almendrones (chevrolets y mustangs de los 60), sidecars, ladas, soviets, que funcionan casi por equivocación. Como queriendo demostrar al mundo su orgullo soviético. Noble pasado, que sin duda, carece ahora de sentido.
Autobuses ingleses, franceses, brasileños y españoles, donados por los diferentes países después del “periodo especial”.
Pero sobretodo historia. Mucha historia entre sus calles. Historia de colonialismo, de revolución, todo mezclado pero no ajitado. Todo cubierto por un manto sombrío de la idea única. La Utopía.

Cadillac Solitario…siempre quiso ir a L.A (o Miami !)

 

¿Fachada?…¿Qué fachada?

Sin publicidad, sin consumo aparente, son los eslóganes partidistas del partido quienes adornan las fachadas. Fachadas que se caen, testigo de 50 años de estancamiento.
Recorrer la Habana, obviamente es relacionarse con su gente. Y como decimos, es un país puesto al revés.
Si abordas a un cubano, el trato es excelente. Respetuoso, casi cariñoso….pero si dejas que te aborden…ERES HOMBRE MUERTO.

                                                    Guillem aprendiendo de un gorocosongo-songo-bon. 

Con razón le llamán el país de Alí Babá y los 40 ladrones.
En Cuba todo se paga. Cualquier momento es bueno para sacarte algún dolar. Y es que conociendo la situación, uno lo puede enender. Pero las formas son las formas. Llegas al punto de no saber de quien fiarte y de quien no. Al final, todo parece un juego, donde tu, el turista, eres la ficha a comer.

 

Cubano, con sombrero y habano.

Un país donde circulan 2 monedas a la vez, carece de estabilidad. Y permite la estafa a gran escala. Pues pueden cobrarte en moneda nacional o en divisa, siendo imposible una compra justa si uno no tiene acento cubano. Todo y eso, Guillem y yo, lo intentamos y salimos airosos más de una vez.
Tambien hay que agradecer a nuestro particular guía. Jordi.

Jordi con Ariana.

Un amigo mío, de girona, que atrapado por la mágia y el desorden “a lo cubano” reside en la Habana hace casi 2 años. El nos supo informar de todas las triquiñuelas, y se enfadaba cuando veía un abuso por parte de alguno, y desde aquí mi particular agradecimiento a un casi superviviente de la habana, que habla cubano y  confunde a la perfección a los horiundos.

El faro de entrada a la Bahía.

El malicón del malecón.

 
Después de dos días en la Habana, agarramos (pues coger no es de recibo) un bus hacia Pinar del Río.
Es una provincia, entregada al cultivo de tabaco donde visitamos Viñales. Un pequeño pueblecito, situado en un valle espectacular lleno de Mogotes (buscar en la wiki). Allí montamos a caballo, con puro habano, roncito y las riendas en la mano.
Allí nos empapamos de la historia de Cuba gracias a Raidel, un guía-sobrino-posible_estafador-estratega_de_lo_lindo que nos dió una clase maestra desde 1900.

Secando el tabaco
Rodri con su caballo Chupa-chupa (así se llamaba).
Un experto liador de puros.

 

Apoyo latente a la revolución en zonas rurales.

 
Desde Viñales, visitamos Cayo Jutía, con 3 catalanes que conocimos. Y allí andábamos los 5 entre la tranquilidad de aguas turquesas, arena blanca y como no…..roncito. Una playa espectacular. De vuelta a Viñales, excursión por los Mogotes, y vuelta a la Habana 2 días más.

Salta en Cayo Jutía
Con el resto de la expedición.
Trabajando bajo la luz del flexo, duro estrés.
Libertad, ron, tierra del sol.
Esta no puede faltar. Cockteil en acción.

 
Una ilusión cumplida, visitar el Malecón. Donde disfrutamos de charla y más charla (digo ron) hasta las 6 de la mañana en compañia de todo el que por la calle pasaba.
 
Es dificil, escribir sobre cuba y no entristecerse. Cuando ves una sombra de opresión en los ojos de la gente.Gente sin duda que tiene los mismos derechos de soñar y viajar, pero que carece de tal portunidad. Es por eso que algo, me carcome por dentro. Y me deja de la isla, un sabor agridulce.
UN sabor que no se prueba en Varadero. Un sabor que hay que conocerlo día a día. Pisando y repisando las calles. Alojándote en casas familiares, legales unas, ilegales otras. Hablando con los reyes del camelo, y preguntando con libertad, pero con mucha cautela la opinión de la gente, la opinión de las calles, la opinión de lenguas mudas y de labios tatuados de silencio. Silencio que sin duda, colma de lado a lado la isla, desde hace 50 años.

Paraíso rural de Viñales.
Caballo bebiendo, nosotros sudando.
Habana rota.
Habana Vieja.
Coches y casas habituales.
Puro y mojito también habitual.
Agua de coco, miel y ron. Lo mejor para un día caluroso.
Chupate esta Che !!!

Salvador

No estaba en los planes iniciales pero Guillem vio por Facebook que Maxime, companero de viaje en Laos, Cambodia y Tailandia, estaba viviendo en Salvador y nos ofrecia alojamiento… Y nos encontramos con un Salvador precarnavalero…

Visitar lo que se dice visitar no es que hiciéramos mucho. De hecho el ultimo dia nos dimos cuenta que no habiamos estado en el Pelourinho, que es el simbolo de la ciudad… Lo curioso del Pelourinho es que es un barrio precioso de calles adoquinadas y casas coloniales coloridas que en cambio es habitado por una parte bastante pobre de la poblacion y con algunos problemas de delincuencia, aunque ni mucho menos tanagobiante como alguna gente nos lo habia pintado.

Esta muy bien conservado
No falto la ronda de compras con Ana
 Como buena ciudad colonial, llena de iglesias
y sede de algunos proyectos sociales como Olodum, grupo de Maracatu que clabora en una cancion de Michael Jackson

Tambien tuvimos tiempo a pesar de la fiesta para ir a otro simbolo de la ciudad, la Igreja do Senhor do Bomfim. Es un lugar de peregrinaje para muchos brasileiros que tiene como simbolo las cintas “de los deseos” que debes llevar hasta que se te caigan naturalmente para que se cumplan tus deseos.

 

Tambien se pueden colgar en la entrada para pedir un deseo para otra persona
De pose para el book 😉
Pensando en los suyos
Un mirador cerca de la iglesia
La playa de delante de casa de Maxime

Una noche conocimos a Flavio y Fernando, padre e hijo y hablando y hablando, de copa en copa, bueno de saidera en saidera (la ultima en portugues, y el hombre se marco siete ultimas…) al final nos salio un dia en velero por la Bahia de Salvador.

 

Viento en popa a toda vela
Los grumetes tomandose un descanso
Paramos en una islita para degustar una muqueca y una ensalada de pulpo…Que manjar!

Pero el plato fuere de Salvador fue sin duda Iemanja, una fiesta que se celebra el 2 de febrero y que es el dia de culto a

Iemanja, diosa del mar para los esclavos africanos que llegaron a Brasil. Para poder seguir rindiendo culto a sus dioses los esclavos “crearon” el Candomble que consistio en asociar sus dioses a los santos catolicos. Asi pues Iemanja es Ntra Sra Concepcion. Y como muchas cosas en Brasil este dia se convierte en una fiesta de alto calibre, con muchos tambores, mucha musica y como no con alguna que otra Caipirinha… La fiesta empezo bien temprano como muestra el video. Y siguio hasta bien entrada la noche. Ahi van unas fotos que intentan explicarlo…

 

El equipo sale de casa uniformado
A ritmo de Maracatu!
Como se divertia el chico encima del autobus
El bloco “Filhos de Gandhi”
La playa de Rio Vermelho era el centro neuralgico

             

La diosa mar era la protagonista
La fiesta tambien estaba dentro del agua
Los barcos partian para hacer ofrendas
Guiris observando
Filhos de Gandhi tocando al atardecer
Que suerte que tenemos…

Desgarro!

No os asustéis… aunque en alguna calle del carnaval teníamos que andar deprisa (broma gay friendly…)… Lo que aconteció es que… Al fin llegó el día, el grupo originario de Willyfog se disolvió definitivamente, no se juntará de nuevo hasta dentro de un par de meses, esta vez en la seguridad de Barcelona, en nuestra casa, la que siempre ha sabido despedirnos con un “hasta luego” y siempre sabrá perdonar nuestros deseos de huir porque sabe que se trata de un abandono momentáneo, que siempre volveremos a ella.

Esto quiere decir que dejamos de mandaros notícias? Quiere decir que deben empezar a haber manifestaciones, barricadas en las calles, actos públicos de locura, debéis tomaros toda la Ratafia que tenéis en casa? Ni pensarlo!
De hecho tenemos trabajo, os debemos un post de Salvador, de un beso de Carnaval que tiene su historia, del Carnaval propiamente dicho para no mentar que Rodri y yo nos vamos a Cuba y a Méjico!…

Pero yo ahora os quería hablar de estos últimos momentos juntos. Las prisas de mi partida no nos dejaron siquiera despedirnos dignamente así que vaya como despedida este post, dedicado aAna, Tomás y especialmente a Charly con quién me quedaron muchos asuntos en el tintero…

Sobrevivimos al Carnaval, no fue fácil, y huímos a Pipa, allí los precios por los aires nos dejaban casi en la calle pero de la nada surgió la hiperactiva Maryanne, en un santiamén hizo la maleta y nos ofreció su casa a un precio más que razonable… Encaramos un par de días de “relax” en que nos quedamos en casa… pero nos acostamos a las 5 de la mañana viendo películas infames ( y sino anoten anoten…. “despedida de soltero 2″… no llegamos a creer que hubiera una primara parte… he olvidadio la otra… y nos salvó una maravilla entre la basura… “Into the Wild”)

Esas dos noches nos dejaban listos para la noche del 25, último día de carnaval. Para nuestra sorpresa y después de haberme puesto monísima para la ocasión, la fiesta la acabó un aguacero y con la cola entre las piernas y unas cervezas en la mano volvimos a casa.

 

El terror de los nenes!

 

 

Aún así me ligué a dos “gatinhos!”

 

 

El 26 era nuestro último día, Ana, Tomás, Charly y yo juntos, hicimos una bonita excursión en lancha por la costa, vimos algunos delfines y la puesta de sol.

De noche, cena. Nos decidimos por el restaurante de un Catalán, delicioso! Pero bastante caro y al ser el amo Catalán, cuándo pedimos unos chupitos “de parte de la casa” nos trajeron 2!!! A dividir entre los 4!!!
Indignados nos fuimos a buscar dónde mover el esqueleto. Estuvimos en un bar hasta que nos encontramos con Maryanne y nos llevó a una especie de Reggae bar. Después, corriendo para coger el bus que me llevó a Natal y de allí 45 horas hasta Rio de Janeiro dónde espero mi vuelo a Cuba para reunirme con Rodri…

Os dejo con la última noche:

 

En el restaurante del Catalán garrepa… (le dimos la dirección?)
 
El equipo

Otro equipo!

Nuevo vestido de Ana… se volvieron locos!

Locossssssss!

Con Maryanne, la propietaria de la casa en el Reggae Bar
Hasta prontooooooooo

Morro do Sao Paolo

Despues de unos días tremendos en Salvador nos fuímos a descansar en una isliita que se encuentra bastante cerca y que combina dos cosas que llevamos buscando aquí en Brasil. Playas paradisíacas y bastante fiesta.

Allí fuimos con Maxime, el chico del Quebec que nos ha alojado en Salvador y que conocimos previamente en nuestra vuelta mundo cuando estábamos por Asia. Después en el barco conocimos a una pareja de chicos franceses, Caroline y Jean-Marc, con los que también alquilamos un apartamento muy resultón que nos sirvió de campo base en plan vacaciones en la costa en agosto.

Todas las calles de Morro son de arena y vas a todas partes descalzo.
La marea refrescaba los pies de la gente de los chiringuitos

Que hicimos? Pues por la noche fiesta, mucha fiesta.

Música en directo gratuita en la playa
La fiesta se situaba en un círculo en la arena formado por paraditas que hacían caipirinhas
Muchas caipirinhas…

Y es que sin dar la sensación de agobio la isla estaba bastante llena pues coincidía con las vacaciones en Argentina y estaba llena de cheeees. Pero tan llena que yo creo que había más ches que brasileños. No hubo noche en que no vieramos salir el sol.

Foto de grupo al amanecer con Caroline, Maxime y Jean-Marc

 

De hecho Maxime, que se fue un día antes, vivió en Morro totalmente invertido: Llegamos el primer por la tarde sin tiempo para ir a la playa, salimos de fiesta y acabamos bailando techno con el sol levantándose en el mar. El caso es que al día siguiente el tío se levantó a las 17h30 de la tarde con el tiempo justo para ver el atardecer y luego salir de fiesta de nuevo hasta el amanecer…

El sol caía muy temprano, sobre las 17h30.
Atardecer del tercer día

A parte de esto, a la que caminanabas un poco y te alejabas del pueblo principal descubrías el encanto de una isla llena de rincones solitarios, playitas de postal y aguas turquesas. Costaba de creer que a dos horas hubiera una ciudad enorme como es Salvador de Bahía.

Brasileño o argentino? 😉
Una isla llena de animales: el mono
el kanguro acuático, único en su especie
y la sirena fashion

Al final del paseo del segundo día disfrutamos como niños en la playa de arcilla, jugando en el barro, metamorfoseando, haciendo el burro vamos.

y esto se va?
Sé que no es a nosotros a quien queréis ver en el barro, las de Ana en otro post

Como colofón, la vuelta al pueblo nos deparó una noche con una luna preciosa que no pudimos dejar de mirar en todo el trayecto.

Pudimos volver sin linternas solo con su luz
Embobados